Dejá, yo te ayudo

No tengo ninguna obligación pero me desvela saber. Y en la búsqueda encontré datos. El Boca de Román usa más a los jóvenes que el promedio de los últimos diez años. ¿Es ese el proyecto? ¿Tanto cuesta explicar?. Datos y curiosidades de una práctica saludable pero que tiene sus riesgos.

Miguel Ángel Russo habló tras ganarle a Defensa y destacó la participación de los chicos en el andar de Boca en el campeonato. El DT tiene la obligacion contractual de hablar tras los partidos. Lo hace, fiel a su estilo, a cuentagotas. Pero dice, algo dice. Y en sus palabras del último sábado dejó entrever algo del proyecto que lleva adelante Boca y que ni Russo ni Riquelme han explicado hasta ahora.

 

Apenas ha pasado poco más de un año desde que el fútbol de Boca es manejado por el actual Consejo y pocos reparan en el aporte que están brindando los jugadores formados en el club al plantel profesional. La lista que afronta la actual Copa de la Liga tiene la participación de juveniles más alta si se compara con los últimos 10 años. Pero no precisamente en cantidad de jugadores, sino en el porcentual que representa cada presencia respecto del resto de la plantilla. Semanas después de la expresión de deseo que soltó Matías Donnet respecto de Riquelme y sus proyectos (quería -o soñaba- que todos supiéramos lo adelantado que está Román en cuanto a proyectos y se ilusionaba con que nos enteráramos los planes que tiene), desde aquí redoblamos la apuesta de pedirle al vice que comunique (https://cadenaxeneize.com/2021/03/contanos-roman/) y elaboramos este informe que detalla el nivel de participación que tienen los juveniles desde la llegada de Russo.

 

En primer lugar hay que explicar cómo se evaluaron los datos para la comparación: se trata de analizar no solo cantidad de jugadores surgidos de la cantera en el plantel sino de buscar un coeficiente que indica qué porcentaje de partidos han jugado los juveniles (en promedio) respecto de los encuentros que jugó el equipo. Por ejemplo, si en dos partidos hubo 2 juveniles y uno jugó 1 partido y el otro jugó 2, entre ambos promediarán 1.5 partidos y eso significa un 75% de presencia en los 2 partidos que tiene el equipo. Ese porcentaje es concluyente respecto del aporte integral del trabajo en inferiores porque no alcanza con que Capaldo sea titular el 100% de un torneo para hablar de aporte del fútbol amateur si el resto de los jóvenes juega un solo partido -o tan solo minutos- en el torneo: esas presencias bajan el porcentaje indicado. Es importante por ello para dimensionar esta comparación tener en cuenta la cantidad de jugadores e incluso saber que después de cierto tiempo (5 años en Primera) dejan de ser considerados “juveniles” mas allá de su procedencia.

 

AHORA, LOS DATOS

La comparación toma datos de torneos locales (incluidas las copas que se jugaron en 2019, 2020 y la actual en disputa) desde 2011 hasta la fecha. En total son 17 competiciones y 2 de las 3 con mejor porcentaje son la Copa Maradona y la Copa de la Liga que lleva ocho fechas. En lo que se lleva jugado Russo ha utilizado 23 jugadores, de los cuales 7 provienen de inferiores y entre todos alcanzan un valor inédito del 60% de partidos jugados en promedio ( Capaldo y Medina tienen asistencia perfecta), superando por más de diez puntos porcentuales al Apertura 2011, aquel título invicto comandado por Julio Falcioni que tuvo un aporte de 11 jugadores de inferiores que jugaron un 48% de los partidos. En tercer lugar, aparece la reciente Copa ganada por Boca ante Banfield, también con 7 juveniles y un porcentaje apenas menor al 45%.

Es muy notorio (y tiene lógica) ver cómo a medida que Boca incrementó la cantidad de incorporaciones el aporte de los juveniles se retrajo. Esto sucedió entre la salida de Carlos Bianchi y la llegada de Gustavo Alfaro. En esos cuatro años y medio el porcentaje rondó por debajo del 20% y solo superó el 30% en el torneo corto de 2016, cuando se produjo la salida de Arruabarrena y la llegada de Guillermo Barros Schellotto y el equipo estaba abocado a la Copa Libertadores. Antes de ello, con Falcioni había rozado el 40% en aquel equipo que veía los primeros pasos de Leandro Paredes y Guillermo Pol Fernández y esos valores se mantuvieron mientras duró la estadía del último Bianchi en el club.

La actualidad también se destaca por la permanencia de los nombres que lideran la lista de juveniles en cantidad de partidos jugados. Ya desde la Copa de la Superliga dirigida por Alfaro que Nicolás Capaldo encabeza y entre Obando, Almendra y Maroni surgen los restantes dos del podio en las ultimas cuatro competiciones. En ese aspecto, la diversidad de nombres de los años precedentes es un denominador común: 24 jugadores distintos conforman los 13 podios anteriores a la llegada de Alfaro.

 

Cuánto tiene que ver el DT de turno y cuánto la política de fútbol del club es un tema que se puede debatir extensamente, pero está claro que hoy en Boca el proyecto no implica gastar en cantidad de jugadores y sí hacer incorporaciones puntuales para sumar a un plantel que en lo está a punto de desmembrarse (es inminente salida de Wanchope Ábila y se suma a la ya anunciada de Buffarini) y no parece muy interesado en traer de urgencia, como no lo hizo al desaprovechar la ventana que se le había abierto por la lesión de Salvio.

 

Tal vez nunca tengamos la posibilidad de escuchar ese proyecto futbolístico de boca del propio Román, porque incluso si vuelve a dar una nota puede que nadie le pregunte acerca de ello. El tiempo dirá cuanto de lo que aquí planteamos es cierto. Y cuanto se mantiene con el correr de los partidos y hasta incluso de los torneos. Porque todo puede -por qué no- ser obra de la casualidad.

 

 

 

Gonzalo Suli

Periodista. De Cadena Xeneize para el mundo. Jefe de redacción de www.cadenaxeneize.com

Articulos relacionados

Botón volver arriba