A LA MEDIDA DE GUILLERMO

Ahora que la pelota ya está rodando y las dudas van dejando lugar a la realidad, es el momento para analizar cómo quedó conformado el plantel de Boca de cara a la temporada que acaba de comenzar. Con la incorporación a los entrenamientos de Lucas Olaza y Esteban Andrada, son 32 los jugadores que bajo la conducción de Guillermo Barros Schelotto irán por el sueño máximo de conseguir recuperar la Copa Libertadores y lograr el primer tricampeonato consecutivo a nivel local para la institución.

El primer dato a tener en cuenta es que siete de esos nombres son juveniles: tres aún no debutaron en Primera (Javier Bustillos, Manuel Roffo -arqueros- y Leonardo Balerdi), mientras que de los otros cuatro (Julián Chicco, Agustín Almendra, Agustín Heredia y Gonzalo Lamardo) ninguno supera los cinco partidos con la azul y oro. Podría entrar en esta lista Guido Vadalá, aunque su caso es distinto por tratarse de un jugador con experiencia europea y en otros clubes de Primera División.

La lista, entonces, queda reducida a 24 jugadores: muy por debajo de los 40 anunciados en los medios cuando esta semana se dieron a conocer los dorsales y -en lugar de ponerse a contar- la mayoría divulgó esa cifra por el simple hecho de que Chicco, el último de la lista, utiliza ese número en su camiseta. Y son 23 si descontamos al lesionado Frank Fabra. Todos ellos han llegado al club como refuerzos, la gran mayoría (19) bajo la conducción del actual Cuerpo Técnico. Más? Diez de ellos arribaron en este 2018.

Un análisis de procedencia arroja una conclusión que implica un cambio en la política de compras respecto de los planteles anteriores, ya que mientras hoy Boca tiene en sus filas a 6 jugadores que provienen de equipos sudamericanos (Fabra, Barrios, Nandez, Buffarini, Ábila y Villa), 4 integrantes que llegaron desde equipos mexicanos (Benedetto, Cardona, Goltz y el recién llegado Izquierdoz), y la misma cantidad de “europeos” (Pablo Pérez, Vergini, Espinoza y Mas). Estas proporciones no se condicen con la política de compras habitual durante la gestión Angelici, ya que de los 80 refuerzos que ha fichado el actual presidente (entre compras y regresos de préstamos) 23 han llegado de Europa, 13 de Sudamérica y tan solo 6 desde México.

Pero lo realmente importante es observar la composición posicional, ya que de los 32 jugadores 4 son arqueros (2 profesionales y 2 juveniles), 11 defensores (9 y 2), 9 volantes (6 y 3) y 9 delanteros (9 y 0). Este dato podría ser un indicio del estilo de juego que presentará Boca, dado que entre los volantes se cuentan a Cardona y Reynoso -habitualmente en funciones de ataque- y solo quedan Barrios, Pablo Pérez y Nández como contenciones. Tres nombres para dos lugares (hasta que regrese Gago, y además de lo que puedan aportar Almendra y Chicco desde abajo). En la misma línea, la gran cantidad y variedad de nombres en ofensiva dejan en claro que serán mas cuatro que tres los atacantes en este Boca 2018. En defensa restará saber quiénes son titulares y suplentes, pero son dos jugadores por puesto fijo y algo más también.

Hace dos años los Mellizos quedaron a un paso de jugar la final de América: de los 27 jugadores que utilizaron en aquella campaña solo 6 serán parte de lo que viene: Pablo Pérez, Tevez, Gago, Pavón, Benedetto y Jara. El resto del plantel ha ido cambiando de acuerdo al gusto de los entrenadores, quienes mercado a mercado han buscado armar el plantel que más los identifique. Será entonces su propio equipo el que logre meterse en la historia. O tener que pagar por ello.

Gonzalo Suli

Periodista. Cubriendo Boca para Cadena Xeneize y Pintado de Azul y Oro. Jefe de redacción de www.cadenaxeneize.com

Articulos relacionados

Botón volver arriba