ATAJA ANDRADA

Boca Juniors es el único club Argentino que nunca descendió. Al momento de
dar las formaciones del equipo Xeneize, a partir del día ayer la primera letra
que aparece es la “A” de Andrada.
Desde el multi campeón guardavalla Abbondanzieri que el arquero titular de
Boca no lleva inicialmente la letra A en su apellido. Otro dato del querido
Pato, es el jugador de la historia de Boca que más partidos internacionales
disputó.
Con 27 años, por un pase muy oneroso, que encima incluía la cesión de Sara,
Esteban Andrada llegó a las filas de Boca al concluir la reciente
pretemporada. Lo hizo tras jugar un partido de Copa Argentina para el
Granate. Rossi fue el arquero Xeneize en el primer partido oficial de esta
parte del año (goleada ante Alvarado por la referida Copa Argentina)
En el día de ayer, ante Libertad de Paraguay, el ex Lanús tuvo su debut en el
arco Xeneize. Octavos de Final de la Copa Libertadores, escasísimos
entrenamientos con los defensores, lluvia torrencial, viento arremolinado.
Agreguemos una defensa que marca en zona y generalmente padece ante la
pelota parada. Demasiados ingredientes para empezar a escribir su propia
historia.
Colocarle 7 puntos parece ser el puntaje que mereció su actuación. En los
saques de arco, en alguna oportunidad salió jugando de abajo, tocado en con
Barrios o con Goltz y en otras eligió el despeje largo cuando el rival así lo
exigía. Supo elegir, sin arriesgar innecesariamente. Con sus puños, con una
pelota empapada, despejó tres centros venenosos. Retuvo un remate al
cuerpo sin rebote pero lo más importante de su actuación llegó bien al final
del encuentro. Con esa atajada comenzó a justificar esa millonada abonada
para contar con sus servicios. Con la yema de los dedos de su brazo derecho
rozó el balón, un roce lo suficiente y necesario para que la pelota se estrelle
contra el travesaño. Un tanto de Libertad dejaba la llave demasiado abierta
por la trascendencia del “gol de visitante”. Esa atajada puede ser vital para la
revancha a jugarse el 30 de este mes. Atajadas que valen puntos, atajadas
que te salvan o atajadas que valen mucho en partidos a 180 minutos.
Cualquier título le vale a la misma.

Mantener el arco es cero es lo que suplica todo arquero. Más en su debut.
Desde Agustín Orión que Boca no cuenta con un guardameta estable.
Pasaron varios apellidos (Sara, Werner, Rossi, siendo éste último el que más
estuvo) sin que ninguno se adueñe definitiva e indubitablemente del puesto.
Quienes estuvimos ayer en una Bombonera -nuevamente colmada, como
siempre- podríamos convertirnos en testigos del posible arquero titular
Xeneize por varios años. Es lo que deseamos. La primera función nos invita a
soñarlo.

 

Leandro Valdés

Abogado. Periodista. Escribí Los verdaderos Mellizos de la Boca y  Mística 2000.

Articulos relacionados

Un comentario

Botón volver arriba