Agustin Rossi enfrenta a su peor enemigo.

El arquero titular de Boca, transita su peor momento, donde podría quedarse sin su puesto de titular por culpa de…. Sí mismo.

Una persona pasa su vida apoyado físicamente en suspies pero emocionalmente en su autoestima. Estoes la imagen  que tiene una persona de sí misma. Se forma a través de como vio su vida y ayuda a su mente a estar atento al futuro. La autoestima está ligada a la confianza, que es la esperanza firme que algo suceda.

Agustín Rossi, en los últimos meses, refleja desde el arco de Boca  únicamente inseguridad. Se lo puede notar en su mirada, en los gestos faciales y en sus movimientos. Parece otro con respecto al arquero de Defensa y Justicia, o incluso, el arquero de Boca del año 2017.

Todos los hinchas buscamos la explicación de su inseguridad en conflictos dentro del club o incluso en conspiraciones de los medios de comunicación, pero el problema está en la autoestima del propio guardameta.

Un jugador, especialmente de Boca Juniors, convive con el contacto real del hincha, en la salida del entrenamiento, en la calle, en la cancha y en las opiniones que se leen en las redes sociales. Ese aliento tiene dos facetas, uno real y uno imaginario. Los hinchas que todas las mañanas esperan un autógrafo o una foto en la puerta de la Bombonerita, son un signo claro de apoyo, pero para alguien que tiene dañado su autoestima, es signo de hostilidad.

Agustín Rossi cree que el mundo es hostil contra él, pero solamente porque su base esta endeble. No tiene la confianza que demostró en otros momentos de su vida, para creer en sí mismo, y probarle al mundo pero especialmente a él, que tiene suficiente talento para ser el arquero titular de Boca.

Necesita una ayuda externa, para poder revisar sus pasos y volver a armar su autoestima. Guillermo Barros Schelotto le sigue demostrando su confianza, manteniéndolo en el arco, pero para Rossi en vez de ser una oportunidad para cambiar su suerte, es una chance  más para equivocarse. Pero no porque él desea perder el puesto, sino porque su autoestima lo está perjudicando desde su interior.

Existen deportistas que necesitan pruebas inmediatas para demostrar superación y existen otros que requieren una pausa para rearmarse. Agustín Rossi necesita de una pausa.

 

Matias Basualdo

Lic. En Psicología M.N. 40829 Hincha y Socio del Club Atlético Boca Juniors

Articulos relacionados

Un comentario

Botón volver arriba