Último llamado de embarque…

Vuelven las noches de Copa, las que más nos ilusionan a los Bosteros. La ilusión y la obsesión se renuevan. Hoy cuando el árbitro marque el comienzo del partido, empieza “la verdadera Copa Libertadores”, donde perder significa despedirse.

Esta edición no es una más, tiene algo de especial, no solo para tratar de tapar el trago amargo que nos quedó en diciembre último, también servirá para jugar en diciembre de este año el partido que más esperamos.

La Libertadores 2019 será la última oportunidad que tendremos para usar el pasaporte que renovamos en 2011 con la intención de sumar sellos de países asiáticos, ese que por ahora carece de visitas al otro lado del Mundo.

Que el socio tenga preparado el pasaporte q del resto nos ocupamos nosotros.— Daniel Angelici (@TanoAngelici) 29 de noviembre de 2011

Una de las principales promesas de campaña, por aquel entonces, de Daniel Angelici fue “Renová el pasaporte. Del resto, nos ocupamos nosotros”, ilustrando los folletos con la imagen del avión ploteado de azul y amarillo que traslado al Campeón del Mundo en 2003.

Durante estos 8 años, más allá de haber ganado varios títulos locales, el hincha siempre tuvo una sola ilusión, más bien una obsesión, la Copa Libertadores. Hasta ahora no se pudo lograr, y es, entre otras, una de las mayores deudas que tendrá Daniel Angelici cuando entregue el cetro.

Hoy en Brasil tenemos un parada complicada, donde se verá el trabajo de dirigentes y cuerpo técnico a lo largo de la pretemporada, volvemos a enfrentar al Atlético Paranaense con una única misión, dar la vuelta en Chile, porque más allá de todo, ganar la Copa, significa que gana Boca.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba