El Boca de Russo: Pasado y presente.

Comparación entre el Boca de Miguel Russo, que gano la Libertadores en 2007 y el Campeón de la Superliga 2020.

En diciembre del 2019, Juan Román Riquelme tomo una decisión para el debate. Después de unos últimos pasos en falso, como entrenador en Perú y en Paraguay, Miguel Russo paso a ser el elegido del 10, para comandar los destinos futbolísticos de Boca Juniors. Casi nadie en el Mundo Boca podía rechazar a Miguel por el cariño que le tenemos, pero la realidad es que las dudas de casi todos existían y teníamos motivos válidos. Hoy, 5 meses después, se puede decir, casi sin dudarlo que Riquelme dio en el blanco. Russo, en poco tiempo cambio cosas en el equipo, le dio su toque ofensivo, pero sin perder la solidez que tenía con Alfaro. Las pruebas fueron pocas, si, pero el Xeneize logró sumar un título más, muy rápido, corriendo de atrás al Millonario. Miguel logro ganar su segundo título después de la Libertadores del 2007 y en eso nos centraremos en esta nota. ¿Qué diferencias y similitudes hay entre el Boca del 2007, comandado por Riquelme y este del 2020, con Tevez como líder?.

El 4-1-3-2 del 2020 vs el 4-3-1-2 del 2007. Similares pero con varias diferencias.

El Boca del 2007, se armó post desilusión de finales de 2006, con esa chance de Tricampeonato perdida a manos de Estudiantes. Lavolpe agarró un equipo que jugaba de memoria con Basile, en ese 4-3-1-2 y quiso implementar demasiados cambios, que a la larga terminaron perjudicando al equipo. A comienzos del 2007 llegó Russo y con él, volvía quien era quizás el mejor jugador argentino del momento, Juan Román Riquelme (En conflicto en Villarreal). El equipo arrancó de a poco, mientras Román se re adaptaba al fútbol argentino, después de 3 temporadas y media en España. Russo, sin Román apostaba al 4-4-2 con Battaglia y Banega de doble 5, pero con la llegada del 10 apostó siempre por ese 4-3-1-2, que potenciaba a Román. Fue buscando las formas, primero Maidana compartía zaga con Cata Diaz y Morel era el lateral izquierdo, al principio Battaglia era titular y sino jugaba Orteman, mientras que de a poco Ever Banega iba encontrando un lugar en el equipo. Los indiscutidos eran Caranta, Ibarra, Cata Diaz, Cardozo, Riquelme, Palacio y Palermo, el resto fue ganándose su espacio de a poco. Para fines de marzo fue donde ya se fue encontrando el equipo: Caranta; Ibarra, Cata Diaz, Morel, Clemente; Ledesma, Banega, Nery Cardozo; Riquelme; Palacio, Palermo, empezó a salir de memoria, con el sistema 4-3-1-2, que en esa época aún era de lo más utilizado en todo el mundo, previo a que empiece a usarse más el 4-2-3-1 o vuelva el 4-3-3. Ese equipo de memoria, se fue manteniendo por mucho tiempo y fue el que terminó dándonos la 6ta Libertadores. Si miramos el equipo de las finales con Gremio, podemos comprobarlo. En ese semestre el xeneize jugo 33 partidos de los cuales gano 19, empató 8 y perdió 6, con 65 goles a favor (Casi 2 goles por partido) y 32 en contra. Equipo de memoria, con una actuación de Román difícil de olvidar. Un crack mundial en su mejor nivel, jugando la Libertadores.

En 2020 Russo también agarró un equipo golpeado, pero esta vez con golpes múltiples. Arruabarrena, Barros Schelotto y Alfaro a pesar de ciclos de buenos números, no habían podido evitar caídas contra el River de Gallardo y eso los dejo muy heridos, hasta el fin del ciclo. Miguel agarró un equipo bien armado en defensa, pero con problemas en ataque, con jugadores con menos confianza y otros relegados. De entraba apostó por un nuevo sistema, que se empezó a utilizar en el Fútbol argentino: El 4-1-3-2 (Utilizado por Gallardo en River y por Coudet en Racing) y busco algunos cambios. Jorman Campuzano relegado por Alfaro, tomo el lugar de Marcone, llegó Pol Fernández al mediocampo para ser el socio del colombiano, Fabra paso a ser indiscutido y ya no peleaba por un lugar con Mas, Carlos Tevez empezó a ser líder, pero en un nuevo rol con menos responsabilidades defensivas y más libertad en el ataque. En el debut, la zona izquierda del ataque fue para Obando, pero ya al 2do partido ese lugar fue para Sebastián Villa, que se convirtió en un jugador clave en el estilo del Xeneize. Boca había cambiado totalmente, de un equipo sólido al cual le costaba generar ocasiones, paso a ser un elenco que defendía bien, pero ahora con una gran capacidad para el ataque directo y rápido con un Villa volando, con un Salvio contundente y un Carlos Tevez fresco, para ser la principal carta de gol del equipo. Un gran cambio que terminó con el título. ¿El equipo ?. Un 4-1-3-2 con Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Fabra; Campuzano; Salvio, Pol, Villa; Tevez, Soldano. Salvo algunos cambios en la dupla central, el equipo ya se nombra de memoria. Junior Alonso tuvo una participación importante, por lesión de Licha López. El equipo en lo que va del año ha jugado solo 10 partidos, con 8 triunfos y 2 empates, convirtiendo 24 goles (2,4 por partido) y recibiendo solo 3.

Comparar el equipo del 2007 y el 2020, puede ser difícil y quizás injusto por algunos motivos. Primero, porque las épocas son muy distintas. En el 2007 aún no había llegado la revolución de Guardiola y su 4-3-3 al Barcelona. La mayoría de los equipos de este lado del mundo, jugaban 4-3-1-2 o 4-4-2, con un solo lateral pasando al ataque y el otro quedándose, sin presión alta, ni salida desde abajo con el arquero, sin extremos, etc. En 2007 se podía defender sin problemas con 7 jugadores, dejando a las 2 puntas y el enganche descansando, cuando el equipo defendía. En esa Libertadores, Román sin la pelota estaba buscando el lugar para recibir libre después, mientras que Palacio y Palermo fijaban a 3 defensores rivales. Si pasaba al ataque el lateral rival, iba Cardozo o Ledesma y el equipo basculaba hacia ese lado. Antes, la mayoría de los equipos dejaba 3 defensores y el 5 para defender en ataque, pero hoy solo quedan los 2 centrales y el 5, mientras que el resto del equipo tiene responsabilidades ofensivas. El Boca 2007 cubría el mediocampo con 3 volantes, mientras que el de hoy lo hace solo con 2. Villa y Salvio forman parte del mediocampo, pero solo retroceden para tapar la subida del lateral rival, por lo que los espacios que en 2007 cubrían Ledesma, Banega y Cardozo, ahora lo cubren solo Campuzano y Pol. Los sistemas 4-1-3-2 y 4-3-1-2 son similares, pero en su desarrollo esconden varias diferencias, tanto para atacar como para defender. Para defender, con el 4-1-3-2 a veces lo podes hacer con 6 jugadores o a veces con 9, en el 4-3-1-2 generalmente era con 7 u 8 jugadores en defensa, dependiendo si Palacio corría un lateral o Román tapaba al 5. Para atacar por las bandas, el 4-3-1-2 del 2007 dependía más de los laterales o de Palacio y el 4-1-3-2 del 2020 ya tiene 2 volantes externos, que son casi extremos (Villa y Salvio) y además se suman ambos laterales. El 4-1-3-2 tiene menos jugadores para el juego interior que el 4-3-1-2.

Otra diferencia que veo en la comparación, es de jerarquía. Riquelme en ese momento era de los mejores del mundo (1 mes después de la Libertadores, lideró una selección que tenía a Messi, Verón, Tevez, Crespo, Cambiasso, Zanetti), Palacio era un delantero de nivel mundial, Ibarra era un jugador de selección y Palermo ya era una leyenda. En este 2020, más allá de las calidades de jugadores de jerarquía, como Tevez, Salvio, Fabra, Andrada o jugadores de selección como Campuzano o Villa, ninguno puede compararse con ese Román o incluso con ese Palacio. Igualmente, vamos a hacer una comparación para vincular jugadores de ese momento con los de este:

  • Riquelme y Tevez. Los líderes Futbolísticos del 2007 y el del 2020. Román en 2007 fue todo para ese equipo. El que manejaba los tiempos, el que decidía por donde atacar, el que asistía, el que aparecía en los momentos difíciles y a diferencias de otros momentos de su carrera, también fue el goleador. Como dije anteriormente, un crack mundial que jugo la Libertadores e hizo de todo para ganarla. En 2020, un Carlos Tevez que llegaba golpeado, tuvo un Russo que lo protegió, que lo liberó del desgaste defensivo y lo ubicó donde más puede demostrar su jerarquía, que es en la zona de definición. Soldano para hacer el trabajo sucio, Villa para volar por izquierda y Salvio para ser el socio por derecha, un Campuzano que manejaba los tiempos del equipo, fueron suficiente para ver esta gran versión de Carlitos, que termino siendo decisivo y el goleador del equipo. Mas allá que ese nivel de Román, sea imposible de comparar con cualquier jugador de Boca, la similitud que encuentro, es en las imágenes del Ídolo siendo el goleador, decisivo y la foto del título final.
  • Otra de las similitudes y comparaciones que se pueden encontrar, es en la importancia del 5. Banega en 2007 brillo. A sus 19 años demostró una grandísima personalidad, para jugar como si tuviera 30 años. Fue el nexo clave entre el equipo y Román, además con la pelota en los pies fue un respiro siempre. En defensa le costó más y a veces cometía muchas faltas, pero como demostró en toda su carrera, lo mejor de él estaba en el pase, en manejar los tiempos, en cuidar la pelota. En comparación, en 2020 encontramos un Campuzano mucho más completo. Cada vez más confiado con la pelota en los pies, es capaz de manejar los ritmos del equipo, de buscar pases entre líneas y de conducir para después filtrar. A todo esto, le suma un gran aporte defensivo gracias a su inteligencia táctica y a su velocidad para relevar, lo que lo hace ser muy fuerte en cada duelo individual. Similares con la pelota en los pies, diferentes en la parte defensiva, donde Jorman le saca ventaja, los 2 volantes centrales fueron una pieza importante de ambos equipos de Miguel. Campuzano aún tiene mucho camino que recorrer y debe demostrarlo, al igual que lo hizo Ever, en las paradas más bravas como es en etapas finales de Libertadores. La disposición del mediocampo, con 3 volantes en 2007 y con 2 en 2020, también hace que el trabajo defensivo del colombiano, se luzca más.
  • Otras de las similitudes que podemos encontrar, es en la importancia de los laterales. Pero también es ahí donde debemos entrar en comparaciones y en algunos casos hay grandes diferencias. Los laterales del 2007 son 2 leyendas de Boca, que ganaron todo y los del 2020 están en épocas más complicadas. Hugo Ibarra es en mi opinión, el mejor lateral derecho de la historia de Boca, al cual podemos ver en muchas de las páginas más gloriosas del club, siendo clave. Un lateral con muchas variantes, para desbordar, para eludir jugadores como si fuera un extremo, fuerte físicamente en la marca, hacia casi todo bien. Buffarini es un 4 más normal, con mucha personalidad, amor propio y corazón, que en muchos momentos tiene buenos partidos defensivos y en otros empujando mucho en ataque. La realidad, es que Buffa esta en desventaja en esta comparación sin dudas, aunque su nivel final fue muy bueno. En el lateral izquierdo veo todo más parejo. Fabra parece superior técnicamente a Clemente Rodríguez, que tuvo una gran Copa Libertadores 2007. Clemente gano todo en Boca y en muchos casos en altísimo nivel, pero la calidad técnica del colombiano me parece superior y no necesitaba tanto de los compañeros, para hacer diferencias en ataque. La velocidad y el aire para ir y venir de Clemente, la técnica y jerarquía de Fabra para atacar, podrían armar el lateral perfecto. Es, quizás, una de las comparaciones más parejas.
  • Una de las grandes diferencias de los equipos, es en la forma de dividirse el ataque. Mientras que, en 2007, el único atacante que iba por fuera era Rodrigo Palacio y no tenía una posición fija, en este 2020, eso es tarea de Villa por izquierda y Salvio por derecha, con posiciones más fijas. Palacio arrancaba por adentro y buscaba espacios hacia afuera y era difícil de detectar para los laterales rivales. En cambio Villa y Salvio ya tienen marcadores específicos y arrancan por fuera, aunque en muchas ocasiones se cierran, para buscar espacios interiores y dejar proyectarse, por detrás a Buffarini o Fabra. Distintas formas de atacar, porque el sistema así lo exige. En 2007, de los 2 puntas, 1 solo ocupaba siempre el carril central (Palermo) y otro intentaba ocupar todo el frente de ataque (Palacio).  En 2020, los 2 puntas (Tevez y Soldano) casi siempre ocupan el carril central, aunque a diferentes alturas. Tevez en defensa queda fijo con los centrales y Soldano retrocede, mientras que en ataque pasa lo contrario, porque Soldano fija a los centrales y Tevez, a veces retrocede, para atacar la espalda del 5 rival. Como dijimos anteriormente, en 2020 se ataca más por fuera que en 2007. Rodrigo Palacio era un delantero muy completo, quizás de los más completos de Boca, en toda su época dorada y convirtió 4 goles en esa Libertadores (1 en la final).
  • Donde veo una diferencia a favor del Boca 2020, es en el arco. Caranta en 2007 termino con buenas actuaciones en las finales, pero a lo largo de la Copa fue irregular, cometiendo algunos errores, como en el 2do gol de Toluca, en el 3er gol de Vélez en Liniers o en el gol de Libertad en la Bombonera. Errores que pasaron desapercibidos por las victorias, pero que podrían haber costado caro. En cambio, Andrada es un arquero que se equivoca muy poco y que encima gana partidos. En el balance general de la Superliga (tomando en cuanto el ciclo Alfaro), fue probablemente la figura de Boca.
  • Finalmente, llegamos al Centrodelantero. De un lado Martín Palermo, con todo lo que su nombre significa y del otro lado Franco Soldano, un jugador más dedicado a ser un obrero, para que los otros puedan tener más libertades. Palermo convirtió 4 goles y dio 5 asistencias, en la Copa 2007(Muchos goles muy importantes, como el 2do gol con Vélez, o el empate con Libertad o el más importante de todos ante Cucuta, para dar vuelta la serie), pero en el torneo local convirtió muchos más. En cambio, Soldano hasta ahora solo pudo aportar 2 goles en Boca y muchas más faltas y quites, que disparos al arco. En 2007 cada pelota que andaba por el área, era un peligro para el arco rival y eso es algo que no pasa aun en este Boca con Soldano, aunque si puede suceder un poco con Wanchope Abila. Lo rescatable de Soldano, es que su presencia permite ver una mejor versión de Tevez y eso lo mantiene en el puesto.
  • En cuanto a los centrales, hay también muchas similitudes. Junior Alonso y Morel Rodríguez: zurdos, de Paraguay, con buena técnica, salida y terminaron siendo importantes. Además, en ambos títulos se tuvo que recurrir a los centrales suplentes (Silvestre o Maidana en 2007, Alonso y Zambrano en 2020) y cumplieron con creces. Cata Diaz e Izquierdoz parecían una fija de ambos equipos y los 2 con la característica de poder jugar de 1er o 2do central. Juegue quien juegue en cualquiera de los 2 equipos, tuvieron que responder defendiendo con más espacios y muchas veces mano a mano. Los actuales aún deben seguir rindiendo exámenes.

Boca 2007 vs Boca 2020. 2 equipos distintos, 1 titulo, el mismo entrenador, con sus diferencias y varias similitudes. Russo le ha devuelto al Xeneize, esa vocación ofensiva y eso es una de las principales coincidencias, junto a otras, como la importancia del Ídolo con la 10 en la espalda, las similitudes entre Banega y Campuzano, el papel de los centrales y la importancia de los laterales. Hay varias coincidencias, pero aun en el presente, hay un equipo al que le falta seguir rindiendo exámenes. Ganar la Copa Libertadores marca la diferencia en este club y en eso será difícil igual al Boca 2007. Un Juan Román Riquelme como el del pasado es imposible de conseguir, pero el camino del Boca de Russo 2020 recién comienza, veremos para que esta preparado.

Esteban Sanchez

Bostero, Riquelmista y Messista.. En mi equipo siempre juega Leandro Paredes.

Articulos relacionados

Botón volver arriba