Sin resultados no hay liderazgo

Mucho se habló de la semana de Battaglia y cómo lo fortalecieron los conflictos, pero en la cancha poco cambió y entonces el saldo parece ser negativo…

En una semana cargada de rumores, peleas y aclaraciones, mucho se había hablado de la fortalecida posición de Sebastián Battaglia como DT de Boca una vez que se impuso en su decisión de separar del plantel a Agustín Almendra y más aún tras sus declaraciones al respecto, en las que se mostró firme y bajando un mensaje claro de convivencia. Pero no todo es liderazgo en la vida de un equipo de fútbol: también tiene que jugar bien y Boca parece cada vez más lejos de lograrlo.

Aaron Molinas fue titular ante Independiente y no sumó minutos en Copa Argentina ni en el partido de anoche
Cuando faltaban menos de diez minutos para que Boca pierda con Huracán en La Bombonera (después de casi doce años y por segunda vez en más de cuarenta) el técnico dejó en cancha siete jugadores de características ofensivas más dos laterales y un marcador central. Así, el equipo transformó su propuesta ya no en un juego colectivo de intentar avasallar a su rival, sino en una suma de opciones que le pudieran brindar alguna solución individual para apagar el incendio.
La particular visión del DT de Boca respecto del “invicto” al que hizo referencia en la conferencia post partido
Esa imagen fue solamente una muestra de hasta donde puede llegar Boca en la impotencia, pero es un reflejo de cómo desperdició más de una hora de juego con una sola variante: que Oscar Romero filtre pases y que Orsini acierte la diagonal y sea preciso en su remate, algo que ayer ni siquiera pudo concretar. Es llamativo, un equipo que trabajó durante casi dos meses para desembocar en darle toda la responsabilidad al último en llegar. Y es bueno Oscar, y le va a dar satisfacciones al hincha. Pero Boca puede y tiene con qué dar más.
Vienen dos semanas con partidos clave, ante el puntero Estudiantes y el clásico con River. La cuestión anímica de cómo saldrá parado será importante y será seguramente la vara que mida seriamente para donde va el equipo ya en la cuenta regresiva al debut en Copa Libertadores. Sin embargo, la verdadera preocupación de los hinchas a esta hora es como harán para sentirse confiados en que el fútbol de este equipo les pueda dar la garantía de estar a la altura: de la exigencia, de la historia y del material que tiene Boca para parar un equipo en cancha que le dé una lección a su rival de lo que significa jugar con esa camiseta. Tal como Battaglia le dio a Almendra en la semana, con sus decisiones y sus palabras.

Gonzalo Suli

Periodista. En Twitter @gonsul.

Articulos relacionados

Botón volver arriba