Campuzano y 10 mas

El comienzo de este 2020 llegó con muchos cambios para Boca y uno de los principales se dio con el técnico. Miguel Angel Russo llegó a Boca, decidido a cambiar el estilo defensivo adoptado en 2019, que no convencía a muchos hinchas, para convertirlo en un equipo más audaz y ofensivo. Dentro de todos estos cambios, hubo alguien que salió fortalecido: Jorman Campuzano. El colombiano ayudado por el conocimiento de Miguel del fútbol colombiano, arrancó el año con una buena consideración y hoy disfruta ese momento.

El Ex Atlético Nacional paso su 2019 desaprovechado, sin darle lo que podía al Xeneize, pero no por su responsabilidad, sino porque Alfaro nunca le encontró el lugar correcto. En sus comienzos, compartió el mediocampo con Marcone y le costaba encontrar su ubicación en la cancha. Jorman es un 5 posicional, de los que se meten entre los centrales y al compartir lugar con Iván, estaba imposibilitado de hacer lo que mejor sabe. En Colombia jugaba de 5 solo, con Castellani y Macnelly Torres en el medio, 2 jugadores que tienen poca marca, pero sin embargo se las rebuscaba para hacerse cargo del mediocampo y darle juego y marca al equipo. Más allá de esa incomodidad posicional, los primeros partidos de Boca con Campuzano y Marcone juntos, fueron de mucha solidez y buenos resultados (4 a 0 con San Martín en San Juan, 2 a 0 con Godoy Cruz, 2 a 1 con Lanús, 1 a 0 con Defensa y Justicia y el empate contra Belgrano en Córdoba), pero sin que Jorman demostrará lo que es. El regreso de Nandez termino relegando al Colombiano, que solo empezó a ver minutos en el equipo alternativo. A finales de ese semestre tuvo algunas chances en Copa de Superliga jugando como 5 posicional, donde demostró un muy buen nivel, contra Godoy Cruz en Mendoza, en la Bombonera, y en la final contra Tigre. Esa final de Copa Superliga con Tigre, junto con Capaldo hicieron una buena dupla y en los momentos que Boca metió en un arco a Tigre, Jorman cortó cada transición del Matador, para recuperar y volver a atacar. El comienzo del segundo semestre lo tuvo nuevamente relegado, jugando partidos con el equipo suplente. Su nivel en partidos como Huracán, NOB y Patronato fue bueno, pero contra Racing no tuvo un buen partido y después de ahí casi no jugo más. En el medio de eso, ingresó contra Almagro y en el gol del Burrito Martínez salió en la foto. Al tener a Marcone y De Rossi por delante, sus chances fueron nulas. Quizás contra River, un equipo de transiciones muy rápidas, hubiera venido bien, pero Alfaro no lo vio así.

Este 2020 lo tiene como el 5 titular y como un jugador clave. Russo lo enfrentó 3 veces mientras dirigía Millonarios, cuando Jorman se estaba convirtiendo en el mejor 5 del Fútbol Colombiano y eso lo ayudó. El 4-1-3-2 con Salvio, Pol y Villa por delante de él, lo convierte por momentos en el único volante de marca. Guillermo Fernández está colaborando mucho en lo defensivo y en muchas ocasiones se para como doble 5, pero la marca no es su principal característica, el Xeneize por momentos es desordenado y Jorman con su velocidad para ir a los costados, para contener transiciones, para ganar duelos individuales, está conteniendo la estructura. En mi opinión, es algo arriesgado jugar así siempre, porque el día que Campuzano no juegue partidos de 7 u 8 puntos, el equipo lo va a sufrir.  Boca no es seguro en sus posesiones, por momentos queda cortado, y Pol Fernández y Campuzano tienen en general muchísimos metros para cubrir. ¿Sera momento de incluir a Capaldo? ¿Quién debe salir?.  Imaginamos que Russo apostará por el mismo equipo, mientras continúen los triunfos. Es arriesgado, pero es lógico y esperemos que no terminemos arrepintiéndonos. Lo que si queda claro, es que este sistema, con estos jugadores, no sería posible sin Campuzano. Con Marcone, el equipo ganaría experiencia, personalidad y voz de mando, pero perdería pase vertical, velocidad para conducir, para relevar, cortar transiciones y eso en un equipo sin tanta recuperación es demasiado. 24 entradas ganadas de 31 posibles, 54 recuperaciones en 607 minutos y 54 duelos ganados sobre 90, son los números de Jorman en el medio de la cancha en esta Superliga. Estas estadísticas han crecido con Russo.

https://www.youtube.com/watch?v=qBIGIiU3oYc

Por último, analizaremos la dupla Campuzano- Pol Fernández y su aporte en lo estadístico en estos 3 encuentros. Hasta ahora en la suma de los 3 partidos se han complementado bien, en ciertos aspectos. En lo defensivo, han aportado 41 recuperaciones (21 de Campuzano y 20 de Fernández), en los duelos individuales han ganado 48 de 70 (30/42 Campuzano y 18/28 Pol) y han tenido 28 entradas satisfactorias (15 de Campuzano y 13 de Pol). En cuanto al juego es el colombiano quien se ha destacado más en pases verticales, conducciones, pero en los números hay una ventaja para Pol Fernández. Ambos han aportado 2 pases claves (Pol contra Independiente y Campuzano contra Atlético Tucumán) y en los 3 encuentros Fernández tiene 145 pases correctos y Jorman 121, aunque el colombiano contra Talleres jugo menos minutos.

El Boca de Russo sigue su camino y sueña con la Superliga. Uno de los motivos de ese sueño, se basa en un 5 colombiano en gran nivel, que había arrancado el año en silencio, pero que hoy mantiene la estructura del Xeneize, en base a su sacrificio y capacidad defensiva. Por eso, hoy podemos decir que Boca es Campuzano y 10 más.

Esteban Sanchez

Bostero, Riquelmista y Messista.. En mi equipo siempre juega Leandro Paredes.

Articulos relacionados

Botón volver arriba