Armar un equipo: el mejor refuerzo

Escrito por el 14 enero, 2020

Boca comenzó su segunda semana de pretemporada y la atención de aquellos que viven ávidos de noticias relacionadas con el club está puesta sobre las (no) incorporaciones. Nadie, sin embargo, repara en la continuidad del trabajo, en la oportunidad de reforzar lo hecho y consolidar de una buena vez eso que falta: armar un equipo. 

Es cierto que esa ansiedad no es nueva. Un promedio de casi 6 incorporaciones en cada semestre fue el saldo de los ocho años de Daniel Angelici al frente del club, un número que acostumbró al hincha a esperar cada libro de pases con la ilusión renovada por el simple hecho de apostar a nuevos jugadores. El actual plantel -como ya es costumbre en los últimos años- tiene una antigüedad promedio de un año de duración en la institución. Con esa proyección y para dimensionar, en un año el plantel lo estarían conformando los refuerzos de Alfaro más los que lleguen de aquí en adelante. La excepción de esta regla es Frank Fabra, quien ya lleva cuatro años en el club, pero que tiene la particularidad de haber estado lesionado un largo tiempo.

Ahora bien, qué tiene Boca para armar un equipo y qué le falta. Arquero tiene en Andrada, y por largo tiempo. Izquierdoz y López son una zaga para al menos no reforzar con titulares esa zona. Junior Alonso y Gastón Avila están más que bien para relevarlos, amén de lo que suceda con Goltz. Los laterales son un tema eterno, allí volvieron Jara y Molina para competir con Buffarini y Más/Fabra. De todos se espera más, del trabajo defensivo del equipo dependerá gran parte de la solución de estos puestos, sin dueño real desde Ibarra y Clemente. En el medio, hay mucho material, pero falta diversidad. Marcone, Campuzano son cincos más tradicionales, Capaldo, Almendra, Bebelo y Alexis pueden ofrecer variantes aunque no suplir la falta del volante externo. La casi segura llegada de Pol Fernández no parece una garantía, pero puede ser una pieza importante para terminar de armar. Arriba, está claro que con los rendimientos de fin de 2019 se necesita un goleador. Sin embargo, el plantel a nivel nombres da para intentar superarse apostando a mejorar la cabeza con el cambio de aire. Salvio, Zárate, Wanchope, Villa, Tevez, Soldano y hasta la juventud de un Hurtado con un semestre inicial que no le terminó pesando,  configuran un mix de opciones que no es para salir a comprar un nuevo plantel.

Releyendo una y otra vez los nombres que tiene Miguel Ángel Russo se puede concluir que si el DT puede -con el inocultable apoyo de Riquelme y su equipo de trabajo-  ayudar a mejorar el ánimo y el funcionamiento del plantel, Boca está en condiciones de pensar en -al menos- empezar a armar un equipo, la única manera de empezar a pensar en conseguir grandes logros.

De reojo. Así miran todos a Wanchope y Marcone desde fin de año. Ellos entrenan para tener su revancha


Continuar leyendo

Ahora
Title
Artist

Background