Made in Colombia

Serna, Barrios y Campuzano. Colombia y su aporte al puesto de volante central xeneize, en los últimos tiempos.

En enero de 1998, cuando Mauricio Serna llegó a Boca, empezó una relación entre el Xeneize, Colombia y la camiseta número 5, que nos daría muchas satisfacciones. “Chicho” gano de todo en el Xeneize, hasta que se fue en 2002, dejando lugar a volantes centrales de todos los estilos como los Battaglia, Cascini, Gago, Banega, Erbes, Somoza, Cubas (entre los nombres más importantes que se fueron quedando con el puesto). Pasaron 14 años sin nombres colombianos en ese puesto y aunque Fabian Vargas dejo una muy buena imagen, lo hizo en otras posiciones cercanas a esa (generalmente jugo de doble 5 o de volante por un costado, pocas veces fue el 5). Los últimos años Xeneizes, si han quedado marcados por el aporte de los colombianos en ese puesto. Wilmar Barrios primero y Jorman Campuzano después, han logrado imponerse (ambos empezando desde atrás en la consideración técnica), para terminar siendo importantes en nuevas conquistas del club Xeneize. Junto con Wilmar, también llego Sebastián Pérez, al cual por error Guillermo quiso incluir en el lote de los volantes centrales, cuando estaba mas preparado para ser un Fabian Vargas, que un Serna. Terminó siendo desperdiciado. En esta nota haremos una comparación del juego de los colombianos y su aporte a los distintos equipos Xeneizes campeones.

Mauricio Serna (1998-2002): “Chicho” jugo 123 partidos en el xeneize. Jugador clave en el Bicampeón del 98-99, que estuvo 40 partidos invicto y muy importante en el segundo semestre del 2000, con otro título local y la Intercontinental contra el Madrid. Su último título en Boca, fue la Libertadores 2001, donde también tendría grandes actuaciones. Su paso por Boca terminó en 2002, cuando salió lesionado contra Olimpia, en la Bombonera por Libertadores, en la serie que terminó con eliminación del Xeneize. Serna era un 5 completo. Aguerrido, bien ubicado, inteligente, con buena capacidad de pase. No era de esos 5 que tenía que hacer grandes desplazamientos físicos, porque él siempre estaba donde la jugada lo requería. Los equipos de Bianchi, muchas veces poblaban el mediocampo con buena recuperación de pelota y eso lo ayudaba. Sin embargo, también ha compartido mediocampo con Navas, Basualdo, Gustavo Barros Schelotto, igualmente “Chicho” siempre cumplía. Basualdo y Cagna fueron sus socios en el 98-99, Battaglia y Basualdo lo fueron en el 2000 y Villarreal y Traverso en el 2001. Mediocampos preparados para cerrar espacios por dentro, para cuidar al mejor Román, con el aporte de los laterales para atacar por afuera.

En cuanto a las características de Serna, como mencionamos recién, “Chicho” tenía como mayor virtud, su ubicación. Delante de los centrales, con 2 volantes a los costados, estaba pendiente de los movimientos del rival, con mucha lectura para saber por dónde terminaría la jugada. Eso le permitía recuperar mucho, sea por quites o intercepciones. Si tenía que defender con grandes espacios, quizás le costaba más. El sistema de Boca lo ayudaba mucho, porque Bianchi potenciaba sus características. En cuanto a la parte ofensiva, Serna era un jugador muy simple, inteligente, pero la principal característica era la simpleza. Siempre a 1 o 2 toques, muy pocas veces más que eso, su objetivo principal era hacerle llegar la pelota a Riquelme, un jugador que sabía ubicarse muy bien para recibir. Serna buscaba en corto con Román y cuando veía la posibilidad, buscaba la salida con los laterales. En esa época casi no existían los extremos que seguían a los laterales, entonces en salida cada vez que el lateral se proyectaba, podía recibir en el inicio. Precisión en pases largos, buena efectividad en pases cortos, rompiendo líneas si encontraba el pase seguro. Sin tomar tantos riesgos, pero efectivo, ese era “Chicho”. Su debilidad estaba en defender en espacios amplios, en sus conducciones cuando no encontraba pase o en el juego aéreo por su altura. En comparación con Barrios y Campuzano, en Serna podemos encontrar buenas actuaciones en las grandes citas. Clásicos con River, Intercontinental con Madrid, partidos importantes de Libertadores 2001, en esos partidos casi siempre “Chicho” demostraba su inteligencia, personalidad y experiencia. Eso es algo en lo que Wilmar quedo en deuda y que Campuzano todavía no pudo jugar. Serna marcó una época (en el equipo ideal de América en 1998, 2000 y 2001), pero la hizo en un equipo y con un técnico que marcó la historia de Boca. Quizás, esa sea la principal desventaja de los 2 colombianos más actuales. Bianchi hay uno solo.

Wilmar Barrios (2016-2019): En agosto de 2016, se confirmó la compra de Wilmar Barrios, en aproximadamente 3 M de Dólares. El colombiano venia de mostrar un gran nivel en el Tolima y empezaba a ser parte de la selección colombiana. De entrada, se veía un jugador con una capacidad física formidable, pero desordenado en sus recorridos. En sus inicios le toco esperar, porque Boca jugaba con un 4-2-3-1 con Pérez, Bentancur; Pavon, Tevez, Centurión; Benedetto y el colombiano no tenía lugar. Su debut de titular, se dio en una eliminación por Copa Argentina ante Central, partido en el cual terminó saliendo en el entretiempo, algo que lo relegó un poco. El regreso de Gago a finales de 2016, lo relego aún más y solo jugó 79 minutos en el primer semestre. Fue en el comienzo del 2017, cuando empezó a tener más oportunidades, en un principio de interior al lado de Gago y a veces como el 5. Después de un fatídico 1-3 contra River y con la salida de Bentancur al Sub 20, Guillermo opto por armar el 4-3-3, con Barrios de 5, con Gago y Perez a su lado. El Xeneize termino festejando el título de campeón de ese torneo 16-17, con grandes actuaciones de Wilmar ante NOB, Independiente, Aldosivi en el tramo final. La Superliga 17-18, también lo tuvo con un gran nivel desde el comienzo y la ventaja sacada en el primer semestre, le alcanzaron para coronar con el título. Otro gran torneo de Wilmar. Su 2018 ya fue más irregular, en medio de rumores de lesiones y cuidados para poder jugar el mundial, su relación con la dirigencia se fue desgastando. Fue clave en la clasificación a octavos de final, con grandes actuaciones ante Junior principalmente. Nivel muy alto en cuartos ante Cruzeiro y Palmeiras en Semis. Su gran déficit siempre serán los partidos contra River. Gallardo encontraba la forma de limitar sus capacidades y lo incomodaba. Su flojo encuentro en la Supercopa 2018, en el 0-2 en Superliga o la injusta expulsión en Madrid, terminaron desdibujando un poco su paso por Boca, que fue muy bueno. Se fue vendido al Zenit de Rusia, por 20 Millones de dólares. Jugó 67 encuentros en el xeneize.

En cuanto a las características de Wilmar, sus mayores fortalezas fueron y son las defensivas. Junto con Casemiro, probablemente sean los 2 mejores volantes centrales defensivos de América. Gran capacidad de quite, gracias a sus grandes cualidades físicas. Su capacidad de reacción en carreras cortas y su fuerza física para ganar duelos, hacen muy difícil superarlo en el 1 contra 1. Además, fue creciendo en cuanto a su ubicación y eso lo hace ser una máquina de recuperar pelotas. En cuanto a estadísticas, Wilmar acumuló: 275 recuperaciones en 3573 minutos en superliga (1 recuperación cada 13 minutos), 143 entradas ganadas sobre 191 (74%), 106 intercepciones en 48 encuentros (2,2 por partido) y 349 duelos ganados sobre 608 (57%). Todos estos datos son en torneo local, probablemente si se agregan datos de Libertadores, sus números hasta mejoren.  En el aspecto ofensivo y en el manejo de la pelota, quizás están sus mayores debilidades. Si las obligaciones solo se limitaban a recuperar y pasar en corto, estábamos ante su mejor versión, pero si tenía más obligaciones de manejar la pelota y arriesgar, estábamos ante un jugador mucho más irregular. Su efectividad en pases largos es baja (49%), producto de 75 pases correctos sobre 151 intentos. En pases cortos no tenía tantos inconvenientes (1659 pases correctos sobre 1.937) con un 85% de efectividad. Su mejor socio en Boca fue Gago, porque con él podía recuperar y pasar rápido en corto. Con las constantes lesiones de Gago, las obligaciones fueron mayores y en algunos momentos le costó. Otra de sus debilidades, como dije anteriormente, fueron sus actuaciones ante River. Gallardo lo incomodó y casi nunca pudo imponerse, también ayudado por cierta incapacidad de Guillermo en la pizarra, para contrarrestar eso. Además, en el juego aéreo, también tenía algún déficit, porque solo gano el 43% (77 duelos ganados de 177). En el 2018 fue elegido en el Once ideal de América. Wilmar fue un grandísimo jugador, que podría haber sido un jugador amado por la hinchada, pero cuando tuvo que dar ese paso en las finales con River no pudo. Ojalá que pueda volver en algún momento, para sacarse esa espina.

Jorman Campuzano (2019-Actualidad): En enero de 2019, se confirmó la compra de Campuzano por aproximadamente 4 Millones de dólares. Con solo 1 año en Atlético Nacional, Jorman explotó bajo las órdenes de Jorge Almirón y se convirtió en un jugador apuntado por varios, en el marcado de pases. Alfaro lo conocía y aprobó su llegada, pero al mismo tiempo también llegaba Iván Marcone (un viejo conocido del técnico) y eso a la larga lo termino perjudicando. Jorman siempre fue el 5 más retrasado en Nacional y con la llegada de Marcone, Alfaro creyó que lo mejor sería que el 5 más retrasado sea Iván, mientras que Campu debía soltarse. Claramente, al colombiano le costaba más esa posición y a pesar que la dupla le daba solidez al Xeneize, faltaban fases de juego, porque prácticamente jugaban en línea. La vuelta de Nahitan Nandez, terminó relegando a Jorman, que solo pudo ver acción pocas veces. Lo bueno para Campu en este cambio, es que las siguientes actuaciones como titular, fueron jugando en su puesto, de 5. La serie con Godoy Cruz de Copa Superliga y la final con Tigre, lo tuvieron jugando en gran nivel. Parecía que en el segundo semestre podía tener su chance, pero sin embargo, un capricho de Burdisso que insistió con De Rossi, terminaron relegando aún más a Jorman, que solo pudo jugar contra Huracán, NOB, Patronato y con Racing. Incluso en varios encuentros, ni siquiera fue al banco. En 2020 llego Miguel Russo y un mundo nuevo para el colombiano, que se convirtió en una de las figuras xeneizes en un equipo que gano 6 partidos de 7 y se consagro campeón, quitándole en la última fecha el título a River. Su historia aún se está escribiendo, esto es recién el principio. Solo jugó 33 encuentros.

En cuanto a las características de Jorman, estamos quizás ante el más completo de los 3 colombianos. Campuzano puede manejar el equipo, regatear, pasar en corto, en largo, manejar los tiempos del equipo y además también es fuerte defensivamente. Sumado a eso, sus números en juego aéreo son bastante superiores a los de Serna y Barrios (En superliga, desde su llegada a Boca ha ganado el 69% de los duelos aéreos con 29/42). Debe corregir déficits de posicionamiento, de perfiles y no cometer tantas faltas, pero es claramente quien más potencial tiene, porque sus fallas son mejorables. Pero Jorman recién comienza, recién juega sus primeros encuentros de titular, debe pasar las pruebas de los clásicos con River, de finales de libertadores, de partidos importantes y por eso es difícil hacer una evaluación real. Hasta ahora, igualmente, en los 2 partidos de más presión, que fueron la final con Tigre y el partido final con Gimnasia, jugó con una gran personalidad. En el apartado estadístico vemos muchas cosas buenas: 733/817 en pases cortos (89,7%), 62/111 en pases largos (55,8%), 65/93 en entradas ganadas (70%), 42 intercepciones en 23 encuentros (1,82 por partido) y 144/248 en duelos individuales (58%). Sumados a su 69% en duelos aéreos, todas son estadísticas muy positivas. Lo mejor de estos datos, es que desde la llegada de Russo estos promedios fueron aún más altos, porque por ejemplo, en este 2020 Jorman ha ganado 56 de 87 duelos individuales (65%).

Entrar en comparaciones podría ser injusto, principalmente por Serna, que ha ganado todo en Boca y no tiene comparación. Chicho es casi ídolo en Boca, porque fue parte de la columna vertebral, del Boca más ganador de todos. La inteligencia de Serna, la simpleza, la experiencia y la mentalidad ganadora, son difíciles de igualar. En cuanto a características, probablemente Campuzano sea el más completo, porque puede ser tan preciso como Serna y también puede ser casi tan bueno defensivamente como Barrios. En cuanto a las estadísticas (No hay de Serna), podemos encontrar una gran paridad entre Barrios y Campuzano. Entradas: Barrios 74% de éxito, Campuzano 70%. Intercepciones: Barrios 2,2 por partido, Campuzano 1,82. Duelos individuales: Barrios 57% éxito, Campuzano 58%. Duelos aéreos: Barrios 43%, Campuzano 69%. Recuperaciones: Barrios 1 recuperación cada 13 minutos, Campuzano 1 recuperación cada 13,23 minutos. Pases cortos: Barrios 85% acierto, Campuzano 89,7%; Pases largos: Barrios 49%, Campuzano 55,8%. A pesar de la ventaja de Jorman, creo que todavía falta mucho para terminar de evaluarlo. La ubicación, presencia y personalidad de Serna, la técnica, el pase y el juego aéreo de Campuzano y la fuerza y fortaleza defensiva de Barrios. Con los 3 colombianos podríamos armar el mejor 5 de todos.

3 volantes centrales, 3 colombianos, 223 partidos, 9 títulos. El Volante central colombiano intenta escribir otro capítulo glorioso en Boca. Estas relaciones nos han dado alegrías, ojalá que sigamos así.

Esteban Sanchez

Bostero, Riquelmista y Messista.. En mi equipo siempre juega Leandro Paredes.

Articulos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar