Llegó la paz

Boca fue inteligente y se trajo un victoria fundamental de su visita a La Paz.

Mucho se venía hablando de que Boca era un equipo sin identidad ni estilo de juego, sobre todo, luego de la derrota frente a Unión. El triunfo del sábado calmó las aguas de los impacientes, pero muchos esperaban el debut en la Copa que, en los papeles, podía ser un partido muy complicado para el Xeneize.

Boca volvía a jugar en La Paz luego de un lustro y dónde la última derrota fue en la final de la Sudamericana 2004. Desde aquella vez cosechó 2 empates ante Bolívar en 2007 y 2016.

A los siempre complicados 3700 msnm se le sumaban la baja de 7 jugadores que son habitualmente titulares y que, por diferentes circunstancias, no pudieron ser parte del encuentro.

Russo repitió el equipo que venció a Atlético Tucumán, con los ingresos de Obando por Zárate, que salió lesionado, y de Soldano por Tevez, que quiere cuidarlo de los viajes en la fase de grupos. Iba a ser un desafío interesante para el trío juvenil de volantes que terminaron jugando un gran partido.

Cómo se esperaba, la idea fue esperar al conjunto local en campo propio y aprovechar los espacios para contras rápidas, alternando con momentos de tenencia y esperando al rival para aprovechar cada segundo para tomar aire.

Funcionó a tal punto que a los 7 minutos (Para quienes no creen en el destino) Almendra metió un pase al hueco desde mitad de cancha para Villa que picó por la izquierda, entró al área y, después de dejar desparramado al defensor con un enganche, sacó un zurdazo alto para poner el 1-0.

Ni el más optimista de los hinchas podía pensar en este partido. Boca siguió esperando pero se encontró a un equipo boliviano que nunca pareció tener interés en buscar el empate, que salvo algún remate sin peligro, no inquietó el arco de Rossi.

El Xeneize terminó ese primer tiempo sin patear al arco, pero con un desempeño en el que el orden, la paciencia y la marca fueron virtudes para mantener la ventaja en el marcador.

En el complemento los de Russo siguió apostando a la contra y antes de los 15, en los pies de Villa tuvo 2 veces la chance de aumentar el marcador, pero la primera se fue apenas ancha y la segunda, tras un buena jugada individual, la tapó el arquero.

Enseguida Migue empezó a mover el banco. Primero mando a Jara por Almendra, que salió tocándose el gemelo, y más tarde a Capaldo por Medina. Ambos mediocampista mostraron su mejor cara, tanto en la marca como en el manejo del balón.

Con los cambios Boca se hizo cargo de la pelota y el juego y, aunque no volvió a generar chances, se dedicó a defender con la tenencia. Sobre el final del partido el técnico hizo debutar a Sandez y le dio minutos a Vázquez para acompañar a Soldano, que fue fundamental en la presión y la marca.

Después de 51 años, Boca volvió a ganar en La Paz y suma un triunfo que puede valer oro cuando se defina el grupo, más aún por la victoria de Barcelona en San Pablo ante Santos, que la semana que viene visitará La Bombonera.

Boca se acomodó en la Copa de la Liga, empieza a encontrar un equipo con identidad y arrancó la Libertadores con un resultado que supera las expectativas, pero principalmente, trajo Paz.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba