El análisis al detalle de la victoria ante el Decano

Atlético Tucumán hizo un buen primer tiempo en la Bombonera ante un Boca falto de ideas. En el segundo tiempo Boca logró con empuje y juego interno mayor profundidad. Langoni hizo dos goles en su noche soñada y se abre el campeonato.

Imagen

Pusineri salió con su clásico 442. Ibarra 433 con Romero de extremo.

Imagen

Boca salió con agresividad, pero tuvo en el 1er tiempo los mismos problemas que contra Central. En salida, ambos laterales bajos, pero como Atlético no saltaba a la presión, quedaban hasta 6 jugadores detrás de la línea de la pelota. Atlético tapaba a Varela con los dos puntas.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Boca ponía por las bandas lateral, volante, extremo, superpuestos, sin juego interno. Atlético tenía facilidades para tapar la salida por el costado porque no habían opciones de pase por dentro.

Imagen

Imagen

El juego de Boca terminaba recorriendo una U desde un extremo al otro, pasando por los centrales y laterales, sin poder progresar ni ser profundo. Atlético, que recuperaba y lanzaba rápido para buscar transiciones veloces y a la defensa de Boca desarmada.

Nada nuevo bajo el sol. Los mismos problemas, calcados, que marcamos dos fechas atrás en el partido entre Boca y Rosario Central.

Imagen

Esto se maximizó cuando, en uno de los pocos ataques de Atlético llegó el 1-0. Recuperación alta de un saque de banda, desajustes entre Advíncula y Zambrano y un centro medido para el gol de Lotti. La defensa de Boca no daba confianza.

Hubo un primer tiempo muy complicado de Advíncula en defensa y especialmente de Zambrano, a quien le costó mucho el partido contra RRR y Lotti.

Boca atacaba sin juego interno y sin desdoblar por fuera para ayudar a los extremos. Vázquez encerrado como único jugador dentro del bloque defensivo del decano, y la insistencia de Boca en el juego por izquierda con Villa.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Pero Villa atacaba contra dos o hasta tres jugadores. Al no pasar Fabra, Tesuri retrocedía a ayudar a Garay sin problema. Al no haber amenaza por dentro Bianchi podía ayudar por detrás si Villa buscaba tirarla larga.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

A esas condiciones desfavorables se agrega la tendencia al individualismo de Villa y todo termina en un equipo que busca al colombiano constantemente, sin ventajas, y él insistiendo en resolver por su cuenta.

Los mejores movimientos de ese primer tiempo se dieron cuando Boca puso jugadores entre líneas y con piques de dentro hacia fuera de Pol a pases de Romero.

Imagen

Imagen

El primer tiempo terminó con Boca chocando contra su falta de ideas, repitiendo las carencias del partido contra Rosario Central, y Atlético Tucumán cada vez más convencido en su juego directo.

En el segundo tiempo, aún sin cambios, Boca cambió el ataque. Los laterales jugaron mucho más arriba, permitido gracias a dos jugadores (Ramírez y Pol o Romero intercambiando roles) por dentro, junto a Vázquez. Con mayor juego interno, mayor profundidad por fuera.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Todo sostenido, como siempre, por un Alan Varela clave para anticipar, presionar alto, recuperar, y para jugar con la pelota con una gran precisión, incluso en campo rival. Como muestra @OptaJavier

 

Entonces Ibarra mandó a Benedetto por Ramírez. Lo que podría ser el 424, no lo fue tan marcado, porque se priorizó el juego interno antes que los roles fijos por los costados. Pipa jugó mucho a la espalda de Carrera, llevándose a Bianchi, dando opciones y espacio para Villa.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Boca se repetía en centros. Como muestra @HormigaXeneize  fue un gran problema. Si bien Atlético destaca mucho en eso y su zaga saca centros siempre, Boca eligió muy mal la finalización. En el caso de Villa, muy pocos desde el fondo, la mayoría frontales.

E ingresó Langoni x Romero. 2 diferencias importantes: Romero (zurdo), iba de fuera hacia dentro. Langoni (derecho), de dentro hacia fuera, liberando mejor la banda para Advíncula.

Imagen

Imagen

Entonces Pusineri sumó un central sacando a Lotti, y armó un 541 para emparejar con los atacantes de Boca y mantener un hombre libre. Y hubo buenos movimientos de Langoni de dentro-fuera para ganar la espalda de Orihuela. Así llegó el córner del minuto '41.

Imagen

Imagen

Langoni atacó mejor los centros, buscando anticipar, no esperando el error para recibir en el segundo palo. Y así llegó el gol. Una presión alta, un centro cruzado, anticipo de Langoni y cabezazo al ángulo.

 

A los '41 se cerró la noche mágica de Langoni. De un córner que había generado él, agarró el rebote y puso el 2-1.

Enseguida Pusineri movió el banco. Ya estaban Menéndez y el prometedor Maestro Puch, e ingresó Coronel x Garay.

Imagen

Hubo tiempo para la aparición de cada día de Rossi, arquero de equipo grande.

Y también para la polémica, por el golpe innecesario de Zambrano, cuando el tiro ya había salido. No es codazo, pero sí golpea con el antebrazo sobre el delantero. Desde acá, la opinión es que era penal.

 

Sebastián Rosa

DT AFA infanto-juvenil. Análisis táctico de fútbol, cortito y al pie Twitter e IG @cortayalpie11

Articulos relacionados