La historia continuará: Boca cayó ante Peñarol y habrá cuarto capítulo

El xeneize perdió por 68-75 ante un rival que no se da por vencido.

Luego de la locura vivida tras lo que fue el triunfo agónico en Mar del Plata, la serie siguió y se mudó hasta La Bombonerita. Boca con match point buscaba asegurar su pase a semifinales, mientras que Peñarol quería reafirmar las victorias de los visitantes cuando estos dos equipos se enfrentan. En un estadio repleto, con las dos parcialidades, la noche se volvió vibrante de inmediato.

Fotos: Credito: Marcelo Endelli / Liga Nacional

Ya en el primer cuarto el ambiente de afuera se pasó hacía adentro de la cancha. La intensidad sobrepasó los límites ante una terna arbitral muy celosa ante cualquier contacto. El primero en sufrirlo fue Monacchi en la visita, quién apenas comenzado el juego se cargó de tres faltas y tenía que sentarse en la banca. Sin embargo el nivel de Peñarol no decayó y se jugó a su manera dominando el desarrollo. Boca tenía que correr de atrás y tuvo chances con tiros abiertos que no fueron concretados. Además con el correr de los minutos fue sufriendo la baja de Eloy Vargas que no pudo estar por un cuadro febril. El primer parcial era para el equipo marplatense por 17-20, con todo muy parejo.

En el segundo período el juego continuó con esta tendencia. Un visitante plantado que en el ataque encontraba variantes con Buemo y Marín desde el perímetro. En el local la puntería, y a veces la suerte, no fue la mejor con tiros bien tomados pero que no entraron. Peñarol llegó a tomar siete puntos de ventaja para ser claro dominador. Sobre el final Boca reaccionó y se pudo acercar con un triple de Aguerre sobre la bocina. Igualmente el parcial fue de 20-21 para el milrayitas que se fue ganando 37-41 al descanso largo.

Fotos: Credito: Marcelo Endelli / Liga Nacional

El dominio fue más claro en el inicio del segundo tiempo. Boca no podía hacerse fuerte en la pintura como venía acostumbrando. Ante la falta de Vargas, el xeneize utilizó de sobremanera el tiro de tres puntos. La noche no fue la mejor y las sequías anotadoras se volvían largas, no pudiendo descontar el marcador. Esto era aprovechado por el rival, que en ataque fluía un poco más y descansaba con posesiones largas. Peñarol sacaba una buena ventaja ganando 51-59 de cara al último cuarto. Pero luego de lo sucedido el partido anterior, no todo estaba dicho.

Parecía que no corría peligro el resultado para el conjunto visitante. Si bien la defensa de Boca mejoró, en el ataque no podía aprovechar para acercarse en el resultado. Así la ventaja se mantenía y el tiempo se iba agotando. Pero, aunque se tardó, la reacción llegó. El xeneize empató las cosas faltando un minuto y medio de juego. Avila, la figura, puso el triple que emparejó todo en 68-68. Peñarol sufría el contexto de un estadio que se venía abajo ante un equipo que demostraba esperanza en un mal partido. Pero la historia no cambió. Boca tuvo chances de pasar al frente y no pudo sacarles jugo. De hecho, no pudo volver a marcar para salir del 68. Luego, Sansimoni puso la daga final para que su equipo lleve todo a un cuarto juego. El equipo siguió intentando pero no pudo revertir la situación.

Boca no pudo aprovechar a un J.J Avila que volvió a estar encendido: 22 tantos y 11 rebotes para el norteamericano. Schattmann acompañó con 14 pero con un 0-6 en triples, la especialidad del tirador. Desde el perímetro no fue la noche en general: 6-30 para un 20%. Un arma que el equipo debe mejorar para estar más tranquilo. La próxima cita será este sábado, a partir de las 21, donde Boca tendrá su segunda oportunidad de cerrar la serie y pasar a semifinales.

Thomas Ferreyra

Periodista Deportivo - Actualmente en @PuntoBocaRadio y @XeneizeBasquet

Articulos relacionados

Botón volver arriba