El Silencio de los inocentes

No siempre callar beneficia.
Prever, aclarar, notificar, prevenir, son palabras que en la jerga cotidiana tienen cada vez menos uso.
Estamos frente a una pandemia provocada por un virus que ataca sin mirar qué camiseta defendes ni a qué país representas.
Un virus que ha llegado a todos lados, hasta lugares remotos que nunca llegarán ni los servicios esenciales, pero él sí los conquistó. Desde lugares desérticos hasta lugares helados.
Ahora bien, sabiendo esto, y si sumamos las condiciones que estamos viviendo desde nuestro país y los países vecinos, lo primero que debemos hacer es PREVER.
(Preparar o disponer con antelación los medios necesarios para disminuir los efectos negativos de una acción.)
Es hacer futurología acertada.
Si estamos en pandemia, la posibilidad de tener un caso positivo que previamente fue negativo es probable.
ACLARAR que este tipo de situaciones puede suceder y van a suceder con nuestro club y con otros clubes ninguno está exento.
NOTIFICAR al plantel de primera división, que si estas circunstancias ocurren, estaremos sujetos a las legislaciones de cada país hacia donde viajamos
Cada jugador debe saber si viaja a determinado país, cuáles son las consecuencias respectivas que deberán cumplir al dar un test de PCR +.
PREVENIR: Los clubes debe exigir a la Conmebol no subir a ningún avión sin tener el respectivo resultado negativo y no enterarse del resultado al llegar al otro país, esto ya pasó con un jugador del Santos que fue “repatriado” en avión sanitario.
En el futbol actual, tiene más poder Washington que la salud de los jugadores, que no son más que trabajadores bien pagos y bien asistidos.
Debemos tratarlos como tal, que no solo conozcan su trabajo, sino también las condiciones y medio ambiente del trabajo CYMAT a la que van a ser expuestos, con sus respectivas consecuencias, y tener resulta la situación antes de que ésta se produzca.
El sentido común, es el menos común de todos los sentidos. Jugar una Copa
“Covid”Libertadores sobre el hastío del personal de salud, el deceso permanente de compatriotas y amigos de toda Latinoamérica, las secuelas que vemos a diario , poniendo en juego la seguridad de los trabajadores , jugadores , que pueden ser infectados por distintas cepas, depende de los países que visiten utilizando reglas propias sin cuarentena posterior, por disposición de Conmebol que por momentos pone sus reglas y al terminar el cotejo aparecen las reglas de los países que serían las que hay que respetar.
Un día seremos serios , y creceremos como nación y como continente.
Por ahora sólo somos dependiente del dinero, que hace que la pelota ruede y la tiza se detenga.

Dr. Rubén Mingroni

Médico y Socio del Club Atlético Boca Jrs.

Articulos relacionados

Botón volver arriba