“Son Decisiones”

Escrito por el 29 diciembre, 2019

Corría el año 2007 y ante cada consulta comprometida, al por entonces entrenador de Boca, la respuesta era “Son Decisiones”. El ciclo de Alfaro llegará a su fin este 31 de diciembre y en Boca tendremos grandes cambios. Una nueva dirigencia, un nuevo estilo de conducción y con todo esto, empezará la Era de Juan Román Riquelme en el manejo del fútbol profesional Xeneize. Sumado a estos cambios, vuelve el ultimo entrenador campeón de la Libertadores: Miguel Ángel Russo. Como mencionaba recién, Román vuelve a Boca, pero en este caso para manejar los destinos del club desde fuera de la cancha. La sabiduría futbolística y la inteligencia del Ultimo Diez es indiscutible, pero en esta posición ya no podrá acomodar todo con la pelota en los pies, sino tendrá que intentar hacerlo detrás de un escritorio. La primera decisión importante que tendrá Riquelme es la de elegir el entrenador y su elección parece que generará debate, porque optará por un técnico con un presente muy irregular, después de malos pasos por Alianza Lima y Cerro Porteño. Román le dará la oportunidad de ser el Técnico del club más grande de América, a un técnico que hoy no es alguien buscado en el mercado. “Son decisiones” podrá responder Riquelme y claro que lo es, porque el presente del entrenador es flojo, pero el 10 sabe lo que hace y lo que necesita el club, más que nadie. Por eso hay que confiar.

¿Qué le puede brindar Russo al Xeneize? Le dará simpleza, experiencia y conocimiento del Mundo Boca y del futbol, capacidad y flexibilidad táctica para adaptarse a los planteles, buen manejo de grupos y, principalmente, la permeabilidad que puede tener para que Román vea en el Xeneize, un equipo que juegue como le gusta. Todos estos motivos pueden ser la clave de esta decisión tan importante y arriesgada que toma Riquelme. Russo siempre se ha caracterizado por adaptar sus esquemas a los jugadores y no al revés. Lo principal es el jugador, lo táctico lo adaptará a ellos. Los esquemas son números. Ha jugado 4-3-1-2(Boca y Central), 4-4-2(San Lorenzo, Boca, Central, Cerro Porteño, Estudiantes) 4-2-3-1(Alianza Lima, Vélez), hasta 4-3-3 (Millonarios) e incluso 3-4-1-2 (Racing). Sus preferencias al día de hoy se vuelcan más por el 4-4-2 o 4-2-3-1, pero como mencionaba recién, eso lo definirá el plantel con el que cuente. En Boca contará con una capacidad económica mayor y eso le permitirá armar algo más cercano a sus preferencias. Riquelme y su grupo de trabajo también tendrán influencia y buscarán que el equipo se identifique con ellos. El fútbol ha cambiado mucho, por eso, decir que Boca volverá a su clásico 4-3-1-2, puede ser un poco apresurado, debido a que es un sistema que ya se usa poco, porque no es de los esquemas que mejor ocupan los espacios en la actualidad. El ancho del campo se utiliza mucho más en el fútbol actual y el 4-3-1-2 necesita de mucho trabajo, volantes aptos y principalmente, laterales muy importantes para funcionar (esos laterales son difíciles de conseguir). El futuro entrenador de Boca, en sus últimos procesos, también ha entendido los cambios en el fútbol y por eso viene apostando al 4-2-3-1 y 4-4-2 con 2 extremos-Volantes que van por afuera, un doble mediocentro, y lo que fue cambiando fue que a veces jugo con 2 puntas (4-4-2) y en otras con 1 volante ofensivo y una punta (4-2-3-1). Russo se caracteriza por ser un técnico sin un estilo definido, sino que, como mencione anteriormente, se adaptará al material disponible. Su principal prioridad es la verticalidad. No es un técnico que apueste por una posesión sostenida ni de muchos pases, sino que les pide a sus jugadores que lo principal es ser verticales, aunque siempre teniendo en cuenta que a veces es necesaria una pausa. Manejar los tiempos en el fútbol para él es muy importante, tenes que tener jugadores rápidos, pero también con pausa. Siempre en sus equipos intenta tener algún jugador que genere sociedades, que conecte lo defensivo con lo ofensivo. No es un técnico que apueste por presión alta, sino que busca el orden. En varios de sus equipos abuso del pelotazo al 9 (Abreu en Central, Pavone y Caraglio en Vélez, Affonso en Alianza Lima o Larrivey y Haedo en Cerro). El Boca del 2007 fue un caso especial entre los equipos de Russo debido a que tenía 2 jugadores, como Banega y Riquelme, que por si solos le darán a cualquier equipo un buen volumen de juego. Ni en Central, ni en Racing, ni en Estudiantes, ni en Vélez, ni en Millonarios, ni en Alianza, ni Cerro se han visto equipos con un gran volumen de juego, en algunos casos por falta de material y en otros casos por qué no logro potenciar las virtudes de algunos jugadores, que jugaban realmente bien ( tuvo a Santiago Solari, Lobo Ledesma en CASLA, Toranzo, Teo y Gio Moreno en Racing, Equi González en su primer paso por Central, Verón y la Gata en Estudiantes).

Haremos un repaso por los últimos procesos de Miguel Russo en cuanto a lo táctico y a resultados, para explicar un poco por qué mencionábamos lo de la irregularidad y el flojo presente del ultimo técnico campeón de América con el Xeneize. 12 años pasaron desde su injusta salida de Boca después de ser derrotado por el Milán en el Mundial de Clubes, en un momento donde el club tenía exigencias distintas a las de hoy. 12 años, en los que pasaron 9 procesos, en 8 clubes distintos para Russo y solo en San Lorenzo, en el 2do proceso en Central y en Millonarios de Colombia podemos encontrar un saldo positivo. Esa irregularidad es lo que por ahí deja algunas dudas hoy. Repasemos:

– Luego de su salida del Xeneize y de 6 meses de descanso, el primer club que lo busco fue San Lorenzo. Su paso arranco con el pie izquierdo con una eliminación de Sudamericana de manos de AAAJ, pero el equipo se acomodó y termino igualando en el primer puesto del torneo local con Tigre y Boca, para terminar jugando un triangular final, que fue ganado por el Xeneize. Sin dudas que fue positivo llegar a la final, pero con el sabor amargo de no poder coronarlo. Luego de eso, tuvo un 2009 muy flojo, perdiendo 4 de 5 partidos en Fase de grupo de Libertadores 2009 y con 4 derrotas en las primeras 8 fechas del torneo local que le costaron el puesto. Tinelli y Savino habían invertido mucho y la eliminación en primera ronda de Copa fue dura. El balance general en San Lorenzo fue de 17 triunfos, 5 empates y 14 derrotas. Fue un paso con más decepciones que resultados, aunque llegar al triangular final lo mejora. Su sistema táctico más utilizado fue el 4-4-2 con un doble 5 como Torres y Ledesma, Pitu Barrientos y Santiago Solari (Papú Gómez en el 2009) por las bandas y Bergessio y Silvera en la delantera. Los laterales eran Adrián González y Aureliano Torres que pasaban mucho al ataque.

– Luego de su salida de San Lorenzo, Miguel volvió a Rosario para dirigir a Central (club al cual había dirigido en 2003 y 2004). Volvió con el equipo comprometido con los promedios, fue a la Promoción y salvo del descenso a Central en su duelo contra Belgrano de Córdoba. Fueron 11 encuentros con 5 triunfos, 2 empates y 4 derrotas, con un empate en el clásico Rosarino incluido. Su sistema más utilizado fue un 4-3-1-2 con Moreno y Fabianesi y Kily González como volantes por afuera, Equi González de enganche y Zelaya y Caraglio en la delantera. A pesar de conseguir el objetivo de mantenerse en la máxima categoría, no renovó contrato por temas económicos, algo que no gusto en la gente de Central que cuestionó a Usandizaga (presidente en ese entonces), que termino renunciando.

– Tras su salida de Central llego el turno de Racing. En la Academia permaneció por 18 meses y termino su contrato, que ambas partes optaron por no renovar. Un 8vo puesto en el Clausura 2009, un 6to puesto en el Apertura 2010 y un 15to puesto en el Clausura 2010 determinaron los resultados del ciclo. 23 triunfos, 9 empates y 21 derrotas el balance general. No fue un proceso muy recordado por el hincha de Racing. Sus sistemas utilizados, en su mayoría fue 3-4-1-2, 3-4-3 y en algunos casos 4-4-2 o 4-3-1-2. Tuvo a Hauche, Teo Gutiérrez, Luguercio, Yacob, Toranzo, Pillud, Licht, Mercado. En los partidos importantes, perdió 2 clásicos contra Independiente y gano 1. Contra Boca tuvo 2 triunfos y 1 derrota y contra River tuvo 2 derrotas y 1 empate.

– Luego de su salida de Racing y con la temprana salida de Berizzo de Estudiantes, fue el Pincha (club en el que jugo toda su vida y que le enseño todo, con la influencia de técnicos como Bilardo), quien solicito sus servicios. A pesar de tener una gran mayoría de los jugadores que habían sido campeones anteriormente, los resultados no acompañaron. Fue eliminado de la Sudamericana 2011 por el Arsenal de Alfaro y en el torneo local acumulo más derrotas que victorias. El Balance general fue de 3 triunfos, 4 empates y 9 derrotas. Muy flojo para un equipo que venía compitiendo en años anteriores en cualquier competencia. Su sistema fue el 4-4-2 con Verón y Braña en el doble 5, Carbonero y Galván por las bandas, Boselli y la Gata en la delantera. Mercado, Cellay, Desabato y Re en la defensa.

– El paso siguiente fue otra nueva vuelta a Rosario, para dirigir a Central. Esta vez para intentar devolverlo a la máxima categoría, algo que logro en la primera temporada. El equipo que tenía a Méndez, Nery Domínguez, Pachi Carrizo, Lagos, Medina, Encina, Javier Toledo fue campeón de la B Nacional y gano su ascenso a Primera. Ya en primera división, termino 10mo en el Inicial 2013 y 8vo en el Final 2014, lo que significo la clasificación a la Sudamericana 2014. A finales de 2014 tocaba la Sudamericana, Copa Argentina y Torneo Transición. En la Sudamericana fue eliminado por el Boca de Arruabarrena en primera ronda y en el Torneo transición tuvo muy flojos resultados. Lo mejor fue con la Copa Argentina, en donde logro llegar a la final, pero fue derrotado por Huracán en los penales. En el camino elimino a Tigre, River (por penales) y Argentinos Juniors. Termino redondeando un proceso muy positivo con el ascenso a primera, la final de Copa Argentina y principalmente con 3 triunfos en 3 clásicos contra Newell´s , algo que en Rosario vale mucho. Su sistema siempre fue 4-4-2 que fue cambiando nombres, pero siempre con ese esquema. Domínguez, Méndez y Musto fueron los que ocuparon en general el doble 5, los volantes externos fueron Carrizo, Medina, Encima, Becker y en la delantera en el último tiempo jugaban Niell, Abreu y a veces el Chino Luna.  

Russo y Mendez en el ascenso de Central

-El último paso de Russo dirigiendo en Argentina seria en Liniers, en Vélez, club al que había dirigido antes de llegar a Boca y en el cual había sido campeón en 2005. Su proceso comenzó jugando un desempate con Boca para la Libertadores, pero fue derrota y le costó caro al club ese traspié. Al jugar un solo torneo, se reforzo poco, algunos jugadores importantes se fueron y Russo transito el 2015 con más derrotas que victorias, aunque avanzo varias rondas en Copa Argentina. El balance fue de 10 victorias, 9 empates y 15 derrotas, que termino siendo malo. El título del 2005 y el cariño de la gente con él, le dio espalda para terminar el año como técnico, pero al finalizar el mismo se fue. Utilizo el 4-4-2 o 4-2-3-1 con muchísimos cambios de jugadores. El sistema cambiaba de acuerdo si jugaban juntos Caraglio y Pavone o si jugaba Pavone con Yamil Asad libre. Somoza, Lucas Romero, Cabral, Desabato podían ser el doble 5.

– Luego del paso por Vélez, estuvo 1 año sin trabajar y en 2017 llegó el turno de salir del país para agarrar a Millonarios de Bogotá. En el equipo colombiano tuvo su mejor paso desde que se fue de Boca. Gano el torneo Finalización 2017 después de vencer en una Final histórica a Independiente Santa Fe en el clásico y en 2018 le gano la Superliga (Supercopa) a Atlético Nacional. Todo esto en el medio de su lucha contra una grave enfermedad, que logro vencer.  En Colombia estuvo 2 años, sus comienzos fueron negativos, quedando fuera de Libertadores 2017 en fases previas con Atlético Paranaense, mientras que en el Torneo Apertura cayo en semifinales contra Atlético Nacional. Pero el segundo semestre 2017 le dio la gran alegria con el título local en el Finalización 2017, coronado en una final en el Clásico de Bogotá. En el camino quedaron La Equidad, América de Cali y Santa Fe. En Copa Colombia fue eliminado por Junior de Barranquilla en cuartos de final. En ese momento apareció su enfermedad y mientras Miguel luchaba contra la misma, en enero 2018 se jugaba la Supercopa contra el Atlético Nacional de Almirón, con triunfo para Millonarios. Era el segundo título en 1 año y pocos días. Todo lo que siguió después no fue lo que esperaba Russo. Quedo afuera en primera fase de Libertadores 2018 detrás de Corinthians e Independiente, en Copa Colombia quedo afuera en semifinales contra Once Caldas. Además, en las 2 Ligas que se jugaron en 2018 termino 9no y 11ro y ni siquiera pudo ingresar a los Playoff (Ingresan los 8 primeros). El golpe final al Ciclo de Miguel, fue la eliminación en octavos de final de la Copa Sudamericana 2018 en el Clásico ante Independiente de Santa Fe. A finales de 2018 se terminó el ciclo de Russo en Colombia. Un proceso que termino mal pero que fue muy positivo, porque después de 5 años sin ganar nada Millonarios pudo festejar 2 títulos. El sistema utilizado fue cambiando de un 4-3-3 a un 4-2-3-1 o 4-1-4-1. Agarro un equipo acostumbrado a jugar 4-3-3 e intento darle su toque jugando muchas veces 4-2-3-1. Su equipo no fue muy vistoso, pero era agresivo con jugadores muy rápidos y verticales por las bandas, y con mucha lucha en el mediocampo.  En Colombia dejo un gran recuerdo, subió muchos juveniles, trabajo con las inferiores, se ganó el cariño de todos y además devolvió a Millonarios a los primeros planos. En el Balance general fueron 45 victorias, 37 empates y 30 derrotas.

– Las experiencias cercanas de Russo en 2019 no fueron buenas. A principios de este año asumió en Alianza Lima, en una experiencia que duro muy poco. En la Libertadores quedo afuera empatando 1 solo partido en el debut contra River (Se lo empato Ferreira de tiro libre sobre la hora) y perdiendo todos los otros, y en la Liga Peruana solo gano 3 partidos de 10. 3 triunfos, 3 empates y 4 derrotas fueron los números de Russo en la Liga Peruana y el entrenador que reemplazo a Miguel con el mismo plantel gano 4 partidos, empato 2 y perdió 1. Fue despedido después de estar 10 partidos sin ganar. Su sistema más utilizado fue el 4-2-3-1, aunque en ocasiones utilizo el 4-1-4-1 y contra River en el Monumental jugo con 5 defensores. El Balance general fue de 3 triunfos, 4 empates y 8 derrotas.

– En junio 2019 le tocó el turno a Cerro Porteño, equipo que había clasificado a Octavos de final de la Libertadores ( con la dirección técnica de Jubero termino 1ro en el grupo que tenía a Mineiro y Nacional de Uruguay). Su comienzo fue alentador eliminando a San Lorenzo de la Libertadores en Octavos de final (dando vuelta la serie en Paraguay, donde perdía 1 a 0), pero la eliminación contra River en cuartos, los malos resultados en Liga Paraguaya, donde gano 5 partidos, empato 4 y perdió 4 (Con el mismo plantel, el entrenador que lo sucedió gano 5 partidos de 7) y principalmente una dura derrota en Copa Paraguaya ante Sportivo 2 de mayo( Segunda División) lo hicieron alejar del cargo. Ante River fue perjudicado en la Ida, con 2 penales discutibles y en la vuelta por momentos superó al Millonario, con mucho juego directo al doble 9 (Haedo y Larrivey le ganaron los duelos a Rojas y M Quarta), pero un gol de De La Cruz termino sentenciando todo. En el balance general gano 7 partidos, empato 7 y perdió 5. Su sistema fue el 4-4-2 que tenía a Ruiz por la banda derecha y Pachi Carrizo por la izquierda, Aguilar y Villasanti eran el doble 5. Lo mejor era la delantera con Larrivey y Haedo Valdez. Era un equipo muy directo, que buscaba mucho a las 2 puntas e intentaba aprovechar la velocidad de Carrizo y Ruiz por afuera. Fue despedido después de perder con Capiatá quedando a 13 puntos de Olimpia, con solo 13 fechas jugadas.

12 años, 9 procesos. 331 encuentros con 132 triunfos, 85 empates y 114 derrotas con el 48,43% de los puntos. Algunos procesos positivos como en Central y Millonarios, otros irregulares como San Lorenzo y el resto un montón de malas experiencias, no solo en el resultado sino también en el juego, donde los equipos no lograron volcar en la cancha la idea del técnico. Quizás la mayor virtud de Russo se vea en los grandes planteles y en manejar y gestionar grupos, y por ahí agarrar a Boca en este momento con un plantel importante lo lleve al éxito. En el 2007 logro sacar lo mejor de Juan Román Riquelme y eso en un Boca con jugadores de jerarquía puede ilusionar. Nadie es como ese Riquelme ni cerca y ni siquiera tiene un Banega, un Ibarra, un Clemente, ni un Palacio ni Palermo, pero tiene la experiencia para lograr sacar lo mejor de grandes jugadores. Ojalá que lo logre en este 2020. El Boca del 2007 por momentos era un lujo. Un equipo muy ofensivo donde los laterales atacaban bien, el 5 era un pichón de Crack que no la perdía nunca, los centrales (Cata y Morel) defendían muy bien a campo abierto, los volantes corrían mucho y Román creaba para todos y además ejecutaba. Y los 2 delanteros aparecían siempre. Es cierto que fue un equipo que sufrió mucho de visitante, que varios planteos de Russo no funcionaron y que en todas las series estuvo complicado, pero logro sobreponerse siempre y termino brillando en la final. Román era uno de los mejores jugadores del Mundo en ese momento y su influencia fue demasiado grande. ¿Hubiéramos ganado la Copa sin él? Es difícil saberlo, pero imagino que hubiera sido complicado, igualmente Russo lo tuvo, lo aprovecho y eso es muy meritorio.

Román, como cuando jugaba, miro el panorama, puso la pelota bajo la suela y busca dar el pase más arriesgado y complicado. Russo no goza del mejor presente, pero el ultimo diez confía en él y si el 10 confía, como no lo vamos a hacer nosotros?. “Son decisiones” diría Miguel, y generalmente Riquelme siempre decidió bien.  Ojalá sea un 2020 de felicidad para el Pueblo Bostero.  Feliz 2020.


Continuar leyendo

Ahora
Title
Artist

Background