Gordo, al arco

Hace exactamente un año, en los medios se empezaba a palpitar una posible venta de Darío Benedetto al fútbol europeo, principalmente, por el nivel que había mostrado en el torneo que lo terminó consagrando como goleador y campeón. Para anticiparse a eso, nuestro Presidente se decidió a comprar a Ramón Darío Ábila, que venía de con muy buenos rendimientos en Huracán y Cruzeiro.

Pese a que no había sido un pedido del cuerpo técnico, el delantero cordobés llegaba al Xeneize como una apuesta a corto plazo, por eso fue que ni bien firmó su contrato en Brandsen 805, selló casi inmediatamente su salida a préstamo por 6 meses al club de Parque Patricios. Un tiempo más que suficiente para que recupere el ritmo del fútbol argentino y poder reemplazar al 9 si se iba a Europa.

El “Pipa” no fue vendido, pero una lesión hizo que Boca necesitara un goleador para arrancar el 2018. En medio de opiniones de hinchas y periodistas, dichos de Tevez, que volvía al club, y las frases de Guillermo, Wanchope sabía que no venía a ser titular e iba a tener que trabajar para convencer a un entrenador que no lo había pedido.

De hecho el Mellizo arrancó el año poniendo a Carlitos de 9, aunque él no se sintiera cómodo. Ramón Ábila, empezó de a poco a ganarse un lugar en el banco y aprovechar los pocos minutos que le tocaba entrar, tanto que en su segundo partido logró convertir.

Su debut como titular fue la derrota contra Argentinos, un partido que el Xeneize presentó un equipo lleno de suplentes, y en el que cosecho más críticas que halagos. Otra vez volvía a pelear de atrás, aunque algo estaba claro, a Wanchope le encantaba pelear.

Durante varios encuentros alterno entre titular y suplente, en los que mostró muchas buenas intenciones, pero le faltaba el gol, y un 9 que no marca, está en deuda. Por suerte para Boca, nunca bajó los brazos y el premio le llegó, doblete contra Newell’s y se convirtió en el centrodelantero hasta el final del semestre.

Con la titularidad llegaron los goles y el respeto del hincha. En siete partidos anotó 9 goles, para alcanzar los 10 en 18 partidos disputados, números que hacían que la ausencia de Benedetto no se notara tanto.

Ambos delanteros saben que cuando el “Pipa” se recuperé será el que salga desde el inicio, pero por lo pronto, “Wancho” hace su trabajo para que Boca, para dar pelea y hacer que el Xeneize siga peleando en todos los frentes.

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba