Rossi tiene que ser titular

Agustín Rossi llegó hace 4 años a Boca, fue Bicampeón, se fue, volvió y hoy parece estar a la altura del arco de Boca.

Si uno repasa los arquero a lo largo de la historia podemos ver que desde los años 40 hasta entrado el siglo XXI, en el arco de Boca, salvo contadas excepcione por lesiones o suspensiones, hubo apenas 8 nombres diferentes, lo que da un promedio de cambio de apellidos cada 8 años.

Vacca, Musimessi, Roma, Sánchez, Gatti, Navarro Montoya, Córdoba y Abbondanzieri fueron los responsables de evitar que la pelota entrara en nuestro arco a lo largo de casi 70 años. Con la salida del "Pato" en 2006, empezó la odisea de encontrar un reemplazante, llegó Bobadilla, que había tenido una buena Libertadores con Libertad y eso convenció a Macri para traerlo, que a los 6 meses tuvo que ir a buscar a Caranta, porque el paraguayo no convencía.

Parecía que el cordobés se iba a quedar muchos años, pero de un día para el otro Ischia lo limpió y, sin saberlo, el Xeneize iba a sufrir su karma, porque tuvieron que pasar 4 años y 5 arqueros hasta encontrar un hombre a la altura del arco, ese jugador fue Agustín Orión, que venía de tener buenos rendimientos en San Lorenzo y Estudiantes, pero con salidas polémicas de ambos clubes.

Tuvo un comienzo brillante, recibiendo 6 goles en un solo torneo y se ganó rápido al público, pero con el correr de los años su nivel empezó a bajar y algunas actitudes dentro y fuera de la cancha, hicieron que muchos hinchas que lo aplaudían lo empezaran a ver de reojo. Pero la realidad es que mientras estuvo vinieron 4 arqueros para pelearle el puesto y, aunque Sara fue el que más cerca estuvo, nadie pudo arrebatárselo.

En 2016, ya con Guillermo en el banco y sin Orión en el plantel, el ex Rafaela tuvo su oportunidad de titularidad y lo manejó bien, hasta que una lesión previo al Superclásico, le dio la chance a Werner que no supo aprovecharla, y luego de comerse un gol desde mitad de cancha frente a Aldosivi, el entrenador pidió reforzar el puesto con el arquero que estaba teniendo un gran nivel en Defensa y Justicia: Agustín Rossi.

Con apenas 22 años, ya tenía una trayectoria interesante luego de pasar por Chacarita, Estudiantes (LP) y el "Halcón", siendo titular en sendas instituciones. Su debut fue en un amistoso frente a Colón en el que mostró seguridad y hasta atajó un penal que le sirvieron para ser titular en el reinició del torneo de ese año.

Alternando partidos buenos y malos, incluso con Sara ya recuperado, Guillermo depositó la confianza en él y lo mantuvo hasta el final del torneo, en el que el Xeneize se terminó coronando en Bahía Blanca mientras esperaba su partido contra Olimpo.

Al año siguiente le tocó, además del torneo, hacer su debut en Copa Libertadores donde empezó a mostrar inseguridades que hicieron pensar en un refuerzo en el puesto. Frente a Palmeiras en La Bombonera, y en Barranquilla frente a Junior, tuvo 2 partidos con errores que pudieron costar la clasificación. Afortunadamente Boca pasó a los octavos y el parate por el Mundial sirvieron para que el cuerpo técnico y la dirigencia hicieran el esfuerzo por traer un arquero para pelearle el puesto, pese a que Rossi venía de ser el arquero Bicampeón.

Fue así que Esteban Andrada se puso la azul y oro para agarrar la titularidad desde el día uno y desplazar al joven Rossi al banco de suplentes. En pocos partidos el ex Lanús llevó seguridad al arco de Boca y se ganó el amor de la gente. Con el correr de los partidos y las llaves de la Libertadores, se veía un portero seguro, confiado y que podía convertirse en un de los mejores de la historia rápidamente (Por los menos para la gente que sabemos que no controla la ansiedad).

Pero llegó la ida de los cuartos de final, Boca ganó 2-0 al Cruzeiro y un cabezazo de Dedé, que significó una roja que después le retiraron, parecían romper las ilusiones del Xeneize que tenía que ir a Belo Horizonte sin "Sabandija" y teniendo en Agustín Rossi la obligación de ocupar el arco, al menos, por 2 meses. Con un correcto primer tiempo y un complemento para el olvido, pasamos que fue lo que importó.

Enseguida llegó Palmeiras y el recordado partido de fase de grupos, que para muchos significó la obligación de ir a buscar a Andrada, no parecieron jugar en la cabeza de Agustín que tuvo un partido en que no pasó sobresaltos y mostró seguridad cuando se lo exigió. En la vuelta mostró dudas nuevamente, pero el Xeneize terminó pasando a la final.

Final en la que le tocó disputar la ida que, pese a ser responsable en el 2do gol, terminó teniendo un muy buen partido que sirvió para poner en duda si Andrada, que se encontraba en condiciones, debía disputar la vuelta.

Durante 2019, Agustín Rossi no se bancó ser suplente y se fue a préstamo a Lanús donde tuvo un rendimiento general bueno, que sirvió para que el Granate pensara en adquirir su pases, aunque finalmente desistió por el alto valor que pedía Boca.

En el 2020, luego del período sin fútbol por la pandemia, retornó a Boca con la idea de irse a otro club para jugar, sabiendo que difícilmente pudiera sacarle el puesto a Andrada, pero finalmente se terminó quedando y disputando varios partidos de la Copa Maradona y la Copa Argentina, con actuaciones importantes como frente a Independiente donde atajó un penal y un mano a mano claves para clasificar a la final.

Un dato a tener en cuenta es que Andrada es 5 años mayor que Rossi, pero tiene apenas 80 partidos más que el hoy suplente y menos de 20, si contamos la trayectoria de ambos en Boca.

Anoche frente a Defensores de Belgrano, y antes las inseguridades que viene mostrando Andrada, Rossi volvió a mostrar seguridad defendiendo el arco del Xeneize y sigue demostrando que, pese a que todavía tiene mucho por mejorar, creció respecto del joven que llegó en 2017. Por eso es que sin lugar a dudas tengo un pensamiento que es claro y demostrado, Agustín Rossi tiene que ser el arquero titular de Boca, claro que primero Andrada tendrá que irse, y ese día no parece estar tan lejano.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba