De afuera buscan boicotear el proyecto

Las exageraciones en cada tema que tiene que ver con la relación Boca-plantel denotan una intencionalidad que no parece un simple juego periodístico. Verdades y mitos en tiempos de pandemia

 

Vamos a tratar de contar algunas verdades, algunos rumores, y algunas falsedades. No es casualidad que de golpe, y en pocos minutos, por algunos medios y por todas las redes sociales, salen decenas de personas criticando tal o cual situación, algo que con la CD de Boca anterior era inimaginable que sucediera

El primer escandalete fue el tema de la forma de pagar los contratos a raiz de la pandemia. Y se armó una gran torta que terminó con la decisión de la dirigencia, que le paguen todo a los futbolistas, sin rebajas, sin cuotas. Pero en el medio se gestó la idea de que había ganadores y perdedores. Pero ojo, porque algunos ganadores van a terminar siendo perdedores. Tiempo al tiempo.

Ahora resulta que haber dicho que Tevez era un ex jugador, fue como haber insultado a su más querido familiar, como si le hubieran arrancado un brazo. Cuando al fin de cuenta, aquella descripción de que era un ex jugador le caía a la perfección. El gran mundo Boca no veía en Tevez a ningún tipo de resurrección futbolística. Que luego de la charla entre Román y Tevez, la situación se recompuso y la lesión de Mauro Zárate le permitió a Carlitos ser el titular cuando el ex Vélez había sido el elegido.

Pero claro, nunca hay que darle de comer al enemigo y ahora utilizaron esas declaraciones como un escollo por el cual Tevez se enojó y no quiere firmar contrato. En realidad habrá que empezar a dejar de mirar el árbol y observar con más distancia el bosque.

La cosa ya no pasa por dineros o duración de contrato. En el medio está nuevamente la política, señores. Y habrá que estudiar quién está detrás de toda esta historia.

Fue tan grande la ofensiva para lastimar a Bermúdez y a Cascini, que hasta el diario La Nación sacó a relucir una nota de 2001 cuando Cascini pudo haberse convertido en jugador de River. Como si eso lo inhabilitara para hacer la tarea que Riquelme le encargue. O para mancharlo, simplemente.

Nada es casualidad. Desde las sombras, hay ex dirigentes que siguen manejando a jugadores y representantes.

La idea es “empiojar” todo. Como la CD de Ameal logró anotarse un campeonato a poco de haber llegado, a mucha gente le dolió y cada vez que puedan van a pasar factura o van a hacer de cualquier problema, el gran problema.

Nos preguntamos, cuando la comisión directiva de Ameal, llegó a Boca, ¿Es verdad que Tevez tenía todo el contrato cobrado? Alguien se preguntó por qué Boca cobró por adelantado las deudas que mantenía por la venta de Benedetto y Nández? ¿Se preguntaron cómo lo hizo? ¿Fueron los clubes deudores los que pagaron? ¿Habrá sido que esas deudas fueron vendidas a algún fondo de inversión dejando en el camino el 6% del total? ¿Cuando los entendidos en estas cosas dicen que en ese tipo de operaciones legales el porcentaje que se paga es del 3%? Nadie sabe explicarlo.

En cuanto a la independencia que tiene el consejo de fútbol, sin dudas que tienen una gran capacidad para formar equipos, lo han demostrado en poquito tiempo; pero carecen de algo: política y comunicación. Muchas veces las cosas que se dicen puertas para adentro, se hacen puertas para afuera y eso es un error político. Mientras que con una buena comunicación se evitarían un millón de rumores. Boca tendrá que analizar estas situaciones.

Ahora es el turno de ustedes: digan qué cosas son verdades, rumores o falsedades.

Marcelo Rodriguez

Periodista de Crónica. Las opiniones son personales. Autor de Con alma y corazón, el fenómeno Boca Bianchi.

Articulos relacionados

Botón volver arriba