Papelón

Con goles de Villa y Maroni, Boca le dio vuelta el partido a Claypole y va por Defensores de Belgrano por la Copa Argentina.

Boca arrancó su participación en la Copa Argentina, pero nadie le informó a los jugadores que debían jugar un partido frente a Claypole. O esa fue la sensación después de ver el partido. El Tambero, recién ascendido de la D a la C, pareció el Santos subcampeón de América, el Racing que casi deja afuera a Boca o el Inter que no pasó porque pateó peor los penales.

El Xeneize tenía la chance de levantar el nivel de juego frente a un equipo semiprofesional y arrancar a mostrar algo de lo que necesita para encarar el torneo y el clásico que se viene frente a River en 15 días. Ocurrió todo lo contrario, el conjunto del sur de la provincia de Buenos Aires dominó los primeros 30 minutos, con Capaldo superado cada vez que lo encaraban, con Zambrano y López sin poder frenar a nadie y con Medina como única cara en defensa ayudando a Javi García, que estando 0-0, tapó un mano a mano clave.

A los 29, tras un centro desde la derecha, y luego de dos rebotes, primero en el travesaño y luego con una tapada del arquero Xeneize, Landaburu la empujó con el arco en soledad. Claypole metía el batacazo frente un rival que nunca salió a jugar el partido.

A partir de ahí, el equipo del ascenso se replegó y el equipo de Russo empezó a “crecer” y a buscar el empate, primero lo tuvo Zeballos, que reventó el travesaño, y enseguida Cardona la piso contra el córner, puso el pase al hueco para la entrada de Villa que dejó a un defensor en el camino y remató fuerte al medio del arco para poner el 1-1, que era injusto por lo que había mostrado uno y otro.

En el complemento Boca se vio con la obligación de salir a buscar el resultado, pero siguió siendo el mismo equipo apático que en la Copa de la Liga, sin ideas, siendo un equipo muy largo y partido, sin jugadores que puedan conectarse. Cardona, Medina y hasta Villa, intentaban generar juego sin lograrlo porque no encontrar compañeros para conectarse.

A los 27′ Russo mandó al campo a Soldano y Maroni, buscando el gol, ya no importaba como, solo había que ganar y 4 minutos después lo iba a conseguir, cuando Cardona la puso al área para Maroni que recibió de espaldas, se dio vuelta y remató de derecha frente a un arquero que se tiró antes y fue complice en el 2-1.

El Xeneize hacía lo que tenía que hacer, ganarle al campeón de la D, pero no como correspondía, porque tiene un plantel, un presupuesto y la historia de equipo grande a nivel Mundial. Así y todo, el Tambero buscó y tuvó la chance de empatar, primero con una salvada de Javi García mano a mano, luego un cabezazo que se fue ancho y sobre la hora, un remate cruzado que si entraba no sabíamos que podía pasar.

Boca ganó y no mucho más, sigue en deuda de juego, hoy jugaron nombres que se piden desde hace rato y tampoco respondieron. Siempre creemos que el Xeneize no puede jugar peor y semana a semana el equipo parece tomar el desafío y superarlo.

El plantel, pero principalmente, el cuerpo técnico, tienen que reaccionar, basta de Zambrano, basta de Capaldo de 4, basta de jugar sin 5 de marca, basta de innovar con cosas raras, basta de querer jugar con pases a 30 metros, basta de este Boca apático que no juega a nada y hay, cada vez más, varios ciclos cumplidos y no solo dentro del campo de juego. Si no se cambia YA, el golpe va a ser muy fuerte y va a dejar muchas secuelas.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba