El cuento del Cuervo

De repente se puso de moda fallar en contra de Boca. En cualquier instancia. No importa si fue perjudicado afuera, si lo obligan a parar una formación juvenil con menos de 40hs de descanso o si pide la postergación de un clásico para el día siguiente. Revisan puntos y comas en el reglamento para asegurarse de no cumplir con un pedido lógico y en el que no se intenta sacar ventaja.

En otra época nos acostumbramos a que parar una formación titular era estar en igualdad de condiciones con el rival, pero hoy la Liga lo entiende como una ventaja que Boca pretende sacar en desmedro del Ciclón. El presidente de esa Liga que también preside a San Lorenzo (aunque haya pedido licencia para conducir un programa de poco éxito), acusa a Riquelme de mentir. Román retruca con pruebas irrefutables que aún no salieron a la luz pero son un secreto a voces.

La Liga emite un comunicado en el que invita al Xeneize a formar parte de la mesa directiva pero cuando Boca solicita ser parte de la reunión recibe un NO rotundo como respuesta. La reserva, entonces, deberá disputar su tercer partido en 5 días y se verá las caras con el equipo del presidente. Un presidente que se ofende cuando lo acusan de manipular el fallo por su relación con el rival de turno, pero se subió al tren de la AFA Bostera cuando su San Lorenzo querido recibió sanciones por el caos económico en el que se metió solito.

Parece un cuento con inicio, nudo, contra nudo, requete nudo y desenlace; pero es el fútbol argentino y la lógica no cabe en los fallos de escritorio. Esta noche habrá programa en Canal Trece y sabremos lo que piensa La Liga de todo esto, porque cuando un club argentino es maltratado en el exterior no hay comunicados ni novedades; ahora bien, pedís coherencia y una postergación basada en datos científicos y el conductor se acuerda que preside la Liga de fútbol local y hace una editorial out of context para su reality.

Como Bostero me resulta sencillo identificar a los malos de esta historia; pero también entiendo que cuando la indignación trasciende los colores entonces tan equivocados no estábamos. Tal vez sea una estrategia para subir el rating de un programa noventoso que hoy se quedó sin nafta; tal vez debamos acostumbrarnos a consumirlo para enterarnos el destino de los clubes de aquí en más. Lo cierto es que Tinelli ya arruinó a dos clubes y a un programa de Tv, tal vez tenga suerte y pueda sumar al fútbol argentino a sus vitrinas.

Gaspar Martinez

Socio de Boca y conductor de La Mitad más 104.1

Articulos relacionados