No importa ser campeón

Se sabe que esta no será una semana común para Boca Juniors, no solo porque mañana hará el debut copero en este 2020 frente a Caracas FC en Venezuela, sino porque la cabeza también está enfocada en el partido del sábado frente a Gimnasia y, en menor grado de importancia, en lo que pasen Tucumán.

El plantel ya está alojado en el Hotel Marriot de la capital venezolana aguardando al partido, pero Miguel Ángel Russo, aún sin haber entrenado desde que arribaron, ya empieza a armar el equipo pensando en los ambos partidos de esta semana.

Por un lado decidió que Zárate, Salvio y Tevez no viajen para que no sumen minutos de cansancio por el viaje. Por otro lado se prevé que mañana a las 21.30 (Hora Argentina) veamos un 11 con jugadores que habitualmente son suplentes para no desgastar por demás a los que pusieron al Xeneize a 1 punto de River por la Superliga.

Podrá o no gustar la decisión del entrenador, pero la opinión de la mayoría de los hinchas se determinará cuando sepamos el resultado del encuentro. Lo que es claro es “Miguelito” (Como todos los hinchas de Boca) quiere arrebatarle el título a los de Gallardo y festejar su segundo título dirigiendo al Xeneize.

Lo que tiene que quedar claro, sobre todo para los 50000 bosteros que estarán apoyando al equipo el sábado, es que Boca no tiene la obligación de ser campeón. Seguro que está preguntando ¿Cómo? ¿Que dice?. Que no se mal entienda, como dijo el “Toto” Lorenzo Boca es “Sportivo Ganar Siempre”, de eso no hay duda y siempre hay que salir a ganar y tratar de ser el mejor.

Lo que hay que tener en claro, es que Miguel Ángel Russo llegó hace 2 meses a la institución a terminar un torneo al que le quedaban 7 fechas, con un plantel que no se había podido recuperar de la eliminación en las semifinales (Boca sacó 8 de 18 post Libertadores) y que tenía a River puntero cuando se puso al día en su partido pendiente.

Con todo esto en contra, a lo máximo que se aspiraba era que Russo ganara la mayor cantidad de puntos posibles, que encontrara una base de juego y que el rival de siempre dejara algún punto en el camino. Todo eso paso, hoy el equipo parece tener un rumbo más claro, después de mucho vimos el mismo 11 durante 2 partidos seguidos y llegamos al final del torneo con chances de ser campeón.

Si, llegamos con chance de ser campeón, pero sin la obligación de ser campeón. Boca el sábado tiene que pensar, únicamente, en salir a ganar su partido, a derrotar a otro equipo de los pelea el descenso y sumar de a 3, eso es lo que importa. Ahora bien, si además tenemos la fortuna de que Atlético Tucumán no pierda contra el Millonario, la alegría será inmensa y gritaremos CAMPEÓN, luego de 2 años.

La lógica deportiva, por presente, indica que River debería ganarle sin demasiadas complicaciones a Atlético Tucumán que hace 9 partidos que no gana. Hoy la presión la tienen ellos. La obligación de ser campeón la tienen ellos. Boca tiene que salir a pensar en derrotar a Gimnasia, nada más y esperar. No importa ser campeón, pero si se da, ya sabemos como festejar.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba