Néstor Fabbri: “No jugar en Boca es no jugar al fútbol; soy un privilegiado”

Néstor Ariel Fabbri llegó a Boca a los 26 años, con un Mundial disputado (Italia 90) y tras haber jugado en All Boys, Racing, América de Cali y Lanús. Una incorporación de lujo para el año 94. En ConectadosXBoca entrevistamos al exdefensor central xeneize.

“Llegué en el 94 y me fui en el 98 (disputó 174 partidos),  fueron años muy lindos. Me queda en el recuerdo haber jugado en una de las instituciones más grandes del mundo, por su gente, por todo  lo que representa. Y me queda el sabor amargo de no salir campeón”, indica Fabbri.

¿Cómo fue tu debut en La Bombonera?

“Fue ante Mandiyú (18/09/1994). A uno le queda en la memoria, el marco, la gente. Son sensaciones que no se pueden describir con palabras”.

¿Qué es jugar en La Bombonera?

“No son descriptibles las sensaciones con palabras. Tenés que vivirlo. Hay una publicidad que dice si no lo tenés no los disfrutás, con La Bombonera, si no estás, no sabés lo que es. Y en Europa siempre conocieron a Boca, pero después de la etapa de Bianchi se conoció mucho más. Boca entró en el mundo.

¿Y qué significó Boca en tu carrera?

“All Boys es mi casa, mi crianza, mi adolescencia,  no solo el jugar al fútbol sino el barrio; Racing me abrió las puertas para jugar en el fútbol grande. Y después Boca fue la frutilla del postre, no jugar en Boca es no jugar al fútbol. Vivir cuando tiembla la Bombonera es algo que lo sienten pocos. Por eso soy un privilegiado de haber pasado por la institución.”

Fuiste dirigido por Menotti y Bilardo, ¿Cómo fue tu experiencia?

“Es un orgullo haber sido dirigido por Menotti y Bilardo. Todos te dejan algo para completar tu trayectoria profesional. Son dos DT muy buenos, espectaculares, llegaban al mismo objetivo con diferentes formas. De todos se aprende”.

Ninguno pudo ganar un título en Boca. ¿Por qué crees que no lo lograron?

“El fútbol, para ganar, tiene detalles. Seguro que nosotros los jugadores cometimos errores para no llegar al éxito. A veces son mínimos. Y también cosas que escapan al jugador, porque si el árbitro Mastrángelo cobraba un penal claro al Manteca Martínez contra Rosario Central,  ganábamos y se acababa el campeonato”.

¿Cómo fue jugar con Maradona y con Caniggia”

“Ya los conocía de la Selección. Pasé mucho tiempo con Diego y el Cani. Ese equipo con Verón, Kily González, Gamboa, Navarro Montoya  fue de los mejores que integré”.

También jugaste con Román, incluso metiste un gol el día que él debut…

Román era un pibe, ya se le veía pasta de crack.

Participaste del comienzo del invicto de 40 partidos

“Hice cuatro goles con García Cambón de técnico, convertí dos ante Huracán. Fue el comienzo del invicto de 40 partidos. Después llegó Bianchi y le dije que mi intención era irme a Europa. Me fui a Francia después de la pretemporada con Boca. Le agradezco al Profe Santella que hizo un trabajo espectacular que me sirvió para jugar allá”.

¿No te arrepentís de haberte ido justo antes de la era Bianchi?

“No, para nada. En títulos estuve palmo a palmo. Y no me arrepiento porque en Francia gané todo y fue elegido el mejor jugador de la Liga.  Me hubiese gustado salir campeón en Boca pero tenía ganas de triunfar en Europa”.

¿Con quién te entendiste mejor en la zaga central?

“Con el Patrón Bermúdez me llevé bárbaro, ya habíamos jugado juntos en el América de Cali, él era casi un juvenil. Y también con el Negro Cáceres me llevé muy bien en la zaga”.

¿Boca debe suplir la ida de Junior Alonso?

“Eso lo tiene que evaluar Miguel Russo. Para mí es una gran pérdida para Boca, porque es muy importante tener un central zurdo con experiencia, de selección. No hay muchos”

 

 

 

 

 

 

 

 

Articulos relacionados

Botón volver arriba