POSVERDAD. EL RELATO MILLONARIO

Escrito por el 4 diciembre, 2018

POSVERDAD (o mentira emotiva)
Es por definición, un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales. En la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales.

Entender esto, tal vez nos ayude a explicar el sorprendente cambio. Y cómo EL VICTIMARIO PASÓ A SER VÍCTIMA.

La historia cuenta de manera irrefutable que un micro que transportaba al plantel de Boca hacia el estadio Monumental fue atacado, en acción premeditada y cobarde, por un grupo no menor a 300 personas. Todos ellos identificados como hinchas del club River Plate.
Energúmenos que al paso del micro de Boca, con foco en Av Lidoro Quinteros y Libertador, y hasta la entrada misma del estadio, le arrojaron: piedras, botellas y gases todavía no identificados, ni de qué peligrosidad.
Lograron su objetivo. Rompieron todos los vidrios y dañaron, física y psicológicamente a los jugadores que se disponían a JUGAR LA FINAL.
Ellos, los agresores, no querían que se dispute el partido. Y después de larguísimas 5 horas de “deliberaciones” con los encargados de la organización de Conmebol, decidieron apelar a la única reacción posible ante brutal ataque. Era IMPOSIBLE JUGAR.
La secuencia de posponer el partido 24 horas, con presiones del Imperio Fox y todos sus “comunicadores”, ya forman parte del recuerdo más nefasto de estos tiempos.
Casi cinco días después, el propio presidente de Conmebol, sin ponerse colorado, admitió que él sabía que el domingo tampoco podía jugarse un partido en esas condiciones…
Todo esto es parte de los HECHOS OBJETIVOS. Pasó. No hay forma de negar la realidad evidente.

Pero claro. Ante la realidad, empieza a actuar, en contraposición, la posverdad.

“Angelici cumplí tu palabra. VENÍ A JUGAR EL PARTIDO”. Declaraba desencajado, y cual hincha bajando de la Almirante Brown, Rodolfo D’Onofrio el presidente de River. Responsable como cabeza del club anfitrión de cuidar la integridad de los visitantes. Tal cual lo dice el reglamento de Conmebol.
Horas más tarde, también públicamente, pedía perdón al presidente de Boca. No así a los millones de hinchas de Boca, a los que con sus desubicadas palabras, volvía a provocar.
Tiró nafta en un incendio voraz…

“NOS ROBARON” bajan los tuits del “comando protector” integrado por periodistas que habitualmente cubren el día a día del club cuyos hinchas provocaron este desastre.

“NOS ROBARON” declara Gallardo, haciendose eco del reclamo de sus hinchas por perder la localía en la final.
Parece olvidar también, que esos hinchas celebran no haber jugado 45 minutos hace 3 años…
Seguro no tienen noción del perjuicio que sintió Boca cuando, en similares condiciones o peores en esta ocasión, fue despojado de poder definirlo dentro del campo de juego.
Hoy, los muchachos son los principales impulsores para que el partido se defina con una pelota de por medio…

“NOS ROBARON” gritan maldiciendo a la Conmebol. Sí el mismo ente que les permite la chance de jugar, en otro estadio, otro país, otro continente, pero en definitiva les da lo que jurisprudencia mediante no le permitió a Boca hace tan sólo 3 años.

Son innumerables los ejemplos del relato. Interesado y obsecuente, de muchos sectores del lado agresor.
Los que se animaron a instalar la teoría de los infiltrados entre los que tiraron piedras.
De barras de Boca dentro del estadio.
Y, lo más grave de todo, pusieron un manto de sospechas sobre las víctimas directas de los vándalos.

Importante es saber distinguir dónde estamos parados. Frente a frente con la noticia y el hecho real o envueltos en la maraña ficticia de la posverdad.
Ese es un ejercicio con el que tenemos que lidiar todos los días. Debemos estar alertas.
Y con “la guardia alta”.

 

Papá de Ciro . Socio de Boca. Periodista. 22 años siguiendo y comentando los partidos de Boca por Radio Cristal de Entre Ríos.  Comentarista y Director Periodístico de Cadena Xeneize.


Opiniones
  1. Alois Fisher   /   6 diciembre, 2018, (7:17 pm)

    Es vergozoso lo de River, pero no es algo nuevo. Existe en esa institución un procedimiento cobarde como legado histórico. Los que en los hecho de Puerta 12 no fueron presos y claro, tampoco enviaron una mísera flor al velorio masivo. Los que hicieron socios HONORARIOS a Videla y compañía por un mundial tan viciado como la Copa de River en 2015 o la del “Duce” Mussolini en 1938 o los Juegos Olímpicos de Hitler en 1936. Labruna se tapaba la nariz cuando iba a La Boca, renegando del hecho que su club había nacido en la misma “bosta”, en el mismo barrio, siendo que el Monumental (de Belgrano, no de Núñez) se levantaba allende un basurero que en los documentos municipales era conocido como “River Plate”. De un presidente fundador que estuvo involucrado en los nefastos hechos de la trata de blanca de la Zwi Migdal aunque tenía escaño parlamentario. El mismo club que en 1913 quemó su cancha para cobrar el seguro y se acordaron tarde que no lo habían pagado… El mismo club que la prensa decía allá por 1912 que lo mejor que podía pasarle al fútbol era que desapareciera para siempre. El club que niega y reniega de su fundación realizada en 1904 y no en 1901. El que ABANDONÓ RENIEGA de la patria que lo vio nacer, la República de La Boca.
    No es casualidad. Más de 100 años pasaron, pero el espíritu es el mismo, robar, mentir, incitar la violencia… son su divisa.
    Y claro, con siconfantes de aliados como el infame Farinella…. el que una vez publicó una tapa trucada justamente sobre River… para favorecer a una parcialidad para la que obra.
    En definitiva un club que más allá de esta copa, hace rato que perdió todo respeto, honor y dignidad. Sino, que le pregunten a Gremio y Palmeiras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

CADENA XENEIZE

24 HORAS ENCADENANDO TU PASIÓN!

Ahora
Title
Artist

Background