Analizando al principal rival: Boca Juniors.

En esta ocasión analizaremos al peor rival que ha tenido el Xeneize en este semestre y ha sido EL MISMO BOCA.

Generalmente, todas las semanas en Cadena Xeneize ven notas analizando cómo llega, como juega y como puede ser el partido, contra el próximo rival. Esta semana se sortearon los octavos de final de La Copa Libertadores y salió Atlético Mineiro. Se podría hacer un análisis de ellos, pero eso lo dejaremos para más adelante. En esta ocasión, nos centraremos en el peor rival que ha tenido el equipo de Miguel Angel Russo: EL PROPIO BOCA. Es el principal problema a solucionar, pensando en lo que viene: vencer las propias limitaciones, para ser un equipo más competitivo que pueda aspirar a lo máximo. No importa cómo llega River, Mineiro, Flamengo, Palmeiras, ni nadie, solo importa mejorar a este Boca. En el día de ayer, el mundo del fútbol se enteraba de la importante noticia, de que Carlos Tevez no jugara más en el Xeneize. A todos los problemas que tenía Miguel, se sumará ese. En esta nota, nos centraremos un poco en lo que pasaron estos meses, desde el comienzo de la Copa de la Liga, hasta esta semifinal con Racing.

¿Cómo ha sido el semestre del Xeneize? Fue un semestre muy movido, si tomamos en cuenta el partido con Santos y la final con Banfield también. Pero nosotros no nos centraremos en lo que paso en enero, porque eso pertenecía a la temporada anterior. La temporada comenzó el 14 de Febrero ante Gimnasia. 4 meses donde el nivel del equipo bajó y subió en muchas ocasiones, pero que en general estuvo más cerca del piso que del techo. En ese lapso el equipo jugó 23 encuentros, de los cuales ganó 11, empató 7 y perdió 5, convirtiendo 34 goles y recibiendo 16. Mantuvo la Valla Invicta en 9 de esos 23 encuentros, un numero bajo teniendo en cuenta lo que venía siendo Boca entre 2019 y 2020. En la Libertadores 2020 había tenido 8 Vallas invictas en 12 encuentros y en la Superliga 19/20(Alfaro y Russo) tuvo 16  en 23 partidos. Hubo un retroceso en lo defensivo y en el nivel de Esteban Andrada, que terminó repercutiendo en los números. Pero además, esa merma defensiva tampoco se debió a una “manta corta”, ya que el ataque Xeneize no fue de lo mejor. Solo convirtió 34 en 23 (1.47 de promedio), de los cuales 16 fueron solo en 4 partidos (Velez, Defensores de Belgrano, Atlético Tucumán y The Strongest). Si tomamos en cuenta los 19 partidos restantes, solo suma 18 goles. Es un numero demasiado bajo para un plantel con la jerarquía de Boca. El dato más alarmante se dio en las últimas fechas, donde el equipo de Miguel solo convirtió goles en 2 de los últimos 7 encuentros (River y The Strongest). Ante Barcelona (2 veces), Patronato, Santos y Racing no pudo convertir.

El semestre comenzó con una seguidilla de flojos partidos ante Gimnasia y Sarmiento en la Bombonera, con sendos empates. En el medio, un triunfo en Rosario ante NOB, que fue merecido aunque sin sobrar demasiado. La victoria agónica ante Claypole siguió acrecentado las dudas, pero ahí llego un partido totalmente fuera de contexto. Tocaba Velez, quizás el mejor equipo de la Copa de Liga y el Xeneize lo goleo 7 a 1. A partir de ahí, con la lesión de Cardona todo se complicó. Llego el cambio de sistema, la línea de 5 para enfrentar a River, Independiente, Defensa y Justicia. El equipo no jugo bien ninguno de los 3 encuentros, pero no perdió. En el medio otra derrota en la Bombonera ante Talleres, pero en ese caso con línea de 4. Unión en Santa Fe fue un momento de alerta. Otra vez línea de 5, pero sin generar nada y perdiendo 1 a 0. Ese llamado de atención derivo en cambios. Al partido siguiente, llega Atlético Tucumán y el ingreso de la MVA (Medina, Varela y Almendra). A partir de ellos (principalmente de Varela y Medina), el equipo comenzó a jugar mejor. Llegaron las 5 victorias consecutivas, para encaminar la clasificación en Libertadores y en la Copa de Liga. Creo que gracias a esa seguidilla es que Boca pudo sobrevivir en todas las competencias. Luego Russo dio descanso a algunos, que terminaron significando derrotas en Guayaquil y Patronato, para meterse en una dinámica negativa, de la cual costó salir. Llego River y ya sabemos lo que paso. Muchas ausencias en el Millonario, hacían pensar en un partido para ganar con tranquilidad. Se consiguió la ventaja, pero el equipo jugo mal y terminó sufriendo el empate. Gallardo le dio la chance a muchos chicos de Reserva, que llevaron al Xeneize a estar cerca de un papelón. Finalmente todo se definió en los 12 pasos y Agustin Rossi se convirtió en el héroe. ELIMINAMOS A RIVER. Quizás lo mejor de estos 4 meses. Quedaban 3 partidos (o 4 dependiendo de los resultados). Fueron 3, donde el equipo pudo conseguir la clasificación a Octavos de Libertadores, pero que terminaron con una eliminación por penales con Racing en las semifinales de la Copa de la Liga. 23 partidos, de los cuales muy pocos fueron para rescatar y muchos son para olvidar. Eso fue el Boca de Russo este semestre.

En cuanto a estadísticas nos encontramos con un Boca que figura 5to en goles convertidos en la Copa de Liga y 6° en goles concedidos. Además, luego de River y Colon es el 3ro con más ocasiones claras creadas. Figura en el 7mo puesto en posesión con 54.5%. El dato más llamativo es que esta en el puesto 20° en disparos intentados. Solo 8.8 tiros por partido. Muy lejos de los 13.1 de River. Solo Lanús, Defensa, Independiente, Huracán, NOB y Aldosivi patearon menos. En la Copa Libertadores figura en el puesto 21° en goles convertidos, en el puesto 20° en ocasiones claras creadas y en el puesto 30° en disparos por partido ( Solo Deportivo La Guaira y Universitario intentaron menos disparos). Estos datos demuestran que el Xeneize está siendo un equipo muy poco productivo en el ataque.

   

En el rubro de estadísticas individuales hay poco para destacar. Sebastián Villa es el goleador de la temporada con 8 goles, mientras que Carlos Tevez tiene 4 e Izquierdoz 3. En asistencias lidera Edwin Cardona con 6, mientras que Frank Fabra tiene 5 y Carlos Tevez 3. Del resto solo se puede destacar a Lisandro Lopez e Izquierdoz en la dupla central y a Alan Varela en el mediocampo. Lopez tiene un promedio de 2.2/2.6 quites, 1.6 intercepciones, 4 despejes y 63% de duelos ganados en Copa de Liga, mientras que Izquierdoz suma 1.5/1.8 en quites, 2.2 intercepciones, 1.8 despejes y un 70 % de duelos ganados en Copa de Liga. Alan Varela suma un 88% de precisión en pases, 66% en pases largos, 1.5 en quites, 1.3 intercepciones y 1 despeje.  Su déficit está siendo en los duelos. Solo gana 2.7 por partido con un 44%, un numero bajo para un volante central, aunque en Copa Libertadores esos números mejoran a 4.5 duelos ganados (53%). El líder en Chances creadas, es Edwin Cardona con 1.9, seguido por Tevez con 1.5 y Fabra con 1.4. Sebastián Villa es el mejor gambeteador, con 3.1 por partido en Copa de Liga y 2.6 en Libertadores.

¿Cómo ha formado el equipo en estos meses? El Xeneize comenzó ante Gimnasia con un 4-2-3-1 con Villa por derecha, Cardona por izquierda, Tevez de enlace y Zarate de 9, en la primera fecha. Ante NOB con la ausencia de Tevez, se dio un cambio importante. Russo por primera vez apostó por el 4-3-3. Villa de extremo izquierdo, Cardona de interno izquierdo y Medina debutando como interno derecho. En esa ocasión, con “Toto” Salvio como extremo derecho, lo que le daba más lógica. Lo sociedad Cardona y Villa, por esa zona, fue lo mejor. Ante Sarmiento repitió formación, pero se dio la grave lesión de Salvio. El ingreso de Obando, cambio de extremo a Villa y eso perjudicó al equipo. Ese mismo sistema se mantuvo ante Velez, con la vuelta de Tevez por Zarate y el ingreso de Maroni por Salvio. La dupla de colombianos destruyo a Velez, 7 a 1 para sorpresa de todos. Luego, como mencionamos hoy, llegaron los partidos de línea de 5, sacando 5 puntos de 12(River, CAI, D y J y Unión). Después, se dio la llegada de la MVA y el 4-3-3 para la racha de triunfos. Ante Santos volvió Pavón y con eso, un reemplazo a lo que faltaba desde la lesión de Salvio. Pero el equipo no terminó de funcionar.  Para los últimos encuentros ante The Strongest y Racing, volvió la línea de 5. La realidad es que a Boca siempre le ha faltado algo. La línea de 5 la utiliza mal. Los centrales no tienen salida, no conducen y Boca se termina ahogando en sus propias limitaciones. La altura de los carrileros en general no es la adecuada y además Villa y Tevez rinden menos. Con estos problemas de funcionamiento, a Boca le ha faltado siempre un 9, que disimule las falencias. Soldano no cumplió las expectativas nunca y Abila en este semestre no tuvo chances. Tevez fue el 9 y salvo algunos partidos, en general se lo vio fastidioso (Principalmente, al final). Además, Russo con sus cambios nunca ha sido capaz de corregir sus propios problemas.

GIMNASIA. INICIO DE TORNEO
ANTE VELEZ Y EL 4-3-3
SIN CARDONA VINO EL 5-2-3 ANTE RIVER
COMIENZO DE LA MVA ANTE TUCUMAN
4-3-3 CON PAVON EN EL EQUIPO ANTE SANTOS
4-3-3 ANTE RIVER, CON ROJO EN EL EQUIPO

 

5-3-2 ANTE RACING EN LA SEMIFINAL.

Cuáles serán las claves para el próximo semestre:

  • EL POST TEVEZ. Carlos dejará el club y es una baja muy importante. El ultimo jugador del plantel que sabe lo que es ganar la Libertadores. Se desgastó y deja el Xeneize, luego de un semestre complicado, por la salud de su padre y por cosas extra futbolísticas. Si Tevez no iba a estar con el hambre que tuvo en 2020, lo mejor es que cambie de aire. El Hincha de Boca no lo olvidara jamás y siempre le dirá GRACIAS. El Consejo del fútbol tendrá que reemplazar la jerarquía de Tevez, con un 9 importante.
  • La llegada de un centro delantero. Sin Tevez, que jugo todo el semestre incomodo ahí, el equipo debe buscar una referencia. Con un 9 de área y de más oficio, se puede disimular la falta de funcionamiento que el equipo tiene. Por eso, el Xeneize debe salir al mercado a buscar un 9 de jerarquía. Con él, las chances de ser más peligrosos se multiplicaran. El semestre pasado solo nos había quedado Soldano. Es momento de poner en ese lugar, un jugador que sea una preocupación para los rivales.
  • Miguel es un técnico de gestión y no tanto de potenciar jugadores. En épocas de mercados de pases complejos por problemas con la moneda, el entrenador tendrá que dar un plus. Además, debe entender que con lo que el equipo demuestra no va a alcanzar. Autocritica, trabajo y algunos cambios.
  • Importancia de los laterales. En el fútbol actual es un puesto clave. Tener laterales que puedan culminar jugadas en ataque sea por desborde o pique al espacio, es una gran ventaja. Hoy, el Xeneize solo tiene a Fabra con esa característica, que suele mostrar su talento en cuenta gotas. Hay que reforzar esa zona, para volver a ser competitivos. Con 2 laterales buenos en ataque, se puede jugar 4-2-2-2, 4-3-1-2 o con el sistema que se quiera ya que el equipo atacará mejor. No se puede seguir improvisando.
  • CARDONA: El colombiano ha tenido un semestre complejo desde lo físico. Sumado a eso, la Miocarditis lo dejo sin mucha actividad, sobre el final. Terminó el semestre muy mal físicamente y la Copa América le sacará la chance de hacer una pretemporada. Hay que ponerlo bien, porque probablemente con la MVA sola en el medio no alcance. Se necesita de un volante como el “Gordo”.
  • Varela y 10 más. El juvenil ha demostrado estar más que capacitado para ser el 5 de Boca. Quizás necesita algún socio en el medio, pero él igual ha sido de lo más regular del equipo. Seguramente el próximo semestre lo tenga como titular y con la chance de seguir demostrando que estamos ante un futuro crack.
  • Problemas con la conformación de la lista de Libertadores. Ante tantas bajas (Buffarini, Mas, Jara, Zarate, Soldano y Tevez), las posibles bajas (Capaldo, Andrada o Rossi, Maroni y Obando), algunas que se pueden dar (Pavón) y la lesión de Salvio,al equipo le puede quedar una lista muy reducida y con pocos delanteros. De una planilla de 35, podrían quedar solo 23 disponibles y se podrían sumar solo 5. Tendrá que ser muy preciso el Consejo del fútbol y Russo, para tomar las mejores decisiones. Además, entre los 28 jugadores tendríamos 7 u 8 juveniles con pocos minutos en primera. Esperemos que un brote de COVID no nos complique más las cosas.

 

El Balance del semestre termina siendo irregular. Se consiguieron algunos objetivos, pero sin juego, sin funcionamiento y con una derrota ante Racing en el medio, que tan cercana a la caída con Santos, duele más. Otra semifinal perdida. Ahora se viene lo más importante. Russo, el consejo y este plantel, deben prepararse con todo para buscar el premio mayor. Ahora sin Tevez.. GRACIAS POR TODO CARLITOS

 

 

 

 

Esteban Sanchez

Bostero, Riquelmista y Messista.. En mi equipo siempre juega Leandro Paredes.

Articulos relacionados

Botón volver arriba