¿Y SI DEJAMOS QUE EL TIEMPO CURE LAS HERIDAS?

Escrito por el 7 mayo, 2019

El jueves pasado Boca obtuvo la Supercopa Argentina 2019 en Mendoza la estrella N° 68 de su historia.

Un objetivo modesto, pero un logro al fin.

Éste fue alcanzado por un plantel, o mejor dicho, por un club todavía golpeado por lo ocurrido en diciembre del año pasado.

Plantel completo de Boca, festejando el título recién obtenido.

Sentí la euforia y la emoción que me invaden cada vez que Boca Juniors alcanza un trofeo, una copa, no importa su importancia relativa.

Boca me hace feliz cuando triunfa. Ayer, hoy y hasta la última vez que lo vea campeón.

Me pregunto ¿Por qué a algunos el dolor de un fracaso en el pasado no les permite disfrutar de una alegría en el presente? ¿Por qué el pasado actúa como inmunizador de felicidad, impidiendo sentir y expresar alegría?

Algunos hinchas expresaron: “estoy contento pero lo de diciembre es imperdonable”, “solo se salda esa deuda propinándole la misma derrota al rival de siempre”.

Esto me recuerda una frase que dice: “Usa el pasado como trampolín y no como sofá”.

Pienso si ese único camino de revancha, si esa sed de venganza no provoca que nos obnubilemos y que veamos la realidad distorsionada donde resalta solo lo negativo, haciendo invisible lo positivo.

No me parece razonable que reprimamos una alegría que nos brota del alma con cada batalla ganada, en pos del ajusticiamiento para con los “únicos y definitivos responsables de la derrota más triste de la historia” tal como afirman algunos.

¿A qué darle más valor? ¿a aquella herida profunda o a este alivio pequeño, pero reconfortante y que es en definitiva lo que hoy Boca puede ofrecernos?

No hay una respuesta única pues somos seres humanos y tenemos libertad para sentir y expresar lo que sentimos.

Puedo ver el vaso medio vacío y concluir que a) haber clasificado a la Copa Libertadores 2020, b) estar a un paso de clasificar a 8avos de final de la actual Copa Libertadores, c) ganar la Supercopa Argentina 2019, d) pasar a cuartos de final de la Copa de la Superliga 2019 tiene poca importancia.

Por otro lado puedo ver el vaso medio lleno y pensar que este Boca está escribiendo los primeros párrafos del libro 2019 y que aún aspira a escribir su página mejor: “La herida está cicatrizada. Todo volvió a la normalidad”.

Etiquetado como:

Ahora
Title
Artist

Background