El éxito de las Gladiadoras

La final perdida en los penales con San Lorenzo determinó que Boca no pueda conseguir el Bicampeonato, no pueda jugar la Copa Libertadores de este año en Chile y sobre todo puso fin a una sensación de imbatibilidad que las jugadoras nos habían contagiado.
El trámite, por si algún desprevenido se perdió el partido y la reseña que hicimos en nuestras redes, fue decididamente favorable a las Xeneizes. Boca atacó siempre, ahogó la salida de las Santas, se perdió goles increíbles y casi ni sufrió en el fondo. Pero claro, el merecimiento jamás será determinante en un resultado y una siesta en el fondo sumado a la mala puntería en los penales sentenciaron la derrota definitiva.
Sin embargo, no es mi intención meter el dedo en la llaga ni hacer leña del árbol caído; todo lo contrario, quisiera ponderar las virtudes de un equipo que me enamoró por sus convicciones. Este Boca imbatible, logró lo que hace rato no conseguía otro plantel del club: que nos sintiéramos identificados. Que tuviésemos ganas de ir a la cancha sabiendo que Boca iba a estar a la altura.
Y sí, el resultado no fue el esperado y la bronca es superadora, pero cuando llegó el momento de apoyar la cabeza en la almohada a la noche, cuando terminé de repasar lo que había hecho en el día se me dibujó una sonrisa de oreja a oreja. Ya había pasado la frustración, ya no repetía las jugadas en mi cabeza. Sonreí porque estaba claro que el equipo tiene un recorrido y marcha sobre un camino que es el del éxito. Porque el Boca de los éxitos no es historia, es una hermosa realidad que va cambiando de disciplinas y zigzaguea en los géneros de cada una de ellas. Hoy está en el fútbol, lo tienen las Gladiadoras tatuado en el corazón y lo comparten con sus hinchas que somos muchos, que hacemos ruido y que siempre las vamos a apoyar.

Gaspar Martinez

Socio de Boca y conductor de La Mitad más 104.1

Articulos relacionados

Botón volver arriba