Con 12, es más fácil

La Bombonera volvió a ser una fiesta con público y el equipo le regaló un triunfo y buenos momentos de fútbol.

El 10 de Marzo de 2020 Boca goleó 3-0 al DIM por Copa Libertadores, y sin saberlo, iba a ser el último partido con el Jugador N°12 en las tribunas. Hoy, después de 578, La Bombonera volvió a latir y el público fue fundamental para el triunfo de Boca.

Anoche Briasco tuvo fiebre y hoy se le realizó el test, que dio negativo. Pese a que llegó sin temperatura, Battaglia lo cuidó y puso a Pavón de arranque.

El local salió desde el arranque a buscar el partido frente a un equipo que entregó el balón y esperó. En menos de 3′ Boca generó la primer chance clara, con Fabra recibiendo de Montes por izquierda para meter el centro al segundo palo donde Orsini ganó de cabeza. Morales terminó ahogándole el grito.

A los 8′ Almendra metió un pelotazo largo para la corrida de Orsini que llegó al fondo por la izquierda, enganchó para adentro y descargó para el que lo había asistido, que remató y un desvío mandó la pelota al córner. De ese tiro de esquina, el despeje de la defensa Granate terminó en los pies de Montes que remató de afuera y otra vez atrapaba el balón el arquero.

A los 10´ llegó uno de los momentos para llorar en La Bombonera, cuando la gente recordó a Diego Armando Maradona, que nos había dejado durante la pandemia.

A los 15′ llegó la primer polémica de la noche, cuando tras una buena jugada colectiva, Cardona se la acomodó a Montes que remató adentro del área y el balón dio en el brazo de Guillermo Burdisso, que el árbitro ignoró.

El equipo de Battaglia dominaba el partido y el ritmo de juego, pero fue Lanús que el pegó primero. A los 22′, Cardona recibió en el círculo central y la perdió ante la presión de Ángel González que se la dio a Morgantini que llegó al fondo, desbordó a Izquierdoz y tocó al medio para la entrada de Malcorra en soledad y definir de cachetada para poner el 1-0.

El gol no hizo más que motivar a la gente que empezó a cantar más fuerte y demostró lo importante que es la hinchada de Boca para el equipo. Pasaron menos de 10 minutos hasta que Almendra pusiera un cambio de frente de izquierda a derecha para Cardona que la recibió como 7, dominó y metió el centro al primer palo para el cabezazo de Weigandt que puso el empate.

A los 37, Lanús atacaba y Montes presionó a Esquivel, recuperó la pelota y se la dio a Cardona que tiró un taco de aire en mitad de cancha para Almendra que avanzó 30 metros en soledad y antes de pisar la medialuna se acomodó y sacó el latigazo de derecha para cruzarla y poner el 2-1.

Boca justificaba en el resultado lo que venía mostrando en el juego y pudo llegar al 3ero antes de irse al vestuario cuando Campuzano le metió el pase entre líneas a Pavón que llegó al fondo, enganchó para adentro y en vez de tocar para Vázquez, que ingresó por Orsini que se fue lesionado, decidió rematar, y terminó en un tiro débil a las manos de Morales.

El segundo tiempo, con el ingreso de Molinas por Cardona que salió con una molestia, arrancó con el Xeneize manejando el partido como si fuera una continuación del primer tiempo, y a los 2′ tras un remate de Almendra, la pelota le quedó a Izquierdoz abajo del arco que remató incómodo y la mandó por arriba del travesaño.

Dos minutos más tardes, tras un tiro de esquina, el balón le quedó a Fabra, que hizo un buen partido, puso el pase al área, Sand quiso despejar y habilitó a Vázquez que recibió, controló, enganchó para dejar desparramado a Burdisso y definió al primer palo para el 3-1.

Boca mostraba que se puede jugar bien y ganar, superando ampliamente al rival. Con el resultado en su favor, el Xeneize se dedicó a regular y manejar el balón sin complicaciones, y a los 33′, en una contra Montes le tiró el taco a Molinas que se la tiró larga a Vázquez, encaró y con 2 marcas encima se las ingenió para sacar el remate que Morales, una de las figuras pese a la goleada, mandó al córner.

A los 37′, inmerecidamente, Agustín Rodríguez tomó un rebote y metió un centro al primer palo que encontró a Braghieri que aprovechó la mala salida de Rossi y puso el 3-2.

Boca iba a terminar sufriendo porque Facundo Perez pisó el área, y quedó de frente al arco y cuando iba a rematar, Lisandro López fue al piso y se quedó con el balón.

A los 46′, Weigandt arrancó a correr desde mitad de cancha y cuando pisó el área a toda velocidad, José López lo manoteó y el árbitro cobró el penal. Carlos Izquierdoz agarró la pelota para rematar, Pavón se acercó a pedírselo y se lo dio, y convirtió su 7mo penal en 7 pateados en Boca, para poner el 4-2 y terminar goleando a un rival que estuvo lejos del nivel de Boca.

Volvió el público, Boca jugó el mejor partido del año y muchos juveniles se sacaron el gusto de jugar en La Bombonera con el jugador N°12 alentando y demostraron estar a la altura. Con el triunfo el Xeneize quedó a 2 puntos de entrar a la Copa Libertadores y demuestra que, si se caen los de arriba, está listo para meterse en la pelea.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba