Tevez es más que Riquelme

Potenciado por Russo, Carlitos logró convertirse en líder del equipo y el plantel, y con 37 años, sigue mostrando que todavía le queda resto.

El 13 de julio de 2015, por un largo tiempo, quedará grabado en la memoria del hincha como un día de alegría y festejo. Tal fue la algarabía ese lunes, que poco importó que el termómetro marcara una temperatura de un sólo dígito. Más de 50000 hinchas (Contando los que no pudieron entrar) demostraron porque Boca es lo que es.

Aquel día, luego de 11 años afuera, y haberse convertido en ídolo con cada camiseta que vistió, volvió Carlos Alberto Tevez. Luego de varios meses de negociación, Boca Juniors había acordado con Juventus la transferencia para que el “Apache” pudiera cumplir su sueño de volver a vestir la azul y oro.

La historia de lo que vino después, resumidamente, mostró a un Tevez fundamental para ganar el campeonato de “30 equipos” de ese año y la Copa Argentina, con Rodolfo Arruabarrena en el banco.

Al año siguiente, ya con Guillermo Barros Schellotto, ayudó a llevar a Boca a semifinales, donde quedamos eliminado con Independiente del Valle. A los pocos días se sumó la eliminación en Copa Argentina y a partir de ahí empezaron a cobrar fuerza los rumores de su salida al exterior.

Aunque lo negó en varias oportunidades, ya estando fuera de Boca, le comunicó al hincha que se iba a jugar a la Liga China, un fútbol de muchísimo menor valor deportivo, pero que lo ayudaría a embolsar varios millones de dólares.

Durante ese 2017, ya sin Carlitos, Boca no jugó torneo continental y conformó un equipo para ganar el torneo local y poder preparase para la Copa del siguiente año, que entre otras cosas, tuvo la vuelta de Tevez al plantel rescindiendo su contrato en China a la mitad de plazo.

Con el “Mellizo” en el banco, que había armado un gran equipo sin el 10, se vio tal vez la peor versión del “Apache” desde su vuelta, con muchos partidos donde no rendía y se le notaba el enojo y la frustración.

En el 2019, con nuevo entrenador, arrancó siendo una pieza importante para Alfaro, pero con el correr de los partidos se fue quedando “sin nafta” y terminó el año con el cuestionamiento de muchos hinchas si no era ya un ex jugador.

Con la llegada de la nueva dirigencia y de Riquelme a cargo del fútbol, Carlos volvió a ser Carlitos. Miguel Russo, flamante DT del Xeneize, le encontró la posición jugando detrás del 9 y convirtiéndolo en el líder del equipo, algo que el propio Tevez demostró con el correr de los partidos.

El nivel del “Apache” en los 7 partidos finales de aquella Superliga fueron los mejores desde el 2016, convirtiendo muchos goles importantes (Incluido el de la coronación frente a Gimnasia), pero principalmente siendo importante para sus compañeros, con y sin pelota. Dentro y fuera de la cancha.

Con la pandemia y sin fútbol, Tevez debía renovar su contrato, se habló mucho, ¿Querrá seguir? ¿Está cómodo? ¿Como le va a jugar a su físico los 6 meses sin fútbol? Finalmente, cláusula de recisión mediante, renovó por 18 meses y siguió habiendo Carlitos.

Sin ser tan determinante como a principio de año, logró mostrar su categoría y experiencia, alcanzando el punto más alto en Porto Alegre frente a Inter, donde además hizo el gol de la victoria.

El 2021 lo encontró jugando Copa Libertadores como titular y siendo suplente en la Copa Maradona, para dosificar energías. Aunque no quedó un buen recuerdo de las semifinales, si se recuerda el pase a Villa frente a River para poner el 2-2, con poco más de 30 minutos de juego y el penal en la final frente a Banfield.

Con el comienzo de la nueva temporada, empezaron otra vez las discusiones, principalmente entre hinchas y periodismo, si estaba para ser titular. El que decide, Miguel Ángel Russo, no tuvo dudas y revalidó su confianza poniéndolo desde el arranque de la Copa de la Liga, donde alterno buenos y malos rendimientos, casi como la mayoría de sus compañeros.

Hoy la realidad marca que la derrota frente a Unión y la posterior baja de jugadores, le dieron a Boca y Russo la chance de “reconvertirse” como equipo y ahí, a nivel individual, uno de los más beneficiados fue Tevez. Con la entrada de Varela, Medina y Almendra, el 10 volvió a tener contacto con el balón más cerca del área como le gusta.

El técnico lo cuido en el viaje a La Paz, pero jugó frente a Atlético Tucumán (Buen partido, aunque erró varias chances claras) y Huracán (Donde no anotó pero terminó haciendo un partido correcto). Anoche volvió a jugar por Copa, volvió a ser Carlitos y mostró su nivel y experiencia frente al subcampeón de América, presionando, protegiendo la pelota, jugando y haciendo jugar.

Como el último gran ídolo vigente, Tevez sigue demostrando que todavía tiene cosas para darle a Boca, y eso será fundamental cuando en junio se siente a renovar su negociación con Riquelme, otro de los últimos ídolos el club.

Lo importante, será ver como toma Roman que hoy Carlitos ya es más que él, y no es una opinión, porque anoche el 10 de la cancha, anotó su gol 93 con la azul y oro, el que necesitaba para superar al ex 10 en la tabla de goleadores y, ahora si, poder decir que es más que Riquelme, por lo menos, en goles anotados.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba