El Falcon bajó 3 cambios

Escrito por el 3 abril, 2019

Nunca es oportuno perder, jamás. Menos en la previa de una linda celebración de cumpleaños.
Pero como se vienen dando las cosas en este incipiente ciclo Alfaro, mejor que haya sido ahora que hay tiempo de recuperarse.
Por supuesto que esto no bastará si sólo queda en palabras bonitas.
Boca recibió una bofetada de las que duelen en un camino que parecía, en las últimas semanas, ser el que iba a ayudar a definirlo como equipo…
La noche en Brasil nos devuelve a un punto de inicio en el trabajo y de poder definir dónde está parado el equipo en sus aspiraciones por poder llegar lejos en esta Libertadores.
El resultado abultado golpea y se entiende desde el descontrol, anímico, táctico e individual después del segundo gol.

En la primera etapa fue parejo y hasta con varios pasajes favorables al equipo que armó Alfaro.
Otra vez apostando a Villa en función de 8/7 y Reynoso encerrado en la izquierda.
Tevez debía ser un acompañante cercano a Benedetto, el que sea conexión entre líneas tal vez. Ni una cosa ni otra logró ser Carlos.
El caso Benedetto parece ser visibilizado en este partido, pero no es nuevo.  Esta forma un tanto displicente en sus movimientos (quien esto escribe ya lo viene señalando desde el partido vs Newells en Rosario), lo perjudica en lo que es sin dudas si principal virtud, el hambre de gol. La capacidad para no perdonar.  Hoy por hoy, está lejos del gol y Boca lo siente.
Pero las razones de la derrota no se pueden explicar desde bajos rendimientos individuales (la mayoría), sino en la faltas de respuestas colectivas y la lectura errada, esta vez, de Alfaro.
Athlético Paranaense apostaba al juego abierto. En los costados tienen sus armas más peligrosas de ataque y así fue.
Villa, voluntarioso, ayudó en el primer tiempo. Y fue sin dudas el mejor del equipo en esa etapa. Reynoso no está preparado para el retroceso y entonces los laterales, Buffarini sobre todo, iban a sufrir el partido. Quedó expuesto ante el ataque constante de 2 o 3 en su sector. Puede tener la mayor voluntad Buffa. Pero Superman no es…
El buen inicio de Boca quedó desdibujado con el promediar del tiempo inicial. Tuvo chances,  un cabezazo de Pipa y un doble rebote que no pudo facturar Reynoso, pero no fue efectivo. Y en una jugada con buena dosis de fortuna, lo que era un tiro al arco de Lucho González, terminó en los pies de Marco  Ruben y abrió el partido. Hasta allí no era del todo justo. Pero la diferencia se marcó en esa jugada.
Boca entró en un vertigo de juego que nunca fue conveniente. Se jugó casi sin barreras de contención. Marcone en su versión más baja desde que llegó al club y Nandez sin poder aportar. Allí Boca empezó a flaquear. Lucho González entendió que podía aprovechar esa zona y terminó siendo importante en Paranaense.

Alfaro tuvo tiempo para cambiar el rumbo, esperar unos minutos del segundo tiempo y cambiar piezas que no funcionaban. Pero lo hizo tarde y mal. No se justificó seguir tantos minutos en la cancha para Tevez y mucho menos haber sacado a Villa, que si bien no era el del primer tiempo, sí seguía siendo el de rendimiento más parejo.
Ni Zárate ni Pavón son jugadores que tengan antecedentes de hacer grandes aportes cuando juegan pocos minutos. Y esto también quedó en evidencia.
El segundo gol (EN OFF SIDE), fue el final de las chances de Boca.  Error de Tevez en el medio. Pérdida evitable y equipo mal parado para recibir una contra que no esperaba. Muchos metros para recorrer con la pelota en vía directa al área de Boca. Lo llevaron a López hacia el costado derecho y después del centro lo encontró nuevamente a Marco Ruben para definir (EN OFF SIDE, repito).
Desde ahí y hasta el final sólo fue sufrimiento…
Boca perdido y sin respuestas. Ni anímicas ni futbolísticas. A los pocos minutos llegó el tercero y pudieron ser más…

Queda la sensación que nos traemos de Brasil una derrota evitable. De ninguna manera Athlético Paranaense está 3 goles por encima de Boca. Al contrario.  Boca pierde con errores que son solucionables si se pone la cabeza en remojo a tiempo.
Es un partido que se puede perder en una primera ronda de Copa. No de esta manera, eso está claro.
No dramatizar ni tampoco desestimar la autocrítica. Debe hacerse. Sino sí se estaría pifiando el rumbo.

El Falcon de Alfaro había tomado velocidad. En Curitiba fue obligado a hacer un rebaje.
Será cuestión de poner bien los cambios para retomar el rumbo anterior.
Y después sí acelerar a fondo.

Obtener Outlook para Android

Papá de Ciro . Socio de Boca. Periodista. 22 años siguiendo y comentando los partidos de Boca por Radio Cristal de Entre Ríos.  Comentarista y Director Periodístico de Cadena Xeneize.


Opiniones
  1. oprol evorter   /   11 abril, 2019, (5:46 am)

    naturally like your web-site however you need to check the spelling on several of your posts. Many of them are rife with spelling issues and I to find it very bothersome to inform the truth on the other hand I will surely come again again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



CADENA XENEIZE

24 HORAS ENCADENANDO TU PASIÓN!

Ahora
Title
Artist

Background