TODO SIGUE IGUAL QUE AYER

Escrito por el 20 agosto, 2018

La derrota de esta tarde ante Estudiantes deja abiertos varios frentes de dudas en el Boca que acaba de bajarse de la punta del campeonato, tras 46 fechas consecutivas mirando a todos desde arriba. Sin embargo, la más triste y frustrante de las realidades que arrojó la fría tarde de Quilmes es -simplemente- que todo sigue igual que antes.

Igual de desconcertante está Boca, capaz de ser protagonista en cada partido que juega -tal como habría destacado Guillermo si hoy hubiese hablado- y capaz de caer en la adversidad frente a rivales menores en los papeles, el recorrido y la expectativa. El 0-2 que lo baja del liderazgo es anecdótico cuando recién se terminó de jugar la segunda fecha de la Superliga, el asunto es saber que nuevamente la instancia decisiva de la Copa Libertadores se encarará con un equipo que no ha demostrado aún estar a la altura.

Futbolísticamente al equipo le faltó oportunismo en las tres chances clarísimas que tuvo en la primera etapa. Más, Nández y Pavón estuvieron mano a mano con Andújar y los tres le erraron al arco. Faltó el nueve? Difícil adivinarlo, lo cierto es que esa certeza de gol que aparenta aportar Wanchope es la solución inmediata que buscó el DT una vez que cayó en desventaja, después de dos tiros de esquina consecutivos: el primero con gran respuesta de Andrada y el segundo derivado en gol del recién ingresado Noguera. Ambos envíos nacieron desde los pies de Fernando Zuqui, ese volante que pasó por el club sin pena ni gloria pero que hoy fue uno de los mejores jugadores de la cancha.

Boca se vio, en igualdad y en desventaja, incómodo en el campo de juego. Los pases errados deben cotizar poco por reiterados, sobre todo los que surgieron desde los volantes. Y arriba, Pavón fue mucho desborde y pocas soluciones mientras que a Mauro Zárate le faltó asociarse un poco más con sus compañeros de ofensiva.

Sabrá valorar el Cuerpo Técnico la importancia del amistoso jugado en Barcelona, pero hasta acá sirvió para sembrar las primeras dudas del semestre: respecto de la formación, de la efectividad y hasta del verdadero potencial de un equipo que viajó a España como bicampeón en la campaña por conquistar el mundo y volvió para mostrar su peor cara de frente a la revancha en Paraguay, en tan solo diez días. En el medio, Huracán lo espera el domingo, y Boca deberá saber cuidar soldados para Libertad.

Lo bueno, créame, es que el contador de días en la punta acaba de apagarse. Porque para consumar una historia de Copa Libertadores, Boca todavía se tiene que reinventar.

 

Periodista. Cubriendo Boca para Jogo Bonito, Decime que se siente y Pintado de Azul y Oro

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



CADENA XENEIZE

24 HORAS ENCADENANDO TU PASIÓN!

Ahora
Title
Artist

Background