Tiempos de cambios

Es muy difícil analizar el presente del Xeneize con el estilo que me caracteriza. Ese que busca conciliación entre los extremos que siempre pueden advertirse en el hincha común: están los que viven de crisis en crisis y piden que rueden cabezas ante cada caída; y están aquellos que ven la luz al final del famoso túnel y la buscan sin importar la distancia que les falte recorrer hasta alcanzarla.

Boca juega mal desde que finalizó la última Superliga y pese a ello no deja de sumar estrellas a su escudo. Esos son datos irrefutables. Bueno, no tanto. Algún partido medianamente bueno se puede encontrar en estos casi dos años, pero no dejan de ser excepciones y la apreciación es la misma. No hay juego, no hay 9 y no hay variantes en el banco para revertir situaciones adversas.

Román habló de un semestre de transición en el que se apostó a los jóvenes y por ello los rendimientos serían irregulares; el problema es que no vinieron de parte de los pibes las peores actuaciones. Soldano, Villa (sobre el final de este semestre), Pavón, Maroni, Zárate, Fabra, Jara, Buffarini y Campuzano; son algunos de los experimentados que no pudieron acompañar a los juveniles en sus primeros pasos en la máxima categoría.

Tan bajos estuvieron que Russo debió apostar por la MVA mucho más temprano de lo que pretendía. Y tuvimos suerte por esa pronta adaptación, porque debutaron y no sintieron el peso de la camiseta. De lo contrario la historia sería muy diferente y hablaríamos de una semifinal sin Boca en el campo de juego.

A partir de ahora el Xeneize tiene tiempo para trabajar y reforzarse en base a las claras falencias que demostró tener este último tiempo: falta de juego, falta de definición y muestra de carácter ante la adversidad. Seguramente haya más correcciones por hacer, pero me gusta respetar un mínimo de caracteres a la hora de opinar. Que se preocupen Russo y compañía de eso. Yo prefiero aguantar los trapos y pelear con el equipo del programa que pertenece al grupo de las crisis. Que lindo es el debate cuando todas las partes son Bosteras y quieren lo mejor para el club.

Gaspar Martinez

Socio de Boca y conductor de La Mitad más 104.1

Articulos relacionados

Botón volver arriba