El ídolo que no fue

La anunciada salida de Mauro Zárate de Boca deja más vacío en la foto final de lo que realmente fue y pudo ser su paso por Boca. Un repaso y un análisis de por qué su destino de intrascendencia se tornó inevitable

Casi tres años después de su llegada al club, Mauro Zárate dejó de lado los amagues acerca de su continuidad y pegó un portazo. Así, se despidió de sus compañeros de manera privada y también pública (a través de su infaltable presencia en las redes sociales) luego de una charla con Miguel Ángel Russo en la que ambos coincidieron que los días del delantero en Boca llegaron a su fin. ¿Es tan importante el paso de Zárate por Boca como para hacer un repaso? Es discutible, aunque tal vez simbolice de un modo muy claro los problemas para armar un equipo en los últimos años.
Como varios sucesos de los últimos tiempos en Boca, la decisión y su difusión no parece llegar en el momento más indicado pero es evidente que el aporte de Zárate desde la llegada del nuevo Cuerpo Técnico es casi nulo. Sin embargo, la llama del ex Vélez no siempre tuvo la poca fuerza con la que se mantuvo en este tiempo antes de apagarse definitivamente. Si bien la resistencia en su llegada generó una expectativa negativa a su alrededor, el nivel futbolístico en su comienzo despertó esperanzas: liderazgo y goles en un equipo que necesitaba un símbolo mientras recuperaba a Benedetto de su lesión y con la sombra de un Tevez que todavía pagaba el costo de su ida a China.

En la primer nota que escribí para la web de Cadena Xeneize (https://cadenaxeneize.com/2018/07/zarate-la-mejor-noticia-del-debut/) me tocó seguir al debutante Mauro, quien mostró esa noche bastante de lo que era capaz: ser individualista y productivo para un equipo que tenía la costumbre de ganar aunque había quedado en deuda en algunos momentos clave, como ante River en Mendoza y un par de años antes en la semifinal contra Independiente Del Valle. Se acopló rápido al equipo y fue importante convirtiendo y asistiendo, jugando cerca del arco y asociándose con Cardona. El problema es que aquel plantel tenía tanto de lo mismo que atentaba contra su propio equilibrio, y así solo quedaban pocos intocables. Mientras Benedetto y Ábila alternaban con Tevez el puesto de centrodelantero, Zárate, Pavón, Villa, Cardona y Reynoso alternaban puestos de ataque y corrían por las bandas casi indistintamente.

En ese primer semestre (4 goles en 20PJ, 3 en 6 en Copa Libertadores), Mauro fue perdiendo lugar en el equipo a partir de la creciente competencia interna y también por quedar fuera del esquema más conservador que fue adoptando Guillermo a medida que avanzaba en la Copa. Tanto bajó su nivel y la consideración del DT que en las finales ante River  no disputó ni siquiera un minuto. Con la llegada de Alfaro, Zárate se sobrepuso a la “titularidad” que el DT le dio a Tevez a través de los medios al llegar al club, algo que duró menos de un partido pero que condicionó las declaraciones respecto del creciente nivel de Mauro. En ese semestre se lo vio más goleador y activo y tuvo tal vez su noche dorada ante Jorge Wilstermann en La Bombonera, cuando ingresó desde el banco por un Tevez al que la gente le fue indiferente y en 19 minutos anotó dos golazos: se llevó su mayor ovación en el club. Sin embargo, nunca se quedó con un puesto fijo en el equipo. Un mes después, también en la Boca, convirtió en la definición por penales ante su ex club y se desahogó con un festejo que fue condenado por gran parte de la opinión pública. Esa fue tal vez la última imagen activa de Zárate en Boca. La segunda parte de ese 2019 fue el preludio de lo que vendría: cada vez menos partidos, menos goles y más lesiones. 22 partidos y 4 goles en un año y medio es su producción desde la llegada de Russo. La intrascendencia absoluta.
Boca no lamentará la baja de Zárate. Sí es lamentable no haber podido tener algo más de un jugador distinto y que pudo llenar un espacio que cada vez va quedando más vacío en los tiempos actuales: el del ídolo presente en el césped.

Gonzalo Suli

Periodista. De Cadena Xeneize para el mundo. Jefe de redacción de www.cadenaxeneize.com

Articulos relacionados

Botón volver arriba