COLON...AVIRUS

Sí, tal vez no sea muy creativo el título, o sí. Pero a Colón le resultó el antibiótico durante el primer tiempo, pero cuando Boca le cambió el dibujo en el segundo tiempo, el partido cambió a favor de un equipo que es altamente efectivo.

No vamos a obviar el hecho que el primer tiempo de Boca fue muy malo. Cayó en la trampa de Colón, que apretó a los laterales, no los dejó trepar y los volantes externos, los puntas como Villa y Salvio, quedaban apretados entre la raya y dos jugadores locales.

A partir de esto, a Colón le salió bárbaro anular a Boca, pero en ataque ni durante ni después le creo situaciones de gol. Parecía que todo iba a terminar cero a cero; porque ni el más optimista, al finalizar el primer tiempo, pensaba que Boca iba a golear.

Quedaba un camino o dos: pelotazos al área de Colón para la segunda pelota (para eso se iba a necesitar tener a Wanchope), o la otra medida posible, táctica, fue la de meter por adentro a los volantes externos, a los puntas. Despegarse del dibujo que se contraponía con el esquema de Boca. El conjunto de Russo se corrió del espejo y con eso dejó al rival sin argumentos, y por fin llegando a posiciones de gol.

Claro que no hubo que esperar mucho: Boca atacó cinco, seis veces, e hizo cuatro goles. A partir del primero de Pol, el partido cambió claramente a favor del xeneize.

El encuentro arrancó con Soldano, Villa y Salvio, sin participación alguna, mientras que Fernández y Campuzano no hacían pie en el medio por la presión de Colón. Y el mismo terminó con jugadores abiertos sin sentido y Boca utilizó la avenida del medio para darle caza a su presa.

Goleador impensado. Carlitos volvió a meterla y ya lleva 5 goles en 2020, uno menos que en todo 2019

Boca hizo su trabajo. La idea de llegar a la última fecha peleando por el campeonato, ya está hecho. Ya no sirven los lamentos de viejos puntos perdidos. La realidad es esta, y cuando uno sabe que la nafta capaz no le da, lo más importante es no quedarse en el camino. Boca ya lo recorrió, falta que lo haga la "otra" parte.

Fue un Colón… avirus; Boca cambió de antibiótico y se "curó" rápidamente para dar pelea, para entregar el último suspiro en este campeonato.

Marcelo Rodriguez

Periodista de Crónica. Las opiniones son personales. Autor de Con alma y corazón, el fenómeno Boca Bianchi.

Articulos relacionados

Botón volver arriba