“El 2 de Boca”

Lisandro López se consolida y certifica las virtudes para estar a la altura de ser titular indiscutido en el equipo de Russo.

Alguna vez, cuando era técnico del xeneize, “Coco” Basile dijo algo así: Un defensor de Boca debe tener cara de malo”. Y varios lo tomaron como una verdad absoluta.  La realidad cuenta que esto no es exactamente así, y si bien puede aplicar en varios casos, en otros tantos no.

Julio Meléndez y Juan Simón, son ejemplos de primeros marcadores centrales de enorme jerarquía y que nunca necesitaron poner “cara de malo” para mostrar su firmeza.  Al contrario, ambos hicieron valer la técnica por sobre la rudeza. Y nadie podrá discutir que integran el podio de los mejores de la historia en esa posición.

Hoy, con un recorrido todavía incipiente, LISANDRO LÓPEZ se consolida y certifica las virtudes para estar a la altura de ser EL 2 DE BOCA. El partido del último domingo ante Newell’s suponía cierta dificultad para el bloque defensivo en general, y para la zaga de centrales (Licha-Izquierdoz) en particular.  Ignacio Scocco, delantero de riesgo si los hay, fue completamente anulado por el buen trabajo de ambos zagueros del campeón argentino.

Allí Lisandro se destacó. Sólido por arriba (rechazando cada pelotazo cruzado, y una importante secuencia de corners favorables a los rosarinos), y seguro por abajo (efectivo en el mano a mano, respaldo permanente de Buffa hacia el costado derecho, y buena sincronización con “Cali”). Todo esto sólo estrictamente en su tarea principal, que es la defensiva.

Pero es imposible abstraerse de su inmenso peso ofensivo. Números que abruman. Capacidad goleadora que debe repetirse con énfasis cada vez que se pueda plantear alguna duda de su titularidad en el equipo de Miguel.

Tan sólo 43 partidos jugados y 7 goles convertidos (6 de cabeza). Estadística que habla por sí misma; pero que se multiplica en valor numérico, si a eso le agregamos la importancia que han tenido estos tantos convertidos. No son goles de relleno o que decoran resultados, no. Han servido para abrir partidos o, como ocurrió frente a Newell’s, para definirlo.

Siempre es bueno que, en un plantel de la importancia de Boca, exista la competencia. Exige, potencia. No te podes dormir en los laureles.  Zambrano, jugador de selección, es un recambio de buen nivel. Que permite al DT sentir tranquilidad ante eventual ausencia. Porque con este nivel, en la actualidad, no queda lugar para la discusión:
Lisandro, sin poner cara de malo, es el 2 de Boca.

Marcelo Gonzalez

Papá de Ciro . Socio de Boca. Periodista. 22 años siguiendo y comentando los partidos de Boca por Radio Cristal de Entre Ríos.  Comentarista y Director Periodístico de Cadena Xeneize.

Articulos relacionados

Botón volver arriba