“Auguro épocas de gloria para Boca”

El que suelta la frase es el exlateral xeneize Luis Abramovich en diálogo con ConectadosXBoca.

“Pertenecer al mundo Boca es todo. Ha trazado mi vida. Mi vida es Boca y mis dos hijos”. Luis Abramovich abrió su corazón en una larga entrevista con ConectadosXBoca, que se emite todos los días por Cadena Xeneize. El exlateral xeneize hizo un repaso por los siete años que jugó en la Primera y también de la tarea que desempeñó en las inferiores.

“Llegué a Boca en el 86.  Los dos primeros meses estuve lesionado y ví los partidos desde la tribuna. Enseguida noté el ADN de Boca: un quite y la gente se tiraba de cabeza. El sacrificio es uno de los pilares para jugar en Boca”, relata el “Ruso”, que disputó 251 partidos con la camiseta azul y amarilla.

“Fueron épocas de vacas flacas y problemas económicos. Por eso ganar la Liguilla fue algo muy importante, hay que ponerla en ese contexto. Fue impresionante el festejo. De Rosario hasta la Bombonera festejando con los hinchas. Cuando llegamos a la Boca la cancha explotaba. Ahí te cae la ficha de lo que es el Mundo Boca”, agrega.

“He tenido pertenencia con el club. La gente aún me sigue reconociendo después de tanto tiempo. Además estuve 9 años en la formación de juveniles”, indica Abramovich.

Jugaste en una línea de fondo que era áspera…

“Si. Yo los cargaba a Hrabina, a Higuaín, a Musladini. Había más lucha que juego en esa línea de fondo. Yo era un poco más de juego que ellos (risas). Hablando en serio: yo creo que hay que tener coraje para jugar en Boca, porque es un monstruo y te puede paralizar. A veces uno no es tan consciente. Pero uno avanza por inercia y no se pone a pensar tanto”.

¿Antes los laterales eran mejores?

No. Hoy los jugadores son atletas. Y los laterales son mucho más importantes. Antes era desvalorizado el puesto hasta para firmar contrato.  Hay más versatilidad táctica. Me favorecería para jugar, porque se hacen más relevos, podés atacar y te respaldan. Todo se mueve mucho más. Me podría haber destacado más”

Menotti

“César trabajaba mucho en ofensiva y en la parte anímica, te liberaba de toda presión, que eso para el jugador es clave.  Te daba un valor agregado. Transmitía muy claramente sus conceptos, le llega mucho al jugador. Fue una suerte tenerlo como técnico”

La Bombonera

“La Bombonera es un estadio increíble, la pasión, el aliento de la gente. Lo que la hinchada ha empujado a lo largo de la historia. Lo que se siente en esa cancha es único. Boca ha marcado el camino siempre y tiene un estadio único”

¿Qué es Boca en tu vida?

“Tuve pertenencia, fui feliz porque participé en la historia, aunque sea en una pequeña cuota parte. Pertenecer al mundo Boca es todo.  Uno tiene una pasión que es el fútbol. Boca ha trazado mi vida. Mi vida es Boca y mis dos hijos”.

¿Cómo ves a Boca después del campeonato logrado?

“Mirá, no es un dato menor que Russo haya jugado con un 5 como Campuzano que sale jugando, pide la pelota. Y el equipo que se haya parado 15 metros más adelante. No es un dato menor. Los  cambios están a la vista. Auguro épocas de gloria para Boca. Todo el cambio que se produjo viene de la mano de Román. Le hizo muy bien al Mundo Boca. Lo veo a Román y me veo en la década del 2000.

¿Te hubiese gustado jugar con él?
“Hubiese sido genial jugar con Riquelme, me hubiese destacado mucho más, me hubiese potenciado. Compartí cenas con él y cuando lo escuchás hablar de fútbol te das cuenta que sabe mucho. Es muy sencillo para expresarlo. No me caben duda que está muy capacitado para el puesto que tiene. Los resultados están a la vista. Es muy saludable”.

 

¿El mejor equipo que integraste?

“El mejor equipo fue el del 91, que terminamos primeros invictos. Y si no pasaba lo de Chile, ese equipo ganaba la Libertadores. Pero es difícil elegir porque todos los momentos en Boca son inolvidables”.

Estuviste nueve años en la formación de juveniles en Boca. ¿Por qué no salen laterales?

“Surgen laterales. Por ejemplo, con Molina y Weigandt tuve la suerte de estar en la formación. Hay que decirles a los pibes que también es valioso jugar de lateral, incluso que puede ser el camino más fácil para llegar a Primera. El tema es que Boca no te da la posibilidad de promocionar a tantos juveniles, siempre hay que salir campeón.  Es un gran embudo, es imposible lograr, como pasa en otros clubes, que lleguen muchos juveniles a Primera. Bianchi fue el que mechó más juveniles, pero la coyuntura ayudaba. A veces no podés probar y vas a lo “más seguro” con un jugador consolidado”.

¿Y ahora como ves la nueva etapa?
“Están el Mono Navarro Montoya, Giunta, Pico, gente con pertenencia, en las inferiores del club. Es un gran logro de Román tener gente con historia e idónea.

 

 

Articulos relacionados

Botón volver arriba