Contanos, Román…

En medio de las críticas a la gestión del Consejo de Fútbol, Matías Donnet subió una foto con Riquelme a su lado, deseando que todos conozcan sus planes. Yo, Gonzalo Suli, intentaré desde aquí dar algunas razones de por qué los hinchas y los medios necesitamos saber sin adivinar hacia donde va Boca

Suelo ser de los que ven la mitad del vaso lleno. Siempre. Me sigue doliendo ver a Andrés Chavez fuera de Boca, pienso que se lo despreció cuando había rendido. Lamento que Damián Escudero no haya rendido porque había llegado con buenos antecedentes. Y así podría estar todo el día porque quiero que a Boca le vaya bien siempre. Si un DT está en la cuerda floja, quiero que gane porque después lamento la pérdida. Y cuando llega uno nuevo, lo apoyo tanto como el día que pensé que Abel Alves podía ser la solución austera a nuestros problemas de entonces. En pocas palabras, elijo creer. Siempre.

Cómo no apoyar entonces a esta comisión que maneja el fútbol de Boca, si implica tener a nuestro héroe defendiéndonos y representándonos a diario. Si sabemos el nombre, apellido y trayectoria de cada uno de quienes se sientan a negociar contratos, pases y demás condiciones para que Boca crezca erguido y siguiendo los valores que nos brotan a los hinchas desde el alma.

Podemos, sin embargo, preguntarnos algunas dudas. Incluso los más optimistas. Porque no somos ciegos y conocemos tanto de la historia del club que necesitamos algunas respuestas. Cuál es el proyecto de juveniles, quienes y por qué lo conforman. Qué requisitos debe cumplir un jugador para formar parte del plantel profesional. Qué rol ocupan los integrantes del consejo dentro del trabajo del cuerpo técnico, teniendo en cuenta sus experiencias intachables como jugadores del club. Cómo es la política respecto de los empresarios que traen futbolistas ya sea a nivel amateur como profesional. Tal vez no todas, pero algunas de estas preguntas y otras tantas que puedan requerir aquellos que necesitan algún argumento o respaldo a su defensa de la gestión, serían bienvenidas y ofrecerían mucho más brillo a un trabajo que silenciosamente puede prestarse a críticas despiadadas y -tal vez sí, tal vez no- innecesarias.

La conducción de Boca cambió radicalmente hace ya casi un año y medio, período durante el cual se lograron resultados deportivos inobjetables y se imprimió al club un modo de gobierno muy particular: la Comisión Directiva gestionando el manejo interno, las obras y las relaciones institucionales y la Comisión de Fútbol con un nivel de autonomía tal vez inédito en la historia moderna de Boca.

No es la primera vez que Jorge Ameal intenta poner el fútbol en manos de expertos: la anterior -con Bianchi como Manager- empezó a fracasar tan pronto como se inició, por obra del frente político interno que se abrió al correr del camino a quienes acostumbraban a involucrarse en cada decisión (viajes, refuerzos, pretemporadas) y de golpe se vieron invadidos por el nuevo rol ocupado por un indiscutido. En aquel año 2009 los resultados terminaron cargándose al Virrey. Ameal redobló la apuesta en esta nueva oportunidad al frente del club y logró tener a Riquelme dentro de su lista electoral con un cargo elegido por los socios que no depende del humor ni de la vista buena de sus compañeros de CD.

Riquelme, por ende, está blindado en su cargo y eso le da la tranquilidad de tener por delante aún más de dos años para continuar su camino al frente del fútbol de Boca. Si busca generar más identidad, si intenta alejar a aquellos que prioricen el negocio por sobre la camiseta y tal vez también si puede imprimirle a los hinchas de Boca un poco de tranquilidad ante tanto ataque externo, entonces bien valdría la pena alguna manifestación pública sobre el sentido y el progreso de su trabajo. Así como Matías Donnet lo contó, sabemos cuanto quiere Román al club. Lo que Matías sabe y le gustaría que sepamos son sus proyectos. Y estaría bueno que nos los cuenten.

Gonzalo Suli

Periodista. De Cadena Xeneize para el mundo. Jefe de redacción de www.cadenaxeneize.com

Articulos relacionados

Botón volver arriba