LA SEMANA SILENCIOSA

Escrito por el 22 septiembre, 2019

La contundente victoria de Boca ante San Lorenzo esta tarde de sábado en el Nuevo Gasómetro abre un interrogante significativo entre tantas certezas que arrojó el equipo de Gustavo Alfaro en el 2-0 que lo sostiene en la punta de la Superliga. La única duda a esta hora del sábado es de qué van a hablar todos los dueños de la verdad durante la próxima semana, cual va a ser la pregunta reiterada ante la desaparición del Boca amarrete que indignó a ajenos y a algunos (los perdonamos, por supuesto) propios también.

Porque Boca, lejos de salir a atacar desmesuradamente desde el inicio, se dedicó a controlar el juego. Y lo hizo desde un mediocampo que tiene un surtido de recursos como pocos, y que de pronto se consolidó como confiable pese a que para muchos era muy ofensivo. El trabajo de despliegue y sacrificio de Alexis Mac Allister lo pudimos ver desde su primer partido en el club, pero la gran noticia en estos últimos partidos -sobre todo ante San Lorenzo- es la magnífica adaptación de Bebelo Reynoso a jugar como Alfaro le pide: acostumbrado a luchar, ganando divididas y -por supuesto- jugando mucho. Tiene a Alexis para asociarse. Y ambos tienen a Marcone y Capaldo para completar un cuadro perfecto que combina juego, buen pie y dinámica. No exagero: este mediocampo -perdón, Daniele- no tiene techo y está armado a la medida de Boca.

Por supuesto que la victoria no se explica solo por una razón. La defensa volvió a mostrarse sólida en la zaga y se vio reforzada con sus dos laterales seguramente titulares de acá en adelante: Buffarini y Más. Adelante, Villa está tan nublado como el último Pavón pero ya está volviendo Toto Salvio, y Soldano -a falta de Wanchope- ya está preocupando (por su sentido de la ubicación, por su juego aéreo y por no dar ninguna por perdida) a quienes lo ridiculizaron como un nueve jugando de cuatro. El ex Unión de Santa Fé jugó un gran partido, convirtiendo un gol mal anulado y forzando el córner desde el cual llegó el gol que abrió el partido, de Licha López.

Gol de Lisandro López (Slo 0 – Boca 1) Relatos: Angel Appella

Párrafo aparte para Esteban Andrada. El arquero cuenta con la gracia de tener un bloque defensivo que hoy sí le permite tener que sacar una, a lo sumo dos, por partido. Pero Andrada las saca. La mayoría con solvencia, haciendo gala de su buen sentido de la ubicación. Y cuando las necesita, sus piernas despegan para hacerlo de goma y sacar pelotas que no son para cualquiera. Once partidos lleva Boca en el semestre entre Superliga y Libertadores. Todavía no le han convertido un solo gol. Gran parte de esa responsabilidad es, por supuesto, de su arquero.

La perla del final es para Hurtado, otro motivo de risas para la gran mayoría durante las últimas semanas. Bueno, ya no parece tan gracioso luego de su ingreso para los minutos finales. Obliga, aguanta, corre y hasta defiende, todo con su presencia inocultable. Tuvo tiempo de armar un contragolpe que no terminó en gol por poco. Y segundos después, tras una gran jugada de Salvio, quedó solo frente al arquero y definió con mucha más precisión que las que había tenido hasta acá.

Gol de Jan Hurtado (Slo 0 – Boca 2) Relatos: Angel Appella

Sellado el 2-0, los elogios se multiplicaron. Apareció el Boca que todos quieren ver, ahora habrá que esperar diez días más para saber si se animará Gustavo Alfaro a plantarle la cancha de carácter a River y ganarle la serie desde el Monumental. Tal vez ahí tengan la pregunta de la semana silenciosa. Semana que para el hincha de Boca, va a ser mucho más feliz.

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Ahora
Title
Artist

Background