Permiso, tengo algo que decir

Ayer se definieron las llaves de cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional y quedó establecido un nuevo superclásico en el fútbol argentino. Será el tercero del año pero el primero que exija un ganador. Habrá noventa minutos para determinar quien sigue y hasta puede que haya penales si es que la parda persiste.

Será un cruce especial donde Boca será el equipo que más cosas ponga en juego: el proyecto de juveniles pareciera depender del buen andar de los 3 pibes del medio que tendrán su primera prueba de fuego; el ciclo Russo deberá chocar contra esta piedra inamovible con la que Boca viene tropezando desde hace tiempo; y sobre todo la conducción del consejo será vista con otros ojos a partir del exitismo que siempre supone un resultado futbolístico.

Me parece tan idiota como necesario mencionar que hablamos de un partido de fútbol y que las apreciaciones que haga serán limitadas solo a ese ámbito; pero si no tomo este recaudo no sería fiel a mi esencia de quitarle drama a resultados sobre los cuales no tenemos ninguna injerencia. Somos hinchas del club más popular del país, pero si en algún momento hicimos dudar a alguien sobre la responsabilidad de la hinchada en el desarrollo o en el resultado de un partido; este no será el caso.

Las populares estarán vacías aunque pretendan disimularlo con esas grabaciones de nuestros gritos, entonces no habrá excusas sobre localías o visitas, no caben en este partido intromisiones dudosas de una tecnología tendenciosa; sólo serán ellos y nosotros. Mano a mano como nunca antes. Hubo partidos más importantes, por supuesto, pero jamás bajo estas circunstancias. Sólo sirve ganar, a Boca sólo le sirve ganar. Ellos tienen el permitido de unas cuantas derrotas, pero nosotros estamos con el agua hasta el cuello. Un poco por el afuera pero mucho por los de adentro. Por los dirigentes, el cuerpo técnico y varios jugadores.

Debo ser la voz de la razón, al menos eso me propuse hace un tiempo cuando inicié este programa y pretendía quitarle dramatismo a los titulares ostentosos de los grandes medios. Quería opinar sobre Boca con un verdadero interés por mantenerlos informados a ustedes. Hoy tengo claro que no nos escuchan por las primicias, lo hacen por la opinión y por el estilo inconfundible que pone al hincha siempre por delante; pero por primera vez quiero ser el imprudente de turno. Permítanme salir de este lugar donde decidí jugar para exigir un resultado positivo: que el próximo domingo ganar no sea lo más importante, que sea lo único.

Gaspar Martinez

Socio de Boca y conductor de La Mitad más 104.1

Articulos relacionados

Botón volver arriba