El Ciclo Ibarra

Vamos a analizar el interinato del "Negro" con estadísticas, análisis tácticos y decisiones. Román decidirá si sigue o si busca nuevas opciones.

El 7 de julio de 2022, el mundo Boca se sacudió con la noticia de la salida de Sebastián Battaglia. Fue algo que nadie esperaba, porque más allá de quedar fuera de la Copa Libertadores, la imagen mostrada era buena. Había merecido pasar de ronda (La eliminación fue por penales, con uno errado por Benedetto en los 90" y varias ocasiones claras falladas). Además, venía de ganar la Copa de la Liga goleando a Tigre en la final.  Es cierto que unos meses antes el equipo había sido muy cuestionado post Godoy Cruz en la Bombonera, pero más alla de eso, argumentos futbolísticos para que se fuera no había. Si había algunas internas, que se terminaron disparando con las declaraciones en conferencia de prensa. Se fue Seba y asumió Ibarra, junto a Herrón (Luego pasó a Reserva y se sumó Pompei) y Gracián. El Negro había salido campeón en Reserva de la Liga 2021 y también habia ganado el Trofeo de Campeones. Lo lógico era, que para no repetir el error de Battaglia, sea un interinato corto. Pero no fue así. Desde el inicio, en el Consejo hablaron de que sería hasta final de año. Las cosas al inicio no salieron bien, pero finalmente el equipo enderezó su rumbo y terminó coronándose campeón en el torneo local. El objetivo mayor que era la Liga, fue conseguido, con el plus de vencer a River. En esta nota, intentaremos analizar más al detalle su corto ciclo, porque más allá de cumplir varios objetivos, al igual que como pasaba con Battaglia, deja dudas.

Ibarra asumió en la 7ma fecha de la Liga con Boca en el puesto 11°, a 5 puntos de GELP y NOB que era los líderes. Una situación diferente a la de Battaglia que asumió con el equipo en puesto 24°, a 10 unidades del líder. La diferencia con Seba, es que en las 21 fechas restantes de la Liga el Xeneize fue el que más puntos sacó (43 , contra los 40 de Racing o los 39 de River), algo que no paso con Battaglia que fue el 3ro(River había sacado 44, Defensa 40 y Boca 37, aunque fue en 19 fechas). Con esa cosecha de puntos el equipo de Ibarra logró coronarse como campeón de Liga. La suerte le fue diferente en Copa Argentina, en donde avanzó de ronda con Agropecuario y contra Quilmes, pero no pudo con Patronato en las semifinales. Además, en el Trofeo de campeones  disputado recientemente, no pudo contra el Racing de Gago. El Negro termina este interinato con 25 partidos, de los cuales ganó 15, empató 5 y perdió 5, lo que le da un 66.6% de los puntos. Convirtió 27 goles y recibió 19, con 11 vallas invictas sobre esos 25 encuentros.

En la comparación con los anteriores entrenadores, es que se puede ver el buen paso de Ibarra. Tomando los 25 primeros encuentros de Arruabarrena, Guillermo, Alfaro, Russo y Battaglia, el Negro es de los mejores en cuanto a % de puntos. No tanto en el resto de las estadísticas, pero en los puntos que son los más importantes tiene buenos números,  que solo son superados por Russo y Alfaro. El Vasco en 25 encuentros llevaba 14 triunfos, 6 empates y 5 derrotas (64%), Guillermo tenía 10 triunfos, 8 empates y 7 derrotas (50.6%), Alfaro tenía 14 triunfos, 9 empates y 2 derrotas, mientras que Miguel llevaba 16 triunfos, 5 empates y 4 derrotas. Las similitudes con Battaglia están claras y también se dan en los números. Seba tenía 14 triunfos, 7 empates y 4 derrotas y la misma cantidad de vallas invictas. Lo que si el Boca de Battaglia tenía más goles a favor (39) y menos en contra que el de Ibarra (17). La comparación con Russo y Alfaro quizás es injusta porque los experimentados entrenadores, tuvieron la chance de hacer su pretemporada y armar su plantel, algo que no hicieron Arruabarrena, Guillermo, Battaglia e Ibarra, que asumieron con la temporada comenzada. Si vamos  a los clásicos (Contra los otros grandes), nos encontramos con que Ibarra ya ha jugado 5, de los cuales ganó 1 (River), empató 2 (CAI y Racing) y perdió 2 (CASLA y Racing). Es el único (entre los 6 entrenadores que comparamos) que le ganó a River dentro de esos primeros 25 juegos. Arruabarrena tiene 1 triunfo (CAI), 2 empates y 3 derrotas, Guillermo tiene 1 victoria (Racing) y 3 empates, Alfaro solo tiene 1 victoria (Le ganó a San Lorenzo y no enfrentó al resto en ese tramo), Russo tiene 2 victorias (Racing e Independiente), 1 empate y 1 derrota, mientras que Battaglia sumaba 1 empate (Racing) y 2 derrotas (River e Independiente).

Si vamos a la pizarra táctica podemos ver un Ibarra que busca variantes. En su debut con San Lorenzo apostó por un 4-3-1-2, un sistema que no era el ideal para enfrentar al 5-2-3 del equipo de Insúa. Más allá de la falta de intensidad y actitud, el equipo sufrió mucho por las bandas y terminó perdiendo bien. Al partido siguiente el Negro se dio cuenta que quizás lo idea era que Oscar Romero juegue por la derecha, para armar un 4-3-3 que ocupe mejor los espacios por fuera.  Battaglia había encontrado el equipo con Pol, Varela, Oscar Romero; Zeballos, Benedetto y Villa, pero Ibarra prefirió soltar a Oscar y agregar a Ramirez. Así salió con Talleres en un 4-3-3 con Oscar por derecha que fue el que repitió ante Estudiantes en el siguiente en la Bombonera. En el medio toco Argentinos Juniors y un raro 4-4-2 con doble 9 (Orsini y Vázquez) y 2 extremos por fuera (Villa y Zeballos). Perdió el medio y fue muy superado. El 3 a 0 con Patronato fue un punto de inflexión. Boca salió de nuevo con ese 4-3-3 con Romero por derecha, pero fue un partido muy flojo. Derrota 0-3. Más allá de eso no hubo grandes cambios tácticos. En los partidos siguientes se repitió el patrón. 4-3-3 con Oscar Romero por derecha, pero con algo de libertad. Ante Defensa fue Medina quien jugó ahí, pero en general lo hacia el paraguayo. Contra Racing por ejemplo jugó más por dentro, pero contra Central y Atlético Tucumán más por derecha. Contra el Decano se dio un hecho importante para el futuro del equipo. Aparece Luca Langoni. Los 2 goles que metieron de lleno al Xeneize en la lucha y a él en el equipo. Se lesiona Villa y ahí la idea de Ibarra empieza a cambiar. En el primer partido agrega a Briasco por izquierda y Langoni por derecha en un 4-3-3 y para el siguiente con River ya es 4-3-1-2 con Payero de enlace y Langoni de punta. A partir de ahí ya se empezó a ver un Boca de 4 volantes con Langoni de punta acompañando a Benedetto o Vazquez. Los volantes cambiaban salvo Varela (Pol o Medina o Payero o Ramirez u Oscar Romero), pero en general se mantuvo esa idea de poblar el medio. Podía ser 4-2-2-2 o 4-3-1-2 , pero casi siempre con Langoni de punta. Así fue hasta el final y hasta el regreso de Villa. Con el colombiano ha preferido el 4-3-3. No hubo tantas diferencias con Battaglia en ese sentido, en lo que si hay diferencias es en los movimientos que hace desde el banco con los cambios. Mientras Seba quizás era mucho más conservador (Quizás apostaba por un Zeballos por Ramirez en un momento o cambio de nombre por nombre), el Negro es mucho más arriesgado modificando sistemas, formas de juego. Podía pasar de un 4-3-3  a un 4-4-2 con doble 9, o a un línea de 5 si era necesario. Mucho más activo para intentar cambiar los desarrollos. Muchas veces eso le funcionó y en otras no. (FOTOS DE LOS ANALISIS DE @CORTAYALPIE11)

BOCA- SAN LORENZO. FOTO DE @CORTAYALPIE11 4-3-1-2 ANTE EL 5-2-3 DE CASLA
BOCA-EDLP- FOTO DE @CORTAYALPIE11. 4-3-3 CON ROMERO POR DERECHA Y VILLA POR IZQUIERDA
BOCA-PLATENSE 4-1-4-1 CONTRA EL 5-2-3 DE PLATENSE. OSCAR ROMERO LIBRE POR MOMENTOS IGUAL (@CORTAYALPIE11)
BOCA-CENTRAL 4-3-3 EN ATAQUE. (@CORTAYALPIE11)
BOCA-DEFENSA 4-3-3 CON MEDINA POR DERECHA. (@CORTAYALPIE11)
BOCA-VELEZ (@CORTAYALPIE11) 4-3-3 CON ROMERO POR IZQUIERDA, LANGONI POR DERECHA Y PAYERO MAS LIBRE.
BOCA-GODOY CRUZ (@CORTAYALPIE11) 4-3-1-2 O 4-2-2-2 CON LANGONI DE PUNTA Y PAYERO CON ROMERO FLOTANDO.
BOCA-CAI (@cortayalpie11) 4-3-3 CON ROMERO POR IZQUIERDA Y LANGONI LIBRE PERO MAS TIRADO A LA DERECHA.

Si vamos a las estadísticas colectivas del Ciclo Ibarra, no vemos grandes diferencias en cuanto a lo que había sido la copa de la Liga con Battaglia. Quizás si, disminuyen las ocasiones claras a favor y en contra. En general tampoco había sido una gran Copa de la Liga del equipo con Seba como entrenador. Llama la atencion que en todo el año una gran mayoría de los rivales del Xeneize le llegaron mucho e incluso los numeros de disparos a favor y en contra y de ocasiones claras son siempre similares.  Los estilos han sido parecidos en cuanto a la posesión de balón. En los 21 partidos de la Liga analizados vemos que en 8 encuentros los rivales hicieron mas disparos que el Xeneize, pero solo en 6 hicieron mas disparos al arco. El equipo de Ibarra tuvo mas disparos que su rival en 10 ( en 3 quedo igualado) y en 8 mas disparos al arco. En cuanto a ocasiones claras el equipo del Negro tuvo mas que el rival en 8, mientras que los adversarios la tuvieron en 8 también. Claramente fue un Boca mas efectivo que el rival que ha sacado mas puntos de los que merecía en varios encuentros.

 

En los próximos dias seguramente nos enteraremos si Ibarra sigue siendo el entrenador. Hay muchos puntos a su favor para seguir y obviamente tambien en contra, que vamos a analizar.

A favor

Sus numeros y porcentajes son muy buenos.(66% de los puntos y 15 triunfos en 25 encuentros) Su titulo de Liga es su gran logro. Ademas, supo sobreponerse a muchos contratiempos, como la lesión de Villa, Zeballos, la de Rojo, los problemas fisicos de Benedetto, Figal y de varios mas. Lo hizo apostando por los chicos que le respondieron. Hoy el Xeneize quizas no tiene que salir al mercado a buscar delanteros, porque gracias a Ibarra tenemos un buen Langoni.  Ademas, pasó de tener un plantel que no creia en él y no le daba legimitimidad, a tener un plantel que hoy lo apoya.  Convencer a los jugadores es lo mas complejo y lo pudo lograr. El titulo de Liga le dará aun mas convencimiento en la idea.

En contra

El juego. Tiene excusas si, pero de 25 encuentros de su ciclo, podemos hablar muy bien de pocos partidos. Contra Estudiantes, River, Godoy Cruz y Sarmiento se vieron las mejores versiones. Contra Talleres, Platense, Atletico Tucuman y quizas con Racing en la ultima final, vimos rendimientos aprobados. En el resto el equipo en general jugó mal. Lo que importa siempre es ganar y el equipo  eso casi siempre lo hizo, pero cuando muchos de esos triunfos se explican desde un Rossi figura o una aparicion individual en ataque, ya hay que hacer un analisis mas profundo. Boca ha ido ganando partidos de minimos y eso es demasiado poco. En general la balanza del resultado se inclino para el Xeneize por detalles, pero esos detalles muchas veces caen del otro lado y estas fuera de todo. A veces además de triunfos hay que las respuestas de los mismos, porque eso te va a llevar mas lejos aun. Y Boca en esto ultimo esta en deuda. Luego, también hay que decir que el equipo ha marcado pocos goles y que un muchos tramos ha recibido varios.  Hay muchísimas cosas por corregir.

 

Como decimos siempre: Román, con todas las herramientas que tiene, va a intentar tomar la mejor decision para Boca. Él esta en el dia a dia, sabe lo que piensa y como trabaja el Negro. Ibarra, al igual que todos los tecnicos que elije, es simple. Ha demostrado estar capacitado para ser tecnico de Boca alguna vez, pero hay que ver si ese momento es hoy. Ya tiene un titulo local que lo respalda y tambien un plantel que lo sigue. La experiencia Battaglia igualmente deberia servir de ejemplo. Hay muchas diferencias, pero las similitudes tambien estan y el final no fue el mejor. ¿Seguimos por el mismo camino o es hora de tomar otro?.  ¿El trabajo de Ibarra ha sido lo suficientemente confiable como para confirmarlo como tecnico del primer equipo? ¿Traer un entrenador de afuera con mas experiencia o con supuestamente mas capacidad te asegura algo?. Son muchas las preguntas que nos hacemos todos, pero seguramente Roman ya tiene su respuesta. La esperamos ansiosos, aunque quizas no estemos tan de acuerdo.

 

 

 

Esteban Sanchez

Bostero, Riquelmista y Messista.. En mi equipo siempre juega Leandro Paredes.

Articulos relacionados