¿Se puede llegar de las divisiones inferiores a ser el arquero de Boca?

Manuel Roffo fue anteriormente citado para la selección Sub20 pero hoy siquiera forma parte de la pretemporada que está llevado a cabo el plantel Xeneize en Estados Unidos. Caballero, nacido en las inferiores de Boca, fue el arquero titular en el Mundial de Rusia pero nunca pudo afianzarse en el arco de la mitad más uno y emigró siendo muy joven.

Esta es la foto de hoy pero lo cierto es que desde chico vengo escuchando que el Loco Sánchez es el último arquero de las inferiores de Boca que logró afianzarse en la primera del club.

Rubén Omar Sánchez pasó de ser el suplente del Tano Roma a convertirse en titular casi indiscutido desde el retiro del ex Ferro hasta que otro chico de las inferiores (Enrique Bernardo Vidallé) le arrebató el puesto en el Torneo Metropolitano 1975. La llegada del Loco más famoso (Hugo Orlando Gatti) puso fin a los arqueros de La Candela y a la carrera de Vidallé en Boca (quien luego fuera multicampeón con Argentinos Juniors). Sánchez atajó 219 partidos en la primera de Boca y ganó 3 títulos, Vidallé sólo lo hizo en 37 encuentros.

Retrocedamos en el tiempo para analizar si desde las inferiores de Boca Juniors salían los arqueros titulares del club.

El primer portero de la historia de Boca fue uno de sus fundadores: Esteban Miguel Luís Baglietto. Lorenzo Etchart era el arquero de Boca en la B con el que club asciende a primera división. Juan Pedro Virtú Bidone ha sido el guardameta titular de todo el primer torneo de Boca Juniors en la A. En 1914 atajó Juan Julián Bruzán. Otros arqueros de ese entonces fueron Domingo Zacevich (34 partidos), Nicolás Fabiani (26 partidos) y el uruguayo –y ex River- Luís Solans (22 partidos).

Hasta que llegamos al primer arquero de renombre en la historia de Boca Juniors: Américo Miguel Tesoriere (184 partidos, 12 títulos). Fue tapa de la Revista El Gráfico en 1922 –primer jugador Xeneize de la historia en serlo-. En la final del Torneo Sudamericano 1924, que fuera disputado en Uruguay, Tesoriere fue llevado en andas por los propios simpatizantes Uruguayos. Salvo en 1921 –que se fue del club por pelearse con los dirigentes, dentro de una crisis general que se vivía en la institución- atajó ininterrumpidamente en Boca desde 1918 a 1927 (con más dos partidos en 1917), incluyendo la inolvidable gira por Europa en 1925. Sin dudarlo, Tesoriere uno de los más importantes arqueros argentinos en toda la era amateur. Sus principales virtudes, además de atajador, fue haber sido el primero en saber moverse o caminar en el área grande. Un adelantado para la época.

Su suplente más conocido fue Manuel Bidoglio (23 partidos, por ser primo del histórico Ludovico Bidoglio). También jugó esporádicamente Rosario Leonardo Galeano (25 partidos).

Necesaria aclaración. Incluimos en esta parte del informe a aquellos porteros que llegaron a disputar más de 20 encuentros. Ha habido otros guardametas que representaron al Xeneize en partidos oficiales durante la era amateur.

A Tesoriere lo reemplazó Manuel Merello (66 partidos), quien sostuvo el buzo del golero por pocos años hasta que Alejandro Mena terminó siendo el último guardavalla de Boca en la etapa amateur y el primer arquero de Boca en la era profesional. Mena atajó 50 partidos en total. Éste último alternaba con Domingo Atilio Fossatti (27 partidos), el arquero que más partidos jugó en el primer torneo profesional –Campeonato 1931- siendo titular en 24 de los 34 partidos del torneo.

En 1932 arribó a Boca otro histórico. El Pez volador -Juan Elías Yustrich- fue el dueño del arco Xeneize hasta 1937, atajando 183 partidos en total. Pero no era de las inferiores, sino que el rosarino llegó a Boca de Club Provincial de su Ciudad. Su más conocido suplente fue Luis Pastor Pardiés, quien vino desde Argentinos Juniors, jugando 18 partidos en total. Fue su reemplazante natural –en diez encuentros seguidos- cuando El Pez Volador se fracturó la mano izquierda en 1934.

En 1938 hubo que reemplazar a Yustrich. Llegaron dos arqueros desde Huracán. Ambos dejaron muy importantes huellas en la historia del club, pero en distintas etapas. Me refiero Juan Alberto Estrada y Claudio Vacca. Estrada fue quien atajó en Boca desde 1938 hasta 1942, con más algunos partidos en 1943. Disputó 142 encuentros en total y ganó 2 torneos. Como Vacca no tenía lugar, pasó a Atlanta. Del Bohemio llegó Ramón Bresoli, quien jugó 6 partidos en 1941.

Luego vino la era de Claudio Vacca. Apellido ilustre. Atajó desde 1943 a 1950 (219 encuentros, 6 títulos). Vacca, Marante, Valussi; Sosa, Lazzatti y Pescia. No hay forma de olvidar esos apellidos. Lo reemplazó Obdulio Diano, su histórico suplente, quien defendió el arco de Boca ese torneo 1950 y lo hizo hasta 1952. Éste último llegó de Colo Colo, atajando 114 partidos en el club (entre 1944 y 1952).

Como vimos, entre 1932 y 1952 fueron cuatro goleros quiénes más defendieron el arco de Boca, ninguno provenía de las inferiores. Con menos luces, entre otros, pasaron Oscar Antonio Sturla (2 partidos en 1936),  Rómulo Luís Savazzini (5 partidos entre 1935 y 1937), Rómulo Pape (aprovechó una lesión de Yustrich y atajó 5 encuentros en 1937), Nobel Andrés Bigliieri (vino desde Chile, jugó 2 partidos en 1946, en uno de ellos ingresó por Vacca), León Goldbaum (3 partidos entre 1947/8), Fernando Eduardo Ibarra (3 partidos en 1948), René Galante (2 partidos, 2 derrotas en 1949 y 1950), Leopoldo Evaristo Carletti (de San Lorenzo, quien jugó 8 partidos y nunca perdió entre 1951 y 1952) y el peruano Francisco Walter Ormeño (10 partidos en las temporadas 1952/3)

Desde 1953 a mediados de 1959, el arquero cantor Julio Elías Mussimessi llegó de Newell´s y atajó 157 encuentros para el Xeneize. El Chaqueño es otra de las glorias el arco Azul y Oro. También desde Rosario, pero con pasado en Rosario Central, Héctor Ricardo (en 1954) fue quien le arrebató el puesto en las primeras cinco fechas del torneo, pero el arquero cantor recuperó su lugar tras el 0 a 2 contra Platense.

De Newell´s también llegó José Manuel Castro, quien atajó 12 partidos en 1956.

Tras la salida de Mussimessi, el también Chaqueño Ayala, de las inferiores, atajó la última parte de 1959 pero no logró sostenerse en el arco (18 partidos en su historia). Alternó con Giambartolemei, proveniente de Estudiantes de La Plata.

Y ello fue porque Tarzán Roma vino desde Ferro (junto a Silvio Marzolini) en el año 1960. Antonio Roma atajó 331 partidos en la primera Boca (6 títulos) y es tal vez el arquero más importante de la historia del club. Siquiera el bueno de Néstor Martín Errea pudo jugar mucho (27 partidos, llegado de Atlanta) o quien traía buenos pergaminos como el proveniente de Gimnasia Carlos Jorge Minoian (16 partidos) pudieron reemplazar a Roma. El juvenil Osvaldo Mario Pérez pudo participar en 18 partidos, incluyendo dos partidos con River por la Copa Libertadores 1966. Un solo partido pudieron atajar el ex Argentinos Juniors Antonino Rodolfo Spilinga y Osvaldo José Cambiasso, ambos con goleadas en contra en 1963. Ese año Boca se dedicó principalmente a la Copa Libertadores, por lo que esos arqueros pudieron participar aisladamente. Recordemos que Boca fue campeón local AFA en 1962, 64 y 65, justamente.

Como se indicara, tras la inolvidable etapa de Antonio Roma, llegamos entonces al Loco Sánchez. Sánchez le ganó la pulseada al referido Errea. Otro pibe –Oscar Andrés Candia- intentó mostrarse pero sólo fueron 7 partidos los que jugó (en el Nacional 71 plagado de juveniles y luego intervino en cinco partidos más en 1973)

Cómo vimos, salvo en los inicios, las inferiores de Boca muy esporádica vez nutrieron el arco Xeneize. Definitivamente los goleros llegaban desde otros clubes. Inclusive Carlos Biasutto, quien vino de Rosario Central y atajó 26 partidos entre 1975/6. Luego jugó varios años en Platense.

La historia reciente es más conocida: vienen los 417 partidos de Hugo Orlando Gatti (desde 1976 a 1988, con 6 títulos), llegado de Unión.

Durante su etapa, a quién más se recuerda es a Carlos Alberto Rodríguez. La Pantera vino de Huracán de Comodoro Rivadavia y atajó 75 partidos, jugando varios encuentros correspondientes al Metropolitano 1981. Otros fueron el Flaco Pistone (Héctor Eduardo Pistone, de Almirante Brwon, 11 partidos, siendo suplente en la final contra River en 1976); Osvaldo Santos (proveniente de Lanús, 37 partidos); el uruguayo nacionalizado peruano Julio César Balerio (38 partidos) y Sergio Luís Genaro (sólo atajó 27 partidos). Lo increíble es que el Toto Lorenzo fue quien trajo a Boca al Loco Gatti y en su segunda etapa de 1987, casi todos los partidos los atajó Genaro. No podemos olvidar que en Boca atajó Carlos José Barisio, quien conserva el record de mayor cantidad de minutos sin recibir goles en el fútbol argentino. Llegó de Ferro pero sólo atajó tres partidos en 1983. Perassi (luego referente en Lanús) salió de las inferiores de Boca pero sólo atajó 4 partidos. El ex Chacarita y Huracán Oscar Vijande sólo participó en 5 partidos y habrá algún otro que disputó un puñado de partidos en los que el Loco Gatti no ocupaba el arco de la Mitad Más Uno. Dejamos una perlita: el pibe Walter Marcelo Medina fue quien intentó cubrir el arco Xeneize durante la huelga de 1984, disputando 7 encuentros y recibiendo 21 goles.

Desde ya que no fue un portero de inferiores quien sustituyó al Loco Gatti sino tal vez su mejor copia: Carlos Fernando Navarro Montoya. Siendo muy joven, vino de Vélez y ocupó el arco de Boca entre 1988 y 1996. Fueron 400 partidos, sumando 5 títulos oficiales. Con él vino Merlo, de Chaco For Ever, quien sólo jugó 2 partidos en Boca.

El Mono atajaba casi siempre. El trotamundos Pogany (8 partidos jugados, ocupando el banco de suplentes en 207 juegos), Marcelo Yorno (3 partidos), el uruguayo Carlos Silva (sólo jugó aquel 5 a 0 a Lanús, inmediatamente posterior a la salida de Menotti de Boca) pudieron atajar. Héctor Damián Pachi Larroque fue el único jugador de inferiores que jugó un partido completo durante la hegemonía Navarro Montoya. Ese día Boca venció 3 a 2 a Banfield con gol de Tchami al minuto 90.

Al Mono inicialmente lo reemplazó Sandro Daniel Guzman, quien también había llegado a Boca desde Vélez. Jugó 18 encuentros en Boca. Su debut fue el día que Riquelme marcó su primer gol para el Xeneize, pasando el rastafari a la historia cuando el Bambino Veira lo sustituyó en un entretiempo contra Deportivo Español. Esa jornada ingresó una gloria de Boca: Roberto Carlos el Pato Abbondanzieri (345 partidos, 14 títulos, siendo el arquero más campeón de la historia de Boca). Había llegado de Rosario Central.

Pero quien verdaderamente heredó el legado de Navarro Montoya fue otro colombiano: Oscar Eduardo Córdoba (162 partidos, 6 títulos) De los que vi, es mi arquero favorito. Llegó de América de Cali a mediados de 1997, porque ni Guzman ni Abbondanzieri habían logrado afianzarse en el arco de Boca. Elástico, ganador y con mucha personalidad, pasó a la historia atajando penales en cuanta final disputó y también contra River. El arquero fue pieza vital de la primera etapa de Carlos Bianchi como DT.

Se va de Boca a fines del 2001 y comienza la era de otro ídolo: el antes mencionado Pato Abbondanzieri. Titular con el Maestro Oscar Washington Tabárez y en la segunda etapa de Bianchi. Mantuvo el puesto sin sobresaltos y a pura gloria, llegando a ser el arquero de la selección Argentina en el mundial de Alemania 2006. El juvenil llegado de Sarmiento de Junín (Cristian Fernando Muñoz) sólo pudo jugar 6 partidos, 2 de ellos ingresando por la lesiones que padeció el propio Abbondanzieri durante un partido.

Tan bueno era el nivel de Abbondanzieri que un excelente arquero salido de las inferiores del club como Wilfredo Daniel Caballero debió dejar el equipo, con sólo 19 partidos jugados. Como dijimos antes, terminó siendo arquero titular en el último mundial. Esos 19 encuentros se dieron, en su mayoría, mientras los titulares jugaban la Copa Libertadores, toda vez que Bianchi colocaba suplentes en los torneos locales. Triunfó en Europa, llegando a ser contratado por el Manchester City. Uno más reciente como Federico Vilar no logró debutar en Boca pero estuvo varios años atajando en un buen nivel en México.

Tampoco tuvo lugar el ya fallecido Gustavo Daniel Eberto, quien atajó en sólo dos partidos: un 2 a 7 con Rosario Central y el día que se suspendió el partido con Almagro por incidentes –a ambos equipos le dieron por perdido el encuentro-. No logró continuidad Ezequiel Luís Medrán (11 juegos), proveniente de Atlético Rafaela. A principios del año 2006, desde Huracán, llegó Pablo Migliore (16 partidos), pero no conformó. La Copa Libertadores 2008 no la jugó en el nivel deseado.

Tras el Mundial, el presidente de los argentinos (en ese entonces lo era de Boca) Mauricio Macri se encandiló con Aldo Bobadilla, arquero paraguayo con pasado en Gimnasia. Aldo Antonio Bobadilla jugó todo el último semestre de 2006 y un tiempo (lo hizo muy mal) por la Copa Libertadores 2007 (25 partidos en total). Desde México (Santos Laguna) llegó un tocayo del presidente: Mauricio Ariel Caranta (84 partidos, 3 títulos, incluyendo la Copa Libertadores 2007). El lugar de Caranta fue ocupado –al principio- por el juvenil de las inferiores (por fin!) Javier Hernán García (45 partidos en total). Arquero con altibajos, pasó a Tigre en 2011, donde fue titular indiscutido. También pasaron el juvenil Josué Ayala (2 partidos).

Pero el arquero titular volvió a ser Abbondanzieri, quien regresó a Boca en el 2009 y fue quien atajó todos los partidos de ese año. En el clausura 2010 quien atajó más partidos fue el mencionado Javier García, pero para el Apertura 2010, con Borghi como DT, llegó Cristian David Lucchetti (26 partidos) de Banfield. El Laucha ocupó el puesto en la mayoría de los encuentros del Apertura 2010 y el Clausura 2011.

Para el Apertura 2011 llegó a Boca (desde Estudiantes) Agustín Ignacio Orión. Fue titular indiscutido en Boca desde su debut hasta mediados del año 2016, cuando se fue a jugar para Racing. Atajó 203 partidos y ganó 4 títulos, recibiendo sólo 6 goles en su primer torneo jugado. Con Orión, llegó de Peñarol el uruguayo Carlos Sebastián Sosa (9 cotejos, pieza clave de la Copa Argentina 2012, atajando penales en las dos definiciones que participó), pero no se le renovó el contrato.

Para reemplazar a Sosa, del Getafe español arribó Oscar Ustari. Jugó solo una temporada en el club, totalizando 16 matchs. En el medio hubo 5 partidos de Sebastián D´Angelo, quien debutó en Boca a los 23 años de edad, tras pasar por otros clubes en el medio.

Fue Emanuel Trípodi, desde Quilmes, quien ocupó el lugar de Ustari (jugó únicamente 7 encuentros). El último suplente de Orión vino desde España. Guillermo Sara lleva 37 (sólo uno este año) partidos defendiendo la azul y oro y era el portero titular (tras la ida de Orión a Racing) hasta que sufrió una grave lesión. Su reemplazante fue el pibe de 20 años (pero que no es de las inferiores xeneizes) Axel Wilfredo Werner, quien vino a préstamo desde Atlético Madrid, sin opción y sólo atajó en dos partidos. Desde ese entonces, el joven Agustín Rossi llegó de Defensa y Justicia y lleva 50 partidos en el arco Xeneize. Su juventud lo condiciona, a pesar de sus buenos reflejos y ser un buen atajador bajo los tres palos. Convive con decenas de rumores de arqueros que llegarían pero no vienen.

Está claro entonces que: a) Boca no es un gran formador de arqueros; o b) no hay paciencia para que chicos del club ocupen el arco porque varios de los ya nombrados han triunfado en otros equipos pero no se afianzaron en el Xeneize. Por una u otra razón, o ambas a la vez, desde el profesionalismo, los Yustrich, Vacca, Roma, Gatti, Navarro Montoya, Córdoba y Orión cuidaron el arco Xeneize por más de 150 partidos. Ninguno provenía de La Candela ni de Casa Amarilla. Hubo una sóla excepción.

La conclusión es que ese dicho que el Loco Sánchez es el último arquero salido de las inferiores que defendió la portería Xeneize con asiduidad no es una frase completa. La realidad es que desde el inicio del profesionalismo ha sido el único

 

Leandro Valdés

Abogado. Periodista. Escribí Los verdaderos Mellizos de la Boca y  Mística 2000.

Articulos relacionados

Un comentario

  1. Do you have any kind of ideas for composing posts? That’s where I constantly
    struggle as well as I simply end up looking empty screen for long time.

Botón volver arriba