Expectativa versus Realidad

La sola mención que Juan Román Riquelme iba a realizar declaraciones públicas, por primera vez, desde su asunción como vice segundo y responsable absoluto del manejo del fútbol en Boca Juniors, generó un verdadero cisma en las redes sociales. Y por consecuencia, en todos los medios de comunicación.

Como ocurre desde la irrupción del ya mitológico festejo en modo “Topo Gigio”, cada aparición del ex 10 xeneize sirve para encender todo tipo de comentarios (en todos los ámbitos) y dividir aguas.
No existen los neutrales cuando de Riquelme se habla. Y por supuesto, en el micro mundo periodístico, mucho menos.

HABLA ROMÁN, se anunció desde la cuenta de Instagram @Bocapredio. Sí, la misma que generó tremenda discordia y, para muchos, la gota que rebasó el vaso para determinar la salida de Mario Pergolini, apenas tres días antes.

Segundos bastaron para que la noticia se instale en todos los portales y diferentes medios deportivos (y los que no lo son, también).

El objetivo de la novel cuenta de Instagram, en primera instancia, estaba cumplido. En un abrir y cerrar de ojos, los seguidores hicieron estallar los números. De poco más de 6000 pasó a más de 100.000.

¿Locura por escuchar al dirigente o fidelidad a la figura del extraordinario jugador que fue?
Un poco de todo seguramente…

“Es una entrevista y va a hablar de la renuncia de Pergolini”, aventuraba alguno.
“Por fin, luego de un año y medio, va a dar explicaciones sobre su gestión en el club”, afirmaban otros.
“Los conflictos internos empujaron a Riquelme a tener que hablar”, con admirable firmeza sentenciaban por allí.

Al rato, y acercándose la hora de oír la palabra más buscada por el periodismo en general, se comenzó a “bajar la espuma”… “Es grabada. Una entrevista corta, de aproximadamente 15 a 20 minutos”.

Tiempo más que suficiente para poder ocupar varias páginas en los diarios y largas horas en cualquier programa de TV…

LA EXPECTATIVA QUE SE GENERÓ FUE POCO RAZONABLE.
Y LAS ANSIEDADES AUTOGENERADAS POR ALGUNOS PERIODISTAS, IRRACIONALES.

El preciado momento duró exactamente 59 segundos…
“¿Era esto? ; ¿Es joda?; ¿ Esto es lo que tenía para decir? , bramaron desde sus redes personales quiénes creyeron que el vice segundo iba a disparar títulos por doquier.
Pues nada de eso pasó.

JRR simplemente dio un brevísimo mensaje en video y separado en dos capítulos.
Básicamente, para los que esperaban un memorando detallado de sus actos, no dijo nada. Y sí, es verdad, para quienes se (auto)generaron un virtual festival de declaraciones explosivas, no dijo nada…

Lo que de una buena vez y por todas deben (y debemos) entender los periodistas, es que los intereses y deberes de los protagonistas, en este caso, Román Riquelme, no siempre son concordantes con los de los medios de comunicación. Y a no indignarse por ello.
Es simple. Sin promesa directa, no hay lugar al reclamo.

NUNCA DESDE EL ENTORNO DE RIQUELME, NI MUCHO MENOS DE ÉL MISMO, SE DIO A ENTENDER QUE HARÍA UN BALANCE DE GESTIÓN. O QUE DARÍA DETALLES SOBRE EL DÍA A DÍA DEL EQUIPO.

Lógicamente que desde mi función de periodista, quisiera escuchar al máximo encargado del fútbol en Boca. Tampoco me desespera, soy sincero. Aunque creo que sería bueno que evalúe hacerlo.

De todos modos, desde nuestro lugar, transmitir indignación en forma de reproche, como si hubiera obligación que se cumplan nuestros deseos como si fueran órdenes para los personajes en cuestión, deja mucho que desear. No es correcto apuntar a otro, por no hacer lo que hubiésemos querido.

Entonces se genera una EXPECTATIVA, hacia el gran público, desmesurada, que inevitablemente, termina chocando de narices con la REALIDAD.

Marcelo Gonzalez

Papá de Ciro . Socio de Boca. Periodista. 22 años siguiendo y comentando los partidos de Boca por Radio Cristal de Entre Ríos.  Comentarista y Director Periodístico de Cadena Xeneize.

Articulos relacionados

Botón volver arriba