Walter Saavedra: “Extraño muchísimo relatar a Boca”

“Relaté en muchas radios, en Mar del Plata, en Santa Fe, en Córdoba, en Tucumán y después en Capital. Y últimamente en Tandil. Cuarenta años de trayectoria. Ahora extraño muchísimo relatar a Boca. El desafío de encontrar una palabra justa para relatar un domingo a Boca en el templo, que es un acto religioso, es ir a misa, donde rezamos a los gritos. La misa de los Católicos Apostólicos Bosteros ¡Vaya si extraño toda esa ceremonia!”. El que recita es el “poeta del gol”: Walter Saavedra, de los mejores relatores de la Argentina. Y en ConectadosXBoca, que se emite todos los días por Cadena Xeneize, nos dimos el gusto de hablar con el maestro.

“Me gusta relatar, me gusta leer en voz alta lo que los jugadores escriben con los pies”, susurra Walter, como leyendo una poesía.

¿Y cuál fue el mejor escritor-jugador que relataste?

Diego Armando Maradona, evidentemente. Y Juan Román Riquelme. Porque escribían sin faltas de ortografía.

¿Y quién se dedicaba más a la poesía?

Diego fue un gran poeta y un gran escritor en prosa, Román fue un poeta, no tanto en la prosa sino en la poesía misma. Marco esa pequeña diferencia, en épocas muy distintas. Con Diego comenzamos al unísono en el 81 (salvando las infinitas distancias), lo relaté campeón con Boca, por eso la relación es distinta. Román fue un poeta maravilloso, contemporáneo”

¿Qué gol disfrutaste más relatar?

Es curioso y espero que no se ofenda la gente de Boca, pero increíblemente el gol que me dio más satisfacciones fue el gol de chilena de Francescoli ante Polonia en 1986, en un torneo de Verano Relataba para una radio de Mar del Plata pero la había comprado Rivadavia. Le avisaron a José María Muñoz y la puso en el tubo del teléfono y se escuchó todo el país. Al otro me querían contratar de muchas radios. Eso me permitió despegar de Mar del Plata y profesionalizarme como narrador deportivo”.

¿Y de Boca?

El gol que más recuerdo fue la noche del 10 abril del 81, mi primer superclásico en La Bombonera. Boca le gana 3-0 a River, con dos goles de Brindisi y el gol de Diego, que recibe un centro desde la derecha de Córdoba y dejando sembrando con un amago en el lodo al Pato Fillol y haciendo inútil el último esfuerzo de Tarantini. Un gol épico. Fue inolvidable A veces sueño con relatarlo de nuevo”

¿Qué significa La Bombonera”?

Es el patio de mi casa. A veces uno llega deprimido por distintas cuestiones personales, sociales, económicas. Pero entrás a la Bombonera y cuando sale el equipo a la cancha estalla la monada, todo ese trueno de gargantas te quita a la mierda todo, y te provoca una erección.

Bernardino Veiga fue un referente del relato de los partidos de Boca. ¿Cuál es tu opinión y qué significó para vos?

Tengo un recuerdo muy fresco y claro. Tenía 6 años y vivía en Mar del Plata. Mi viejo era muy fanático de Boca y de la radio. En una de las habitaciones vacías de un hotel que mi viejo cuidaba recuerdo el relato de Bernardino en el penal que Roma le ataja a Delem, ese grito que se rompía. Veiga fue el primero que extendió el grito de gol. Hacía hincapié en la o cuando todos lo hacían en la l. Tengo un recuerdo muy lindo. Fue un referente, sin duda.

¿Por qué no estás relatando actualmente a Boca?

Ufff. Pasé estos últimos 4 años sin laburo, muy complejos. Por varias razones. Un poco por mi condición política y por que, las propuestas no me parecieron muy dignas, no me gusta relatar en un estudio con un televisor. Tiene que estar en la cancha porque puede contar más cosas. Eso me alejó bastante. Espero que mejore.

Y la TV tiene la exclusividad de derechos y eso conspira contra las radios…

A las radios las ningunean. Las radios están acotadas para trabajar con las notas con los jugadores.  Detesto las conferencias de prensa, no hay como un mano a mano y eso la TV te lo niega. Te coarta la posibilidad de trabajar. Pero hay que seguir dándole batalla. Dicen que la radio desaparecía, pero con el Coronavirus la radio es la voz amiga de la gente. Está más viva que nunca.

¿Crees que el nivel del periodismo creció o bajó intelectualmente?

En nuestra profesión hay muy buenos y otros que son unos eunucos intelectuales.

Si viene una radio que te propone relatar a Boca, ¿lo agarrás al trabajo aunque no haya buena plata?

Nunca hice plata en esta profesión, si no laburo no morfo. No es cuestión de dinero, es un tema de ética, convicciones, las libertades. Que se permita desarrollar mi trabajo. No privilegio la plata. Tampoco si la radio se escucha en todo el país. La radio es la radio.

¿Considerás que desde la política nacional te sacaron de los medios?

Me pasó lo que nunca me había pasado. Durante los cuatro años de gobierno de Macri me contactaron de dos radios provinciales. En una pasé por todos los filtros y en el último el dueño me preguntó: ¿usted políticamente dónde está parado? Y yo le contesté: yo soy negro, bostero y peronista. Entonces se hizo un silencio incómodo. Y me contestó: vivimos de la pauta que es de otro palo y tenemos miedo que nos saquen ese apoyo. Nunca me había pasado, si por cuestiones económicas. Me asusté. Y pensé: mientras esté esta gente en poder no vas a trabajar. Y así fue. Y aún no he podido reinsertarme.

Durante 24 años a Boca lo gobernó un signo político, el macrismo. ¿Le hizo bien o mal al club?

No lo puedo separar a un presidente exitoso, digamos, de Boca, que se convirtió después en el flautista de Hamelin que nos llevó al precipicio como nación, a la ruina. No lo puedo separar a aquél éxito de Macri con un montón de jugadores extraordinarios y un cuerpo técnico único a después el que nos llevó a la ruina en el país. Y después Angelici, que fue un presidente pésimo, que está condenado al olvido prematuro. Ambos tienen que ver con ese mismo signo político. Le hicieron un gran daño a Boca y quisieron convertir a Boca en una sociedad anónima.

¿Qué fue lo peor de esos ochos años de Angelici?

Fue soberbio, sus actitudes irracionales. Su falta de cultura, escucharlo hablar daba vergüenza ajena, tratando de enhebrar una frase, algo que le costaba mucho. Tomó malas decisiones. No quedará en la linda historia de Boca.

¿Lo ves a Román como un gran dirigente?

Román me sorprendió, creía que lucraba con su nombre cuando se presentó. Pero cuando se llamó a silencio y después empezó a aparecer me dio la sensación de que hizo un curso intensivo de presidente. Lo está haciendo bien. Y creo que en un futuro lo será. Banco este proyecto, este Boca huele a Riachuelo no a Paloma Picasso. Y a mí me encanta como huele el Riachuelo.

¿Considerás que hay una corporación anti Boca en los medios?

Noto que hay ciertos programas y periodistas que sabemos que están vinculados a un club (que no es precisamente Boca) que a veces son tendenciosos, inexactos, a veces inescrupulosos y que muchas veces mienten. Los bosteros nos sentimos perseguidos, ninguneados, forreados. Pero Boca es todopoderoso, está más allá de todo eso. Mientras haya medios como Cadena Xeneize habrá que aguantar los trapos, de rodilla solo frente a Dios. Es una batalla que hay que darla.

Ahora viene un Ping Pong…

Carlos Tevez

Adoré a Carlitos Tevez. Pero cuando se fue a China, innecesariamente, me pegó una patada en el lugar que más le duele al hombre.  Le reconozco que jugó en un buen nivel en el último tramo del campeonato. Pero tengo que decir “ya no sos mi margarita”.

Toto Lorenzo

Padre Nuestro que estás en los cielos. Y Bianchi pegado, ahí.

¿Riquelme ó Palermo?

Es bravísima. Me quedo con Riquelme, me gusta el arte. Fue un Chaplin del fútbol. Pero mi ídolo bostero es Ángel Clemente Rojas.

Ampliación y remodelación de La Bombonera

Me encanta que se haya hecho algo diferente, como la pintura y los alambrados. Hay que aggiornarse. La Bombonera no debe moverse ni un metro a la derecha ni uno a la izquierda. Esperar y soñar con la ampliación de la Bombonera. Cada día somos más y más. Y las madres siguen pariendo hinchas de Boca y dónde lo vamos a meter. Hay que charlar con los vecinos.  Tenemos que seguir ahí, es la casa de uno. Me encanta ahora pintada azul y amarilla. Amamos la Bombostera. Debemos morir ahí. No quiero que nos vayamos de allí.

Menotti ó Bilardo

Soy de Menotti, de una. Por filosofía de vida. Pero respeto a Bilardo. Tal vez no eran los momentos para que ellos triunfaran en Boca. Tengo a esas etapas borroneadas de la memoria.

Alegre y Heller

Asumieron en el peor momento de la era moderna del club, dos plomeros que evitaron el naufragio. Me pongo de pie cuando se habla de ellos.

Jorge Ameal

Le toca una situación dramática, un tiempo económico muy difícil. Va a ser tremendo. Boca va a tener que capear este Tsunami que es el Coronavirus. Pero en este poco tiempo nos dieron buenas señales; van por el buen camino.

Asado o pasta para los domingos

Asado bostero.

El periodismo partidario

Es necesario. Boca tiene que multiplicar las disciplinas. Las cosas sociales que Boca no tenía siendo la mitad más uno del país. Los medios partidarios son necesarios para contar esas historias mínimas.

 

 

Articulos relacionados

Botón volver arriba