Hay que saber usar la cabeza

Uruguay llegó a Rusia 2018 con un fuerte recambio generacional que comenzó a afrontar la segunda parte de las eliminatorias. El “Maestro” Tabárez formó el plantel con nombres que venían de jugar, en gran nivel, los Mundiales 2010 (Alcanzaron las semifinales)  y 2014, e intercaló a los jóvenes que disputaron los últimos tres campeonatos juveniles Sub-20, donde obtuvieron un subcampeonato y un 4to puesto. El promedio de edad estuvo en los 26 años, pero con una particularidad, 9 jugadores estaban por debajo de ese promedio y 10 superaban los treinta años.

Entre los 23 estuvo el nombre de Nahitan Nandez, un jugador que, desde que llegó a Brandsen 805, se ganó el respeto del hincha a base de plantarse siempre que fue necesario defender la azul y oro. Eso le sirvió para poder ayudar a su selección en el tramo final de la clasificación y tener su pasaje a Rusia.

A diferencia de Pavón y Barrios, “El de los huevos grandes” llegaba al Mundial con muchas chances de ser titular en el equipo celeste. Así fue, por lo menos en el debut frente a Egipto, donde le tocó jugar por la banda derecha, tal vez la posición donde mejor se desempeñó jugando para el Xeneize. Ese primer partido fue flojo, donde arriesgó mucho y erró demasiados pases, lo que obligó al entrenador a sacarlo a los pocos minutos de empezado el segundo tiempo.

Su bajo nivel lo mandó al banco en el segundo partido, en lugar de Carlos Sánchez, que tampoco supo ser lo que esperaba el “Maestro” y le sirvió al ex Peñarol para ganarse el lugar en la posición de 8 por el resto del Mundial.

Aunque nunca estuvo cerca de mostrar todo lo que puede hacer con la pelota en los pies, o incluso sin ella, Nahitan logró ante Rusia ser el foco de todas las cámaras del estadio, cuando en una pelea por la pelota frente a Miranchuk, fue al piso, no 1, sino 2 veces, para “trancar” de cabeza. Esa jugada encendió todos los flashes, poner coloradas las manos de los uruguayos que estaban en las tribunas e hizo que se hablara de eso en las redes sociales.

Ya en la fase final, aunque su nivel fue mejorando, aportando más en el recupero y la generación, nunca llegó a mostrar su mejor nivel, generando muchos errores no forzados, pese a que muchas veces fue el que buscó dejar a Suarez mano a mano contra el arquero. Nuevamente su imagen fue una muestra de guapeza, cuando frente al Campeón, en medio de un tumulto, le hizo frente a Pogba.

En conclusión, Nahitan Nandez siguió mostrando el nivel de Boca. Corre y deja todo en los 90 minutos, pero por momentos se olvida que el fútbol se juega con un pelota y que hay que pasársela a sus compañeros, algo que tendrá que trabajar de cara al comienzo de la temporada.

Vuelve Gago, Reynoso mostró estar a la altura del Xeneize, y, con la llegada de los delanteros como refuerzos, Cardona podría retrasarse y jugar como volante. Por eso, si la intención del uruguayo es sumar la mayor cantidad de partidos con la Azul y Oro, tendrá que mejorar su pase y adaptarse mejor al estilo de juego que plantea Guillermo, que parece no ser el más cómodo para él.

 

JotaPe

Periodista y Bostero.

Articulos relacionados

Botón volver arriba