El que sabe ganar, sabe esperar

Boca llegará a la última con fecha con chances, le tiró la presión a River y, aunque necesita una mano de Defensa y Justicia y/o Atlético Tucumán para terminar en lo más alto de la tabla, nadie podrá decir nada del trabajo del cuerpo técnico en la recta final de la Superliga.

El Xeneize venció 4-0 a Colón y, aunque suene raro para el que no vio el partido, el equipo no jugó bien. En los últimos 30 minutos del partido justificó la goleada, donde terminó mostrando un buen nivel de juego colectivo.

En el comienzo del encuentro, el Sabalero, arrinconó a Boca y, aunque no generó peligro en el arco de Andrada, tuvo alguna chance aislada. El primer tiempo tuvo al 11 de Russo arrinconado en su campo, con Campuzano anulado totalmente para recibir y mucho menos poder entregar la pelota cuando la tocó.

A raíz de eso, Fernández tuvo que retrasarse para ser salida, pero se encontraba lejos de los delanteros para hacer un pase efectivo, por lo que el equipo terminó arriesgando con pelotazos a ningún lado. Recién en los últimos 15 minutos entendió que esperar era la mejor arma. Así y todo, el visitante tuvo la más clara, cuando Villa recibió de 10, se sacó a uno de encima y con un remate de derecha hizo temblar el palo izquierdo de Burián.

En el complemento, con un poco más de paciencia, Boca empezó a construir a base de pases los ataques, hasta que a los 11 Junior Alonso cortó en mitad de cancha con la cabeza para Fabra que metió un centro a media altura que Soldano frenó, para que “Pol”, con el pecho primero y con la derecha después, pusiera el 1-0.

Hasta ahí Boca no había hecho demasiado para justificar la victoria, pero el gol sirvió para abrir a la defensa de Colón que ya no supo que hacer hasta el final del partido.

Enseguida empezaron los cambios, con la entrada de Ramón Ábila por Franco Soldano, de flojo partido, para tener más presencia en el área con la generación de espacios por la necesidad del empate por parte del equipo de Osella.

Sobre los 27′ Sebastián Villa arrancó a correr con la pelota como 3, pasó mitad de cancha, encaró para el medio, dejó a 4 en el camino y se la dio a Salvio que pusó el 2-0. El sabalero dejaba muchos espacios y se veía venir una goleada.

Apenas 2 minutos después Wanchope se llevó la pelota por el costado, la puso al medio para Salvio que se la dio de primera a Capaldo que entraba solo, remató y en el rebote Carlitos puso el 3-0 para confirmar que Boca y River van a jugar a la misma hora el próximo fin de semana.

Pero iba a haber tiempo para más, porque después de una serie de toques, Fabra, una de las figuras del encuentro, metió un centro cruzado para Ábila, que de tijera la puso contra el palo derecho de Burián.

Asi Boca consumaba su 5ta victoria al hilo y la 3era goleada consecutiva, con 15 goles a favor (Dos menos que los que se consiguieron en la 1era mitad del torneo) y a penas 1 en contra, llegando a los 15 partidos con valla invicta.

El Boca de Miguel encontró su estilo de juego, pese a que los rivales que enfrentó no son los más importantes y que en el primer tiempo le costó generar juego, supo tener paciencia para terminar vapuleando a uno de los peores equipos del torneo, como ya había hecho las fechas anteriores.

Ahora solo resta esperar a que Defensa y Justicia le robé algún punto para llegar con chances de ser campeones el ¿Sábado 21.00 Hs? o esperar una victoria del Decano para forzar un desempate.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba