EL COSTO DE REPRIMIR GOLES

Boca pagó caro su falta de eficacia y tuvo que conformarse con el 1-1 ante Sarmiento en el Nuevo Gasómetro. Las oportunidades desperdiciadas de Edinson Cavani y un equipo de Diego Martínez que no termina de despegar.

Alejados temporalmente de la Bombonera y sufriendo una elevada y agobiante temperatura, los 28 mil socios y abonados habilitados a concurrir al Nuevo Gasómetro se fueron preocupados con el 1-1 entre Boca y Sarmiento. El gol de Miguel Merentiel, al igual que los manguerazos policiales en las tribunas, apenas refrescó las gargantas que sufrieron el golpe, y no de calor precisamente, ante el empate juninense. No porque fuera inesperado, los muchachos de Sergio Rondina ya habían dado avisos previos, sino porque era un resultado evitable si Boca no hubiera derrochado tanto su crédito inicial.

El xeneize ha sido castigado por una ley futbolera no escrita, una que pasa de generación en generación: Cuando no haces los goles, te los hacen en el arco propio. Se sucedieron las ocasiones inmejorables del uruguayo Edinson Cavani, tropiezos, posiciones adelantadas e incluso un travesaño tras un remate picado y teledirigido. Sarmiento cumplió su rol justiciero de penalizar la angurria ofensiva de Boca y sembrar preocupación ante la falta de triunfos.

También fueron momentos de sentencia al sentimiento popular. Aparecieron los silbidos previos a Frank Fabra, quien puso más enjundia defensiva ante el nuevo panorama adverso, y Pol Fernández, perdido en el mediocampo y sin la cinta de capitán.  También el reconocimiento ante las dos nuevas incorporaciones. Cristian Lema en su defensa como perro guardía y Kevin Zenon, encargado de las asistencias a los goles de Cavani que no llegaron.n

Diego Martínez nuevamente debió afrontar a un rival con una línea de 5 bien marcada. Luca Langoni y Zenón eran quienes debían explotar las bandas. El primer intento llegó desde la incursión de Luis Advíncula hacia el 14 cuyo centro atrás no encontró el par de piernas que pudiera empujarla a la red.

A los 8 minutos llegó la apertura del marcador. Sergio Romero descargó para el peruano con un pase de 30 metros para dejar a Miguel Ángel Merentiel de cara al arco y definir con una emboquillada por encima de la humanidad de Fernando Monetti y estampar el primer gol del campeonato para el xeneize.

Con la ventaja, Boca durmió la pelota en su control posesivo. El kiwi apenas podía sacarle jugo a alguna corrida del chileno Iván Morales y poco más. Eso sí, una mala salida de Chiquito Romero solo no fue gol porque Agustín Fonatana cabeceó desviado. Zenón, tuvo la suya en un cabezazo que el arquero sarmientino supo rechazar al corner.

Para el complemento, Rondina modifica su esquema. Ingresa Joaquín Gho, quien manejó los ritmos del Verde hasta llegar al empate. Le gana la espalda a Frank Fabra y José Mauri, otro ingresado, que vence la red xeneize. Anteriormente, Boca pudo definirlo varias veces. Pasaron las oportunidades malogradas de Cavani a través de los pasegol filtrados de Zenón, quien buscó corregir el tiro final ante Platense. Para colmo, en su última jugada no pudo conectar la pelota y se lesiona.

Martínez quiso darle la oportunidad al juvenil Mauricio Benítez, quien estuvo muy impreciso con los pases. Benedetto y Saralegui entraron cuando Boca aún se lamentaba por los dos puntos que se le escapaban como local. Se quedó atrapado en la vereda de la impotencia ante semejante Ley Ómnibus aplicada por los muchachos del Huevo que no querían verse privados de su igualdad y la cuidaban como oro.

Los hinchas de Boca murmuraron sus pensamientos al salir del Nuevo Gasómetro, para seguramente replicarlo en las redes sociales. No solo porque sus ojos arden por culpa de algún gas lacrimógeno sino porque su equipo no se los llena y los goles reprimidos por sus propios fallos.

 

EL PODIO

3° Cristian Lema (6): Volvió a imponerse en la zaga central, desactivando toda pelota cruzada cercana en su radar. Firme en la marca y siempre anticipando la jugada. Buen comienzo con la azul y oro.

2° Luis Advíncula (7): El jugador con más despliegue de Boca. Hay que sumarle la enorme asistencia a Merentiel para el 1-0. Otras dos participaciones significaron el desborde de Langoni y el cabezazo de Kevin Zenon.

1° Kevin Zenón (8): Gran carta de presentación en su primer partido como titular, mejorando incluso sus intervenciones ante Platense. Cinco asistencias de gol claras y un cabezazo que le sacó Monetti del segundo grito de gol. Su calidad será muy necesaria en futuros partidos.

Articulos relacionados