Faltó lectura

Con un primer tiempo bueno y otro segundo tiempo para el olvido, Boca cayó con Racing 1-0.

Boca volvió a jugar un partido de mayor a menor, frente a un Racing que fue paciente y con buen manejo de la pelota terminó superando al Xeneize en el juego y en el resultado. Otra vez fuimos perjudicado por el arbitraje, pero no hay que caer en el análisis básico de creer que por eso perdimos, porque la realidad es que se jugó mal.

A los 10" Villa encaró por izquierda, entró al área y Sigali lo bajó con un manotazo, primera polémica de la noche que el VAR decidió ignorar, era penal pero el árbitro no cobró nada. A los pocos minutos en el área de Boca Melgarejo le fue con un planchazo a Capaldo similar al de Obando que significó roja y el referí amonestó.

Eso fue lo único que pasó en los primeros 30' de partido donde el equipo de Russo le cedió la pelota a los de Beccacece que no tuvieron profundidad y fue Tevez, tras una buena jugada de Villa, el que remató por primera vez al arco y tapó Arias.

Enseguida Sigali anticipó en mitad de cancha, pisó el área y el remate se fue ancho y antes del final, el visitante tuvo otro remate de afuera que sirvió para inquietar al arquero chileno. Boca se iba con una sensación de que terminó mejor el primer tiempo.

El segundo tiempo arrancó palo y palo, con jugadas en las 2 áreas, pero era el local el que llevaba más peligro al arco rival, hasta que a los 60 Lisandro López limpió una pelota a la izquierda y empezó a moverla a la derecha sin presión de Boca, hasta que Mena metió el centro que encontró a Melgarejo entrando en soledad por el medio para poner el 1-0 de palomita.

A partir de ahí el Xeneize se derrumbó y ya no supo que hacer, a eso se le suma un cambio de Soldano por Cardona, inentendible, y Salvio que resolvió mal todas las pelotas que tuvo y con el correr de los minutos parecía que tenía que salir para todos excepto para el técnico, que recien lo sacó para meter a Zárate a 15 del final.

Encima Beccacece sumó delanteros y agotó los cambios para tener aire nuevo, algo que complicó por demás al Xeneize que nunca reaccionó, más allá que tras un rebote Soldano pudo convertir el empate y la mandó por encima del travesaño.

Boca volvió a jugar mal. Russo volvió a plantear mal el partido e hizo pesimamente los cambios. El Xeneize no sabe lo que es levantar un partido en lo que va del año. Quedan 13 días para que termine el 2020 y el miércoles se juega el todo por el todo, ganar significará pasar un fiestas con una alegría, sino será un fin de año para el olvido. Solo resta trabajar y mejorar.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba