Habegger: “No tengo problema en tomar un café con Blas Giunta”

“No tengo problema en tomar un café con Blas Giunta.. Le tengo respeto por lo que fue como jugador. Lo mío fue sólo una decisión futbolística y creo que ahora que él es entrenador entenderá mejor esa decisión”.  Jorge Habegger, extécnico de Boca, no elude el tema que lo dejó marcado tras su fugaz paso por el club. En diálogo con Conectados por Boca, que se emite por Cadena Xeneize, el Profesor da su punto de vista sobre aquella polémica: “El hincha, desde lo emocional, seguramente me recordará por sacar a Giunta y eso tapa algún aspecto positivo que quizá tuve. Pero prefiero quedarme con las cosas positivas y a lo mejor dejar eso como una anécdota. Pero fue solo una decisión futbolística que un técnico tiene que tomar”.

Habegger debutó el 23 de mayo de 1993 (16º fecha del Clausura), en el partido que Boca le ganó a Racing por 1 a 0 con un tanto del uruguayo Sergio Martínez. Su último partido lo dirigió casi seis meses después, el 14 de noviembre, en la décima fecha del Apertura 93. Boca perdió en La Bombonera ante Belgrano de Córdoba por el mismo resultado. Lo sucedió César Luis Menotti. “No cumplí con las expectativas que me había trazado para dirigir a Boca”, disparó con gran sinceridad.

“Desde lo de Giunta se generó un clima hostil. Pese a que el comienzo de mi gestión había sido bueno. No era un tipo con espaldas anchas para tomar esa decisiones. Tuvo más repercusión de lo que creía”, agregó.

¿Y por qué decidió dejar de lado un símbolo como Giunta?

“Analicé lo que Boca necesitaba, Blas me daba recuperación y yo buscaba otra alternativa para el puesto. Y traje a Raúl Peralta, de otras características. Además tenía a Mancuso, que me daba mejor pase y salida. Lo hablé con Alegre y Heller y tomé la decisión, que fue solo futbolística. Ese era un plantel con mucha riqueza individual. Jugamos cuatro partidos y se entró en un receso. Ahí tomé la decisión de prescindir de Blas Giunta y me generó una relación hostil con la barra de Boca”

¿Y a qué atribuye que el rendimiento de su equipo no haya estado a la altura de las expectativas?

Mire, ganamos la Copa de Oro a nivel internacional pero no me fue bien en el torneo local. En el 93 sucedo al Maestro Tabárez que venía de salir campeón el año anterior. Pero asumo en un Boca con complicaciones, el grupo estaba dividido. Sin embargo pudimos ganar la Copa de Oro.  Aquel Boca campeón, que eliminó al San Pablo de Telé Santana y derrotó en la final al Atlético Mineiro, tenía jugadores hiperprofesionales como Navarro Montoya, Simón, Soñora, Mc Allister, Tapia, el Beto Márcico, Manteca Martínez”.

Y en ese semestre se dio el gusto de ganarle a River…

La obtención de la Copa de Oro fue importante para la historia de Boca. Fue una copa importante para esos momentos del club. Pero ganarle a River en el Monumental no me lo voy a olvidar jamás. Boca le ganaba siempre en esos tiempos y yo quería seguir esa senda.

Nombró a varios jugadores de ese plantel. ¿Quién lo sorprendió?

Manteca Martínez era un delantero brillante. Uno de los más importantes que me ha tocado dirigir. Tenía una gran frialdad para definir. El potrero en su cabeza. Sin un gran físico pero muy intuitivo. Otro era el Beto Acosta, muy ligado al gol, otro de los jugadores que lo tengo en la galería de los grandes jugadores que me tocó dirigir. Y Beto Márcico, quien marcó un momento muy importante en su paso por Boca. Tenía una inteligencia distintiva. Hizo una gran sociedad con Martínez.

Dirigió selecciones y equipos importantes de Sudamérica. ¿Qué significó ser entrenador de Boca?

Siempre fui hincha de Boca, es una marca muy especial en mi vida. Mi ligazón con Boca perdura para toda la vida. Además fue un sello, una carta de presentación para mi carrera. Boca es la aspiración máxima que puede tener cualquier entrenador a nivel mundial. Pero era un tiempo muy especial. Ese Boca no volvió a salir campeón hasta el 98. A Boca le costaba mucho ganar. No se generó una mística como después pasó en la gestión de Carlos Bianchi.

¿Y que nos puede contar de la experiencia de dirigir en La Bombonera?

Los turistas tienen como meta visitarla. Tiene una repercusión en el mundo. Forma parte de la historia, con características muy particulares.  Pero vivirlo desde adentro es algo irrepetible. Hay un aspecto emocional que tiene una relevancia muy grande.

¿Cómo vio el último torneo ganado por Boca?

Boca ganó un campeonato durísimo. Hay un mérito de Alfaro, pero fue muy importante lo de Miguel Russo. Hizo cambios muy positivos, dio libertad en los movimientos. Tomó decisiones acertadas que lo llevaron a ganar casi todos los partidos.

 

Articulos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar