Nos empatamos

Boca debutó en la Copa Libertadores con un empate 1-1 contra Caracas, por momentos, pensando más en el sábado que hoy. Pudo ser triunfo, por un gol mal anulado a Ramón Ábila por un offside que no existió.

En el primer tiempo, similar a lo que pasó en Santa Fe, al Xeneize le costó llegar al arco de Caracas y en la primera que tuvo la mandó a la red. Villa metió un centro bajo cruzado desde la derecha para que “Wanchope” la empujara con el empeine pisando el área chica para el 1-0.

A partir de ahí el equipo de Russo manejó el balón y se plantó en campo rival, aunque casi no pudo generar chances claras de gol. Recién a los 40 Villa se la empaló desde mitad de cancha al 9, que ante la salida del arquero la picó para el segundo, pero el asistente levantó el banderín a pesar de que estaba habilitado.

En el segundo tiempo, al minuto nomás, tras una buena jugada colectiva, Capaldo lo erró frente al arquero que tapó como pudo el balón. Diez minutos más tardes, una pelota quedó boyando en la medialuna del área de Boca y Marcone, en su afán por despejarla, cometió una infracción torpe e innecesaria que significó el 1-1, con un golazo de Hernández.

Con el empate el conjunto local creció futbolísticamente y a base de tiros libres, la mayoría por faltas innecesarias por parte de los jugadores del equipo argentino, se empezó a arrimar al arco de Andrada que tapó 2 claras.

En cambio al Xeneize le costó volver a hacer pie, principalmente, cuando la pelota pasaba por Iván Marcone y Emanuel Mas, que cortaron varias contras jugando la pelota para atras y regalando el balón con pases mal dados.

Con los ingresos de “Pol” Fernández y Junior Alonso por Villa y Zambrano, ambos de buen partido, Boca pudo recuperar el balón y generarle espacios a Reynoso que primero asistió a Capaldo, que rompió líneas por el medio y en el mano a mano con el arquero venezolano, volvió a definir al cuerpo.

Ya sobre el final, nuevamente Bebelo, habilitó a Ábila que controló y definió de zurda, para que se vaya apenas afuera. Boca lo pudo ganar, y aunque fue superior que Caracas, se notó que es un equipo con Villa y otro cuando el colombiano no está.

Aunque el empate de visitante siempre sirve en la Libertadores, Boca terminó perdiendo 2 puntos por un error de un jugador propio, que a la larga se pueden terminar lamentando, más por el triunfo de Libertad en Colombia.

Estos resultado obliga, aún más, a ganar los 3 encuentros de local y perder la menor cantidad de puntos de visitante, sobre todo porque se perdieron 2 puntos frente al rival más débil del grupo.

El plantel retornará al país luego del encuentro y quedará concentrado para prepararse de cara al encuentro del sábado contra Gimnasia, con la idea de ganar y esperar un resultado para festejar un nuevo título.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba