Russo le ganó a Gallardo

Boca, con 10, terminó empatando con River 2-2 y sigue con chances de llegar a la final de la Copa Maradona. Wanchope y Villa los goles

Pensando en Santos, Boca salió a jugar el primer del año contra River un partido clave por el grupo A de la Copa Maradona. Por eso Miguel Ángel Russo puso el equipo que viene jugando la Copa Nacional con 3 titulares para reforzar y enfrentó a un equipo casi titular en su totalidad.

El Xeneize se paró con 2 líneas de 4 para aguantar al Millonario que manejó la pelota durante gran parte del partido (terminó con 72% de posesión) pero nunca pudo superar a la defensa de Boca en los primeros 45′, pese a que los 2 minutos Mas la perdió frente a Montiel que se la dio a Santos Borré que remató y Andrada salvó a Boca, en la única jugada clara creada por los de Gallardo en el primer tiempo.

A los 10′ Capaldo juega en la mitad con Zárate que la aguantó, soltó con Emanuel Mas que metió un centro cruzado a la espalda de Rojas para que Ábila, que le ganó la posición a Díaz, defina como 9 para el 1-0, cuando parecía que los de Núñez estaban más cerca del gol.

River siguió buscando y tras un córner que despejó Zambrano, Carrascal agarró de volea para reventar la pelota en el palo, el local se salvaba del empate. Boca respondió enseguida con una contra que arrancó Villa por derecha que, tras una buena jugada colectiva, termina con un remate de Capaldo que tapa bien Armani.

El visitante seguía manejando la pelota, pero sin generarle peligro a Andrada. A los 28′ Campuzano, tras un codazo a Carrascal, zafó de la expulsión, que hubiera sido justa. El colombiano, hasta ahí, era de los mejores del equipo que era el que más incomodaba a los jugadores de la banda.

Boca se fue al vestuario con una sensación de que le estaba saliendo el partido que intentó jugar, además de la ventaja en el resultado. Parecía que en el entretiempo se podría haber venido algún cambio por Zárate, que no estaba encontrando los caminos, o por Campuzano que se había salvado de la expulsión y se exponía demasiado.

En el segundo tiempo Gallardo metió a “Nacho” Fernández y Matias Suarez, para sumar más titulares buscando levantar el tanteador. Pese a eso, fue Boca el que tuvo la primera con Mauro que entró al área por derecha, recibió el pase de Cardona, y nunca pudo rematar.

Encima a los 8, tras una buena salida del fondo, Buffarini se la puso larga a “Wanchope” que encaró a Armani que salió rápido y tapó cuando Zárate aparecía solo por la izquierda para el 2-0 y liquidar el partido, pero el 9 “no lo vio” según declaró luego del encuentro.

Era el mejor momento del equipo de Russo, y mandó a cancha a Soldano y Tevez por los 2 delanteros titulares, y apenas 60″ más tarde Campuzano volvió a pegar en el rosto a un rival y se llevó la 2da amarilla, una jugada que también valía para roja directa.

Con 10 Boca siguió yendo para adelante, Tevez habilitó a Villa que encaró y remata bien para ganar un córner frente a Armani. Luego de eso el entrenador visitante metió 2 cambios que terminaron golpeando al local, las entradas de Girotti, que anotó el empate, y de Ferreira, que asistió a Borré en el 2-1, además del ingreso de Ponzio, que terminaron siendo lapidarias para el Xeneize.

Parecía que terminaba en goleada para los visitantes, pero Enzo Perez, que estaba amonestado, bajó de atras a Capaldo y a partir de ahí River se replegó y Tevez entendió que lo podía empatar, a punto tal que encaró, juntó rivales y se la dio a Villa que se la terminó picando al arquero de la selección Argentina para sellar el empate.

Boca lo pudo ganar, lo pudo perder, pero lo terminó levantando y empatando, hace un tiempo estos partidos se perdían, pero hoy termina siendo un resultado que sirve, porque sigue dependiendo de si mismo y solo habrá que vencer a Argentinos y no convertir menos goles que el rival de hoy, si es que gana.

Russo podrá irse a dormir tranquilo, sabiendo que no lo dejó jugar cómodo al equipo que, para el periodismo de grandes medios, es el que mejor juega en el fútbol argentino. Con un equipo con varios suplentes, supo incomodar al equipo que contará con muchos de estos jugadores para jugar con Palmeiras, y cuando ingresó Carlitos, hasta lo pudo ganar. Boca está encaminado, arrancó bien el 2021 y el miércoles tendrá que revalidar y demostrar que el empate valió más que un punto.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba