Desensillar hasta que aclare

Todo parece demasiado rápido. No hay planes que hoy se puedan hacer con cierto grado de certeza. En esta historia de la pandemia y del fútbol, todo lo que pueda pensarse queda supeditado al destino, ni más ni menos. Pero de todas maneras, esto no significa que Boca no tenga ventanas para abrir y analizar. Por eso, a partir de este contexto, parece que lo mejor es ir a lo medianamente seguro, y desensillar hasta que aclare.

Boca tendrá que valorar o revalorar lo que tiene: que son los mismos jugadores que le arrebataron el campeonato a River, ganando siete partidos de manera consecutiva. A partir de esta premisa, las necesidades deberán reducirse y si aparece algo inesperado, intentar buscar la solución “local”, esto es con los juveniles.

Al club tiene un verdadero problema: Sebastián Villa. Todo parece, lo tendrá que decir la Justicia, que Boca tendrá que ir despidiéndose del futbolista. En principio lo que se sabe de la denuncia es que todo lo incrimina. Pero en el mientras tanto, ¿Boca le tendría que rescindirle el contrato? No hace falta aclarar que la institución está en contra de todo tipo de violencia,en especial la violencia de genéro que no sólo es inaceptable si no que se da en un contexto vil y cobarde. Y en Boca también saben que el juzgamiento social ya fue dado y que será difícil que los medios y la sociedad acepten una absolución del jugador, si así correspondiera, entonces la situación del colombiano en el club está dictaminada. Por lo tanto, Miguel Russo deberá ir pensando en un equipo sin Villa.

Agustín Obando, Mauro Zárate son jugadores que podrían reemplazar a Villa, no tanto por características similares, pero deberán aprovechar este hueco que se hará en el plantel. Porque no tengo dudas de que el colombiano no va a jugar más en Boca.

Otro de los puntos que deberá resolver Russo y Riquelme es qué harán con Franco Soldano. Podría pedir un nuevo préstamo, pero si no aceptan los griegos tendrán que comprar el pase. 4 millones de dólares… La pregunta es: ¿Mateo Retegui, no está en condiciones de hacer el trabajo que hizo Soldano? Pareciera que en Estudiantes mostró condiciones, dentro de un equipo que jugó muy mal. Esto es, se peleó siempre con los centrales, en soledad. Lo mismo que hizo Soldano, aunque no tan solo.

Sí Boca debería cerrar dos de esas ventanas… Alonso y Pol Fernández. Por los dos, Boca tendría que pagar cerca de los 8 millones de dólares. Teniendo en cuenta que hay una oferta por Agustín Rossi, el club podría poner mano a ese dinero para regularizar las situaciones del paraguayo y de Pol.

Estas dos “ventanas” son las que tendría que cerrar Boca, y sentarse a esperar. Sin buscar en el próximo mercado que no sabrá siquiera cuándo se abrirá, la política de no comprar por comprar, o de no hacerlo desesperadamente, dio sus frutos: un campeonato. Si eso salió bien, no habría que cambiarlo.

Marcelo Rodriguez

Periodista de Crónica. Las opiniones son personales. Autor de Con alma y corazón, el fenómeno Boca Bianchi.

Articulos relacionados

Botón volver arriba